¿Qué profesionales tienen menos paro?

_Médicos, durante una intervención./Archivo
_Médicos, durante una intervención. / Archivo

Los servicios públicos de empleo colocan solo al 2,1% de los asalariados, casi la mitad que las ETT

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

En un país donde casi 3,5 millones de personas están en situación de desempleo, la pregunta del millón es: ¿dónde hay menos paro? Y, un año más, son los profesionales de la sanidad y los servicios sociales los que tienen una tasa de paro más baja: el 7,7%, lo que supone casi la mitad que la media nacional, que se situó el año pasado en el 15,25%. Le sigue con el menor nivel de empleo los que se dedican a la agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y veterinaria, con una tasa del 9,9%. Otras dos especialidades cuentan con una tasa de desempleo inferior al 10% y, por tanto, más de cinco puntos por debajo de la media nacional: los que se han formado en tecnologías de la información y telecomunicaciones (9,2%) y los técnicos de mecánica, electrónica, industria o construcción.

Se dispara el empleo parcial para cuidar a dependientes

Por el contrario, y tal y como es habitual, el mayor desempleo se sitúa entre las personas que solo tienen estudios de formación general y ninguna titulación universitaria o especializada, p ara los que la tasa se eleva por encima del 20%, algo que supone un problema puesto que casi el 60% de la población española con más de 16 años a lo sumo han cursado estudios de secundaria obligatoria o el bachillerato. Como dato curioso, ciencias sociales, periodismo y documentación fue el único sector en el que la tasa de paro femenina fue inferior a la masculina.

En esta línea, la tasa de empleo más alta se registró en el sector de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), de casi el 80%, seguido de la agricultura y pesca, con un 77,2%.

Por otro lado, resulta paradójico la escasa eficacia que tienen las oficinas de empleo público -gestionadas por el SEPE y, por tanto, con fondos públicos- para colocar a estos 3,5 millones de personas que a día de hoy quieren trabajar y no pueden: 344.700 asalariados encontraron empleo en 2018 gracias a su intermediación, lo que supone apenas un 2,1% del total. Mayor es el papel que desempeñan las empresas de trabajo temporal (ETT), de carácter privado, que el año pasado impulsaron que 626.500 firmaran un contrato, lo que representa el 3,9% del total y casi el doble que los servicios públicos.

La inmensa mayoría de los parados, concretamente nueve de cada diez, tiene experiencia laboral previa y el principal motivo para quedarse sin empleo es que su contrato llegó a su fin. Así fue para más de la mitad de los desempleados, algo que evidencia la elevada temporalidad del mercado laboral español, con una tasa cercana al 27% a cierre de 2018. Por el contrario, el despido o supresión de puesto -se incluyen, por tanto, las regulaciones de empleo- fue la razón de que accedieran al desempleo para un 10,9% del total, lo que supone seis décimas menos que en 2017.

Cabe resaltar que el número de parados que lleva tres años o más en esta situación experimentó un notable descenso cercano al 20% al reducirse en 2018 en casi 200.000 hasta situarse en los 803.000, con lo que pasan a representar el 25,5% del total de desempleados con experiencia laboral, 2,8 puntos menos que en 2017.

Temas

Paro