Adiós a los 10.000 por Grecia y el precio del crudo

Interior de la Bolsa de Madrid. /
Interior de la Bolsa de Madrid.

Los índices europeos se desploman en un lunes negro y el Ibex cede un 3,45%

CRISTINA VALLEJOMADRID

Sesión terrible en los mercados de renta variable europeos. El peor fue el índice griego, que sufrió un recorte del 5,63%. A continuación, el Ftse Mib de Milán, con un descenso cercano al 5%, mientras que el indicador ruso se dejó un 3,72%. El Ibex -35, por su parte, cedió un 3,45%, para perder el nivel de los 10.000 puntos, para terminar en los 9.993,30 puntos. También se dejaron más de un 3% el Cac 40 francés y el Dax alemán.

Ese resultado, quizás, se deba a que se juntaron demasiados factores negativos, demasiadas incertidumbres. Por un lado, claro está, Grecia, las elecciones del próximo 25 de enero que pueden acabar con el triunfo de Syriza, la coalición de izquierdas que quiere reestructurar la deuda, acabar con las políticas de austeridad y nacionalizar ciertos sectores estratégicos de la economía. Ante esta posibilidad, al parecer, Alemania ya contempla la posible exclusión del país de la moneda única, fenómeno que, por inédito, despierta muchas incertidumbres entre los inversores, aunque Grecia apenas suponga un 2% del PIB de la zona euro. El euro llegaba al término de la sesión europea cambiándose por 1,1927 unidades, bien es verdad que llegó a caer por debajo del nivel de 1,19. Posiblemente, por los temores que despierta y sus riesgos políticos. Pero, también, porque cada vez es más probable una intervención masiva del Banco Central Europeo con la compra de todo tipo de activos, incluidos los soberanos. Quizás, el mismo día 22 de enero, tres días antes de las elecciones griegas. Esta idea puede cobrar fuerza cuando el miércoles se conozca el dato de inflación de la zona euro correspondiente al mes de diciembre. Los analistas anticipan una caída de un 0,1%. Se trataría de la primera contracción de los precios desde finales del año 2009.

Hundimiento del crudo

Puede que Grecia tenga la culpa de los fuertes descensos sufridos por las Bolsas en la sesión de ayer. Pero lo cierto es que, a la vista del gráfico del Ibex -35, tuvo que haber más factores. En la apertura, ya sabíamos todo de Grecia, incluido el riesgo de salida del euro, pero el selectivo español comenzó la jornada en los 10.300 puntos, incluso se permitió entrar en verde durante unos pocos minutos. A las diez de la mañana, sin embargo, entró en rojo definitivamente. Entre las doce de la mañana y las dos y media de la tarde, estuvo rondando los 10.250 puntos. A partir de ese momento, las pérdidas se aceleraron, para terminar el día en sus mínimos, perdiendo un 3,45%, para dar un último cambio en los 9.993,30 puntos.

Claves de la sesión

- El Ibex -35 perdió los 10.000 puntos al cierre. Dio un último cambio en los 9.993,30 puntos, tras retroceder un 3,45%.

- La prima de riesgo de España subió hasta los 109 puntos básicos, con la rentabilidad del bono español avanzando hasta el 1,61% desde el 1,51% de la jornada anterior.

- Sólo dos valores del selectivo se salvaron de los descensos: IAG y Jazztel. El peor fue Repsol, que retrocedió un 5,84%.

Además de Grecia, había otros factores en juego. Por ejemplo, que continuara la caída del precio del crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, se hundió un 6,35%, hasta los 52,84 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, retrocedió un 4,86%, hasta los 50,13 dólares. El precio del crudo por debajo de los 60 dólares pone en cuestión la capacidad de Estados Unidos de conseguir su independencia energética. Y por eso, quizás, los índices de Wall Street comenzaron la sesión con pérdidas, sobre todo por los fuertes descensos sufrido por Chevron (4%), además de Exxon Mobil (casi un 3%). Y ello, a su vez, agravó los descensos del Viejo Continente.

El potencial contagio de Grecia mostró su limitación en el comportamiento de la deuda del resto de la periferia. Es cierto que la prima de riesgo subió, pero no demasiado: desde los 101 hasta los 108 puntos básicos. La de Italia, desde los 125 hasta los 133 puntos básicos. Ello, porque la rentabilidad del bono español a diez años subió desde el 1,51% hasta el 1,60%, y el del italiano, desde el 1,74% hasta el 1,85%. El dinero no se fue a refugiar a Alemania, dado que la rentabilidad del bono germano subió desde el 0,50% hasta el 0,52%. La deuda más perjudicada fue la griega: la rentabilidad del diez años aumentó desde el 9,28% hasta el 9,65%, con lo que la prima de riesgo volvió a situarse por encima de los 900 puntos básicos.

En este entorno, aunque la deuda alemana no actuó como refugio, sí lo hizo el oro. El precio de la onza subió un 0,78%, hasta los 1.195 dólares.

IAG y Jazztel, los únicos que se salvan del rojo

En el Ibex 35, apenas dos valores se salvaron de los recortes: IAG y Jazztel. La primera ganó un 1,45%. La segunda se mantuvo plana. En negativo, Repsol fue el peor, con una caída del 5,84%, afectado por la fuerte caída del precio del petróleo. A continuación, un montón de bancos. El peor de todos fue CaixaBank, con un descenso del 5,28%. Después, Popular, Bankinter, el Sabadell, el Santander y BBVA, todos ellos con pérdidas de más de un 4%. Entre los peores, entre los que sufrieron descensos de más de un 4%, se colocaron Gas Natural, Gamesa y Dia.

Con pérdidas de más de un 3%, OHL, ArcelorMittal, Mapfre, Sacyr, Acciona, Bankia, Inditex, Telefónica, Abengoa y Endesa.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Natraceutical fue el valor más rentable, con una revalorización del 7,33%. Después, Uralita, Ercrós y Solaria, que subieron más de un 2%. En negativo, San José fue el peor, con un descenso del 10,75%, seguido de Dogi, que retrocedió un 5,88%. Éstos fueron los dos únicos valores que cayeron más que Repsol.

En el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), Carbures volvió a cotizar con un descenso del 66% tras su escándalo contable. El viernes la empresa admitió estar en pérdidas y no en beneficio, como había declarado hasta el momento.