Los inversores venden los test de estrés

Paneles de la Bolsa de Madrid /
Paneles de la Bolsa de Madrid

El selectivo español cedió un 1,39%, para dar un último cambio en los 10.195,20 puntos

CRISTINA VALLEJO madrid

Los resultados de los exámenes de solvencia a la banca europea salieron más o menos de acuerdo con lo esperado. En España, incluso hubo alguna entidad financiera que batió expectativas, como Popular y Sabadell. Aunque, en general, lo que más gustó del resultado del examen de solvencia del sector financiero español fue el apartado de la valoración de los activos, el AQR, el asset quality review, porque apenas presentó variaciones respecto a lo ya presentado por el sector financiero español. La recalificación de los activos apenas roba capital a las entidades.

España, en lo que a la banca se refiere, ha hecho los deberes. Pero ni en Europa ni en España los resultados de las pruebas de solvencia cotizaron al alza. Posiblemente, porque los inversores vendieron la noticia. Quizás porque falla lo fundamental: el crecimiento económico que haga posible que las entidades financieras ganen dinero haciendo banca tradicional, prestando dinero. Así lo volvió a poner de manifiesto Alemania y el índice de confianza empresarial en la economía del país. Porque bajó más de lo esperado: desde los 104,7 hasta los 103,2 puntos, cuando los expertos habían anticipado que se situaría en los 104,5 puntos.

Posiblemente, los bancos tienen solvencia suficiente para dar crédito, pese a que el Fondo Monetario Internacional hace unos días manifestara lo contrario, pero no hay demanda porque los agentes económicos no tienen expectativas de mejora del crecimiento económico.

En la sesión de ayer, dentro del índice sectorial bancario del Eurostoxx 600, que retrocedió un 1,74%, el peor de todos fue Banca Monte dei Paschi Siena, que sufrió un recorte del 21,50%, el que peor salió en la foto. A continuación, National Bank of Greece, que se dejó un 7,79%, mientras que Ubi Banca retrocedió un 5,15%. Banca Popolare di Milano, Banca Popolare de Emilia Romagna y Alpha Bank retrocedieron más de un 4%.

En verde, el mejor fue Erste Bank, con un avance del 3,52%, seguido de Raiffeisen Bank International ganó un 2%. DNB y Jyske Bank ganaron más de un punto porcentual.

CaixaBank, el peor del Ibex-35

Ya en el Ibex-35, el peor de todos los valores fue un banco, CaixaBank, que retrocedió casi un 4%. Abengoa, ArcelorMittal, Dia, que presentó resultados justo ayer, y el Sabadell se dejaron más de tres puntos porcentuales. Entre los peores, también el Santander, que cedió un 2,49%. BBVA y Bankia, mientras, cedieron un 1,93% y un 1,92%, respectivamente. Bankinter, mientras, perdió un 0,91%. En el sector financiero, únicamente se salvó de los descensos el Popular, que subió un 0,14%. Quizás el avance se debe a que pudiera ser que los inversores esperaran que la entidad suspendiera.

En el Mercado Continuo, Liberbank, el único banco español que ha suspendido, aunque ya tiene cubiertas sus necesidades de capital, cerró a la baja, con un descenso del 2,91%.

Con el índice europeo de banca cayendo un 1,75%, era bastante difícil que los índices de renta variable europeos terminaran la jornada al alza. El peor de todos fue el Ftse Mib de Milán, con un descenso del 2,40%, quizás penalizado por el mal comportamiento bancario. A continuación, el Ibex-35, con un descenso del 1,39%, para dar un último cambio en los 10.195,20 puntos, afectado por la mala acogida que la Bolsa brasileña le ha propinado a la presidenta Dilma Roussef. Mientras, el Dax alemán retrocedió un 0,95%. El PSI-20 de Lisboa, por su parte, se dejó un 0,86%, mientras que el Cac 40 francés perdió un 0,78%. Algo mejor se comportó el Ftse 100 británico, con una caída del 0,40%.

De nada sirvió que el índice Nikkei de Tokio hubiera cerrado por la mañana con una revalorización del 0,63%. Ni que en Wall Street la apertura no fuera negativa del todo. Quizás fuera sólo cauta a la espera de la reunión de política monetaria de la Reserva Federal norteamericana que previsiblemente decidirá el fin de las compras de activos. De todas maneras, los datos económicos no fueron malos. El índice de gestores de compras del sector servicios estadounidense bajó desde los 58,9 hasta los 57,3 puntos, cuando los expertos esperaban que se colocara en los 57,8 puntos. El índice de gestores de compras compuesto, que incluye también al sector manufacturero se relajó en octubre desde los 59 hasta los 57,4 puntos. Decepcionó un poco el indicador de preventas de viviendas, porque subió apenas un 0,3%, por debajo del 1% esperado por los analistas.

Volvemos al Ibex-35 y descubrimos que apenas cuatro valores lograron esquivar las pérdidas. Además del Popular, IAG y Viscofán, con subidas de un 1,73% y de un 1,45%, respectivamente. Además, Enagás, que avanzó un 0,12%.

eDreams rebota con fuerza

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, eDreams también centró la atención de la sesión. Amaneció suspendida de cotización. La CNMV levantó esa suspensión y, al cierre, se apuntó un 49,66%, aunque llegó a subir el doble. Porque British Airways e Iberia volvieron a vender sus billetes a través de la web. El anuncio de lo contrario le llevó el viernes a caer un 60%.

Ningún valor le ganó en positivo. En negativo, los peores fueron Nicolás Correa, Urbas, Tubos Reunidos, Natra y Tubacex, con pérdidas de más de un 4%. Fueron los únicos que bajaron más que CaixaBank.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España bajó levemente, hasta los 128 puntos básicos. La rentabilidad del bono español a diez años bajó desde el 2,18% hasta el 2,15%. La rentabilidad del bono alemán a ese mismo plazo bajó desde el 0,89% hasta el 0,87%. Subió la rentabilidad del bono italiano. También del griego. Y del portugués. Puede que el resultado del test de estrés haya tenido un efecto en la deuda.

En el mercado de materias primas, bajada del precio del crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedió un 0,42%, para colocarse en los 85,77 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, cede un 0,10%, hasta los 80,94 dólares. Ello se debe a que Goldman Sachs ha bajado su previsión para el precio del crudo para el año 2015. El precio de la onza de oro cedió un 0,21%, para colocarse en los 1.228,6 dólares.