El Ibex suma un 1,72% y se queda a las puertas de los 10.000 enteros

La Bolsa de Madrid./
La Bolsa de Madrid.

El selectivo acumula dos sesiones consecutivas en verde, con la prima de riesgo en los 117 puntos básicos

CRISTINA VALLEJO MADRID

Segunda sesión de subidas importantes en los mercados de renta variable europeos. El que más ganó fue el griego, cuya rentabilidad superó los tres puntos porcentuales. Desde el pasado viernes, como recuerda Daniel Pingarrón, de IG, la Bolsa de Atenas sube cerca de un 10%, pese a que las encuestas siguen mostrando una clara preferencia por Syriza. El mercado, como vemos, está tranquilo al respecto, al contrario de lo que sucedía en la última semana de 2014 y en los primeros días de 2015. A continuación, PSI-20 de Lisboa, con una revalorización del 2,58%. A continuación, el Ftse Mib de Milán, que avanzó cerca de dos puntos porcentuales. El Ibex-35 se anotó un 1,72% y dio un último cambio en los 9.966 puntos. Cerca de ese porcentaje se anotó el Dax alemán, mientras que el Cac 40 francés subió casi un 1,50%.

Muy pocos indicadores terminaron la jornada en rojo. Fundamentalmente, el ruso, que se dejó un 2,48%. Quizás porque el precio del crudo continuó a la baja. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedió un 2,64%, hasta los 46,18 dólares, mientras que el de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdió un 0,91%, hasta los 45,65 dólares. Pese a que el crudo continuó cayendo, la renta variable estadounidense comenzaba la sesión con avances. Posiblemente, porque los resultados que presentó Alcoa tras el cierre de la Bolsa de Nueva York el lunes, gustaron. Aunque, como hay dos corrientes entre quienes analizan la caída del precio del petróleo, la que destaca lo bien que le viene al crecimiento económico su descenso y la que destaca que la rapidez de la bajada hace temer repercusiones negativas en el sistema financiero así como en la evolución de los precios, ayer debió de imponerse la primera.

El que sí subió fue el oro, que ganó medio punto porcentual, hasta los 1.240 dólares la onza.

Estabilidad en el mercado de deuda

Los mercados tampoco se mostraron ayer muy nerviosos respecto al fallo del Tribunal Supremo alemán respecto a la legalidad del programa OMT que tendrá lugar el miércoles. La resolución negativa es bastante improbable, pero vendría a obstaculizar la posibilidad de que el Eurobanco anuncie un programa de compra de deuda el próximo jueves, 22 de enero. Eso, en las Bolsas. Porque las primas de riesgo, pese a haberse estrechado por la mañana, se volvieron a ampliar por la tarde. Aunque poco, muy poco. En realidad, la caída de la rentabilidad de los bonos se explica por las presiones desinflacionistas que alimenta el crudo con su descenso. Así, la prima de riesgo de España subió hasta los 118 puntos básicos. La de Italia, hasta los 133 puntos básicos. La de Portugal, desde los 213 hasta los 218 puntos básicos. Eso, porque las rentabilidades de los bonos periféricos subieron ligeramente. La de España, hasta el 1,66%.

La gran excepción fue Grecia. La rentabilidad de su diez años bajó otra vez desde el 9,53% hasta el 9,17%. Su prima de riesgo, que llegó a superar los 1.000 puntos en su peor momento, cayó hasta los 868 puntos.

La Bolsa y la deuda griegas se comportan bien desde el viernes. Quizás porque el mercado espera sorpresas positivas de un Gobierno presidido por Alexis Tsipras. Es lo que dice, por ejemplo Merrill Lynch: Tsipras puede ser el Lula griego.

En el mercado de divisas, el euro volvió a caer. Al cierre de la sesión se volvía a situar por debajo del nivel de 1,18 unidades de billete verde. Hay expertos que dicen que la apreciación del dólar podría terminar cuando el mercado se dé cuenta de que la Reserva Federal norteamericana no va a poder subir los tipos de interés este año. Y quizás ningún otro banco central occidental va a subir los tipos de interés este ejercicio. Ayer, por ejemplo, también observamos, como señala Felipe López, de Self Bank, presiones deflacionistas en el Reino Unido, que bajó en diciembre hasta el 0,5% desde el 1% de noviembre. Esta inflación a la baja aumenta la especulación sobre el retraso en la decisión de subir tipos por parte del Banco de Inglaterra.

Del lado macroeconómico, además de ésta, pocas referencias más. Ninguna de relevancia en Estados Unidos. En Alemania, el índice de precios al por mayor aceleró su ritmo de descenso.

El Sabadell se dispara más de un 6%

De vuelta en el selectivo español, nos encontramos con la fuerte subida del Sabadell, que lideró los ascensos, con su revalorización del 6,37%, debido a una mejora de recomendación por parte de Morgan Stanley de infraponderar a mantener. Después, IAG, que subió un 5,31%, favorecida por la caída del precio del crudo. A continuación, Abengoa, que subió más de un 4%. Más de un 3% se anotaron ACS, Ferrovial, Indra, Acciona e Inditex. Más de un 2%, Enagás, OHL, Bankinter, Mapfre, Telefónica y Sacyr.

En negativo, el peor fue el Popular, que se dejó un 2,31%. Después, Técnicas Reunidas, que perdió un 1,08%. Endesa, mientras, avanzó un 0,61%, mientras que CaixaBank perdió un 0,43%. ArcelorMittal y Gamesa completaron la lista de valores en negativo, con pérdidas de un 0,21% y de un 0,05%, respectivamente.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Natra encabezó los ascensos, con una subida del 9,87%. A continuación, las acciones A de Abengoa, que se anotaron un 7,75%. Fueron los dos únicos valores que ganaron más que Natra. En negativo, Urbas fue el peor, con un descenso del 6,25%, seguido de San José, que retrocedió un 4,65%. Tubacex y Montebalito también se dejaron más de un 4%.