Rajoy rechaza «cambiar su forma de hacer campaña» tras la agresión

Mariano Rajoy, hoy en Barcelona./
Mariano Rajoy, hoy en Barcelona.

La vicepresidenta anuncia que el jefe del Ejecutivo no cursará denuncia contra el menor que le propinó un puñetazo en la tarde de ayer

NURIA VEGAMadrid

Recta final de la campaña. El presidente del Gobierno aterrizó anoche en Barcelona para participar hoy en el desayuno coloquio con el que afronta la penúltima parada de la caravana electoral. Se encuentra "bien", agradecido por las muestras de solidaridad tras la agresión sufrida ayer en Pontevedra, y ha sido ya atendido por el médico que le acompaña estos días.

más información

"Fue todo de repente y muy rápido, pero ya pasó, no hay que darle más importancia de la que tiene", ha asegurado a su llegada al foro en la ciudad condal. El puñetazo que ayer le propinó un joven de 17 años cuando paseaba por la ciudad gallega, apenas le ha dejado magulladuras perceptibles en la parte izquierda de la cara, sobre la que le han aplicado una pomada y hielo. Pero más allá del daño físico, Mariano Rajoy prefiere pasar página y avanza que seguirá haciendo campaña en la calle. "No tengo ninguna consecuencia política que extraer de esto y espero que nadie lo haga", ha señalado el presidente.

No cursará denuncia contra el menor, según ha confirmado esta mañana en un desayuno informativo en Madrid la vicepresidenta, y agradece a sus servicios de seguridad la protección que le proporcionan. "No hubo fallo de seguridad, no se podía evitar", ha reconocido en Espejo Público, en Antena 3.

Dicen en su entorno que ayer optó por seguir con sus planes, cenar una empanada y hacerse con otro par de gafas para proseguir con los actos previstos hasta el cierre de mañana en Madrid. Y ha dedicado la mañana a hacer ronda por las televisiones para transmitir cómo está.

En lo que queda de campaña ya no tiene previstos más paseos. No estaban programados. Fuentes del PP recuerdan que la estrategia pasaba por mostrar a un presidente cercano, capaz de recuperar la calle tras cuatro años de lejanía, y que durante 15 días no se ha producido ningún incidente. Lo de ayer fue excepcional. "No tenemos que cambiar en absoluto nuestra forma de hacer campaña", ha proclamado el jefe del Ejecutivo, que recuerda que la regla general en España es la del "civismo".

Rajoy recibió anoche las llamadas y mensajes del resto de formaciones políticas y del Rey, que se pusieron en contacto con el jefe del Ejecutivo para expresarle su apoyo y su condena a todo tipo de actos violentos. "No he tenido tiempo de contestar, procuraré hacerlo a lo largo de las próximas fechas", ha garantizado el presidente.