Pedro Sánchez llama a la movilización en Granada para evitar otro '2D'

Sánchez, durante su intervención en el restaurante Montserrat./PEPE MARÍN
Sánchez, durante su intervención en el restaurante Montserrat. / PEPE MARÍN

El candidato socialista pide en un almuerzo en Pinos Puente el voto para el «único partido» que puede frenar la «involución» de las «tres derechas»

Javier Morales
JAVIER MORALES

Pedro Sánchez quiere evitar otro '2D': una victoria socialista que, como sucedió en las andaluzas, no pueda evitar un Gobierno en manos del PP y Cs con apoyo de Vox. En un almuerzo con afiliados y candidatos en Pinos Puente, el aspirante a la presidencia ha pedido a los votantes de la izquierda que opten por el «único partido» capaz de frenar la «involución» que proponen las «tres derechas». En su discurso, previo paso por Jaén y antes de dirigirse a Barcelona, ha recordado la victoria de Trump en Estados Unidos, la de Bolsonaro en Brasil, o la elección de Juanma Moreno como presidente de la Junta: «No tenemos que confiarnos, somos conscientes de que el futuro no está escrito, lo escribimos nosotros con nuestro voto. Si el domingo no vamos a votar, otros van a votar por nosotros (...) No nos vale con ganar, hay que ganar y gobernar».

El alegato de Sánchez ha llegado pasadas las tres de la tarde de este jueves. En un salón del restaurante Montserrat, el presidente del gobierno se ha abierto paso (entre selfies, firmas de libros y saludo al personal de la casa) junto a simpatizantes y cargos de la provincia y la comunidad autónoma. En la foto, la secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz; el provincial, José Entrena; los alcaldes de Pinos Puente y Granada, José Enrique Medina y Francisco Cuenca, y los candidatos al Congreso y el Senado, José Antonio Montilla y Alejandro Zubeldia.

Tras las presentaciones, Sánchez ha anunciado una intervención corta («para que puedan trabajar y comer») y «en familia». En clave nacional, sin alusiones a los candidatos granadinos ni a proyectos concretos de la provincia, Sánchez ha defendido los progresos en materia social del PSOE en los diez meses de Gobierno tras la moción de censura contra Rajoy. Entre ellas, la recuperación del subsidio a los mayores de 52 años, la cotización de las trabajadoras del hogar o las becas a los jóvenes. «Tenemos que responder entre que este país avance o involucione 40 años», ha reclamado Sánchez ante los afiliados en su intervención, previa al almuerzo.

«Desde la crisis de 2008 las cosas ya no son iguales, la gente considera que no estamos en una época de cambio, sino en un cambio de época», ha resumido el aspirante del PSOE. Y en tiempos de cambio surge una tendencia hacia «involucionar, pensar que todo pasado fue mejor» y encontrar las respuestas en el pasado. «La historia es buena, hay que mirar al pasado, tenemos que mirar para ver lo que hicieron otras generaciones. Las generaciones han salido avanzando todas juntas», ha proseguido.

(1) Foto de familia con los candidatos y socialistas granadinos. (2) Saludo a Susana Díaz a su llegada al restaurante. (3) Sánchez, durante su intervención. / PEPE MARÍN

Aunque la «ultraderecha ha existido toda la vida en este país», la 'novedad' de partidos como Vox ha seducido a parte del electorado, algo que ha cuestionado el presidente: «¿Es nuevo o es involucionar cuestionar acuerdos como el de la lucha contra la violencia de género?». Con motivo del 140 cumpleaños del PSOE, «el mejor regalo que podemos darnos es el de garantizar que nuestro país siga avanzando y no retrocediendo».

76 horas para buscar «una amplia victoria»

La secretaria general del PSOE andaluz y expresidenta de la Junta, Susana Díaz, ha pedido a los socialistas que apuren las 76 horas hasta el cierre de las urnas para «consolidar una amplia victoria» que no pueda dar pie a un Gobierno de la derecha. «El 2 de diciembre se ganó, se juntó la derecha con la extrema derecha, ya no hablan de pactos de perdedores, sino de bajar los impuestos a los más ricos o subir el precio de las guarderías», ha señalado Díaz.

«Somos muchos los socialistas andaluces que tenemos la responsabilidad de tirarnos a las calles casa a casa, familia a familia, para que el PSOE tenga una victoria que el país merece y necesita. Queremos universidades gratuitas, guarderías de cero a tres años gratuitas, para que nadie se preocupe de los vientres de las mujeres y sí de los niños y niñas cuando vienen a este mundo», ha pedido Díaz. En su discurso ha hecho referencia a políticas sociales, a la despoblación, a las políticas sanitarias («en 100 días hay tres mil andaluces más en listas de espera»), ha rechazado las «listas negras» y ha hecho alusión a quienes «hace cuarenta años consolidaron el Estado del bienestar». «Nosotros vamos a parar a la extrema derecha en este país. Si ellos fueron capaces, nosotros también vamos a serlo», ha concluido. «Es fundamental que nadie interprete, o reescriba la historia de esta tierra, porque quedan en las cunetas miles de andaluces que no conocemos, no sabemos su nombre, pero les debemos la libertad, la democracia, el Estado del bienestar y necesitan reparación justicia y verdad», ha dicho, en referencia a la memoria histórica.

El secretario general en Granada, José Entrena, ha asegurado que la derecha «está condicionada por la extrema derecha» y no tiene opciones de Gobierno, como ha pasado en Andalucía, sin su apoyo. El alcalde de Pinos Puente, José Enrique Medina, ha advertido de que este domingo «nos estamos jugando mucho»: «Tenemos que intentar que esas derechas que se están uniendo no puedan editar un pacto».

Para sacar adelante nuevas propuestas sociales, Sánchez ha defendido el «crecimiento económico inclusivo, con justicia social, convivencia, limpieza y ejemplaridad en la forma de hacer política». A este respecto, el presidente ha calificado como «vergonzosas» las actitudes de los gobernantes que «con una mano recortaban el Estado del bienestar y con otra robaban a la clase media y trabajadora». Se ha comprometido a gobernar con los «valores de izquierdas» del PSOE.

A lo largo de su intervención, el candidato ha insistido en que no hay que centrar la atención en las negociaciones que se desarrollarán a partir del lunes, sino en lograr el voto socialista el domingo: «Luego hablaremos con todos». Tras acusar a Rajoy de no asumir su «responsabilidad política» y abandonar la presidencia antes de la moción de censura, Sánchez ha advertido de que Ciudadanos «siempre que tiene que escoger se decanta por la derecha».