El petróleo sufre su mayor repunte en un día desde los atentados del 11-S

Una imagen de satélite muestra un aparente ataque de drones en una instalación petrolera de Aramco, en Harad./Reuters
Una imagen de satélite muestra un aparente ataque de drones en una instalación petrolera de Aramco, en Harad. / Reuters

El barril de Brent subió un 12%, con alzas del 20% al inicio del día, tras un ataque contra Arabia Saudí que elevará los precios en las gasolineras

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Solo los grandes acontecimientos geopolíticos son capaces de convulsionar el precio del crudo en apenas unos minutos. Y aunque no hay nuevos conflictos bélicos ni atentados masivos de por medio, el ataque contra varias posiciones petrolíferas en Arabia Saudí durante el fin de semana ha sido lo suficientemente importante como para revelar la tensión en Oriente Medio. Solo así se explica que la cotización del barril de Brent repuntara este lunes un 12%, hasta los 67 dólares, frente al cierre del viernes.

Todas las miradas se dirigieron a primera hora de la mañana a la primitiva guerra del Golfo Pérsico de 1991, porque el repunte que experimentó el petróleo en el inicio de la sesión era del 20%, el mayor en 30 años desde de la invasión de Kuwait. El crudo llegaba a alcanzar los 75 dólares por barril, cuando antes del fin de semana cotizaba en el entorno de los 60 dólares.

Tras la explosión bursátil inicial, el precio del petróleo se fue relajando y la subida, aunque todavía importante, se situó finalmente por encima del 10% que, en cualquier caso, es la mayor que registra este mercado de materias primas desde los días posteriores a los atentados del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas en Nueva York.

Todos los análisis hacían prever este tipo de repuntes después del ataque contra dos instalaciones de la petrolera saudí Aramco este sábado mediante drones, lo que ha provocado una caída del 5% en el suministro mundial de crudo.

En juego están unos 5,7 millones de barriles por día, en lo que sería la interrupción más grande que ha existido, superando la que se dio durante la revolución iraní a finales de los años 70. El repunte inicial de los precios del petróleo se moderó a lo largo de la sesión porque los inversores consideran que Arabia Saudí podría recurrir a las reservas de petróleo para compensar la interrupción de la producción provocada por los ataques de este fin de semana. «Es probable que el impacto en el mercado a corto plazo de los ataques sea controlable, ya que parte del déficit puede ser compensado», explican desde Deutsche Bank. Pero sí a medio plazo, anticipan en la firma.

La reacción en los mercados bursátiles fue sido dispar en este inicio de sesión con las petroleras liderando las revalorizaciones de este lunes impulsadas por la subida del petróleo. En el Ibex-35, Repsol avanza más de un 1,4%. En otros mercados, la francesa Total (2,5%), o la británica BP (4%).

En este contexto, los efectos para el bolsillo de los ciudadanos se dejarán ver en pocos días. Llenar el depósito del coche no estaba siendo un suplicio demasiado grande para los consumidores durante las últimas semanas de vacaciones, un periodo en el que el precio de los combustibles ha navegado suavemente en entornos estables sin registrar bruscos ascensos. Pero con el ataque a Arabia Saudí se genera una tensión que suele trasladarse a los surtidores. No lo harán de forma radical, pero sí puede iniciarse una tendencia que iría contra el bolsillo de los ciudadanos. Este lunes, el coste medio del litro de diésel se fijaba en los 1,20 euros, mientras que el de la gasolina se sitúa diez céntimos por encima, en los 1,30 euros.

¿'Efecto cohete'?

El conocido como 'efecto cohete' supone que los precios de los combustibles se disparan para el consumidor final nada más registrarse una subida de las materias primas. Fue en mayo cuando el petróleo se situó en máximos anuales, al igual que el diésel y la gasolina. Fue entonces cuando ambos combustibles alcanzaron sus cotas máximas anuales en los 1,27 euros por litro, en el caso del diésel, y los 1,37 euros en la gasolina. Desde entonces, su coste se ha reducido un 6% y un 8%, respectivamente, según el Boletín de Productos Petrolíferos de la UE. En estos mismos cuatro meses, el crudo ha descendido un 16% desde los 72 dólares por barril de mayo hasta los 60 dólares en los que cerraba la sesión del pasado viernes.

Más información