La 'hucha de las pensiones' no se tocará en verano pero se quedará casi vacía en Navidad

Un grupo de jubiladas. /R. C.
Un grupo de jubiladas. / R. C.

El Gobierno utilizará para pagar la extra de junio «como mucho» 7.500 millones del crédito y el resto será con la mayor recaudación del sistema

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Poco más de 5.000 millones. Concretamente 5.043. Ésta es la cantidad de que dispone actualmente la 'hucha de las pensiones', muy lejos de los 66.800 millones que llegó a acumular en 2011. Pero, salvo que se tomen medidas de aquí a final de año, el fondo de reserva que se creó para hacer frente a la jubilación del 'baby boom' se quedará casi vacío en diciembre después de que en apenas siete años el Gobierno (en realidad, los gobiernos, ya que han sido tanto el PP como el último del PSOE) haya retirado 77.500 millones.

Y es que, pese a que el Ministerio de Trabajo ya ha confirmado que no «tocará» este dinero para pagar la extra de verano a los pensionistas, sí tendrá que hacerlo para la de Navidad, salvo que en los próximos meses se lleve a cabo la reforma de las pensiones o que el Ejecutivo tome alguna medida para aliviar las cuentas de la Seguridad Social, que en 2018 acumuló un déficit de 18.734 millones. El Gobierno contempló sacar 3.693 millones en el proyecto de Presupuestos de 2019 que fue tumbado. Si así lo hiciera, el fondo se quedaría con apenas 1.350 millones, aunque la ministra Magdalena Valerio dijo en una ocasión que confíaba en que finalmente la cantidad que se extraiga sea «menor».

Así sería casi con toda probabilidad si se hubieran sacado adelante las cuentas para este año, pues ahí incluyeron un crédito del Estado de 15.164 millones que se utilizaría para pagar las dos extras y cuentan a su favor con un ritmo de recaudación superior al previsto. Sin embargo, al haber sido prorrogados los presupuestos del año pasado, tendrán que conformarse con 13.840 millones de préstamo, la misma cantidad que en 2018 y 1.324 millones menos de lo que pensaban, algo que preocupa ya que además el gasto en prestaciones se ha incrementado y se necesitan más de 19.200 millones para el abono de estas dos extras. El pasado mes de mayo el sistema desembolsó la cantidad récord de 9.610 millones para hacer frente a las pensiones contributivas, casi un 7% más que un año atrás.

Esta cantidad se duplica ahora en julio -cuando los 8,6 millones de pensionistas reciban la extra- y las cotizaciones en este caso no serán suficientes para asumir este pago. Ni siquiera ahora, cuando la buena evolución de la afiliación está provocando, lógicamente, una mayor recaudación por parte de la Tesorería, gracias también a la mejoría de los salarios -impulsados por el alza del 22,3% del salario mínimo- y a la subida de las bases máximas y mínimas de cotización. La buena noticia es que por primera vez en mucho tiempo los ingresos del sistema están creciendo por encima de los gastos. A un ritmo superior al 8%, lo que significa más de medio punto por encima que la previsión de recaudación que tenía el Gobierno, que contemplaba ingresar 123.584 millones este ejercicio.

Esto permitirá que el Ejecutivo utilice «como mucho» los 7.500 millones que ya se han habilitado del crédito de 13.840 millones y nada de la 'hucha'. «No se tocará el fondo de reserva, hay suficiente tesorería», aseguraron a este periódico fuentes del Ministerio de Trabajo, que recalcaron que es «incluso posible» que no sea «necesario» llegar a los 7.500 millones, por lo que sería una «cantidad inferior» a la del año pasado. «No se tocará del préstamo más de lo necesario, por lo que es posible que sobre algo para diciembre», precisaron. Su deseo es dejar de ese préstamo cuanto más mejor para así sacar lo menos posible de la 'hucha de las pensiones', pues nadie quiere pasar a la historia como el Gobierno que la dejó a cero.

De esta forma, les quedarían al menos otros 6.340 millones del préstamo para la extra de Navidad, a los que tendrán que sumar parte del fondo. No obstante, fuentes de Trabajo precisaron que podrían utilizar entonces la transferencia contemplada en los Presupuestos como contribución a la sostenibilidad del sistema de algo más de 1.300 millones, lo que reduciría la cantidad a extraer en diciembre de la hucha, que de cualquier forma se quedará tiritando a final de año.