El Ibex se queda a las puertas de los 11.000 puntos, con los ojos puestos en Escocia

Interior de la Bolsa de Madrid. /
Interior de la Bolsa de Madrid.

Los mercados se muestran optimistas, dando por descontado el 'No' en el referéndum, y los parqués se benefician también del mensaje lanzado ayer por la Reserva Federal sobre los estímulos

CRISTINA VALLEJO MADRID

Poca preocupación por el referéndum independentista escocés en la sesión de ayer. De hecho, la libra subió anticipándose al no a la independencia que esperan los inversores, aunque la rentabilidad del bono británico a diez años subió desde el 2,52% hasta el 2,58%.

En general, en las Bolsas, cotizaron más las pocas prisas mostradas por la Reserva Federal norteamericana por empezar a subir los tipos de interés (otra cosa ocurrirá cuando dé el primer paso, porque entonces el ritmo podrá ser más acelerado de lo previsto por los mercados, dado que la institución revisó al alza sus estimación para los tipos de interés de aquí a dos años vista) o por comenzar a adelgazar el balance. Y no perjudicó a los mercados que los bancos de la zona euro hayan apelado al Banco Central Europeo por menor cantidad de la prevista. Apenas 82.000 millones de euros, cuando se esperaban, como mínimo 100.000 millones. Quizás sentó bien porque con esta cantidad apenas se reanimará la economía europea y, por lo tanto, aumentan la probabilidad de que haya nuevos y más contundentes estímulos por parte del Banco Central Europeo. Aunque los analistas dicen que éste no tomará una decisión hasta no saber el resultado de estas subastas de liquidez.

Claves de la sesión

-El Ibex-35 ganó un 0,77% y se quedó a las puertas de los 11.000 puntos: dio un último cambio en los 10.991 puntos.

-FCC encabezó los ascensos, con una revalorización del 3,81%. Abengoa fue el peor, con un recorte del 1,40%.

-El euro llegó a perder el nivel de 1,29 dólares, pero en el último tramo de la sesión recuperó posiciones.

Tuvimos más referencias económicas en la sesión. Sobre todo en Estados Unidos. Y fueron mixtas. Por un lado, contamos con el paro semanal: el número de solicitudes iniciales de subsidios de paro bajó hasta las 280.000, desde las 315.000 de una semana antes y de las 305.000 previstas. Pero las referencias inmobiliarias no fueron tan buenas, porque las construcciones iniciales en agosto cayeron el triple de lo previsto, aunque el dato del mes anterior se revisó fuertemente al alza y los permisos de construcción también decepcionaron. Con ello, los indicadores de Wall Street comenzaban la sesión con ascensos. En concreto, de alrededor de medio punto porcentual, lo que llevó al Dow Jones a marcar máximos históricos. Y también al S&P 500.

En Europa, las referencias más importantes vinieron del Reino Unido, pero únicamente de sus ventas al por menor, que crecieron en agosto un 3,9% interanual, una décima por debajo de lo previsto por los analistas. Sin automóviles, el avance fue de un 4,5%, tres décimas por debajo de lo anticipado por los expertos.

El Dax alemán, el índice más rentable

El Dax alemán fue el índice más rentable, con una revalorización del 1,41%, debido al impulso de Bayer, que ganó más de un 6% al anunciar el spin-off de su fabricante de plásticos. A continuación, el PSI-20 de Lisboa, que se apuntó un 0,81%. Mientras, el Cac 40 francés ganó un 0,75%. Incluso el Ftse 100 británico terminó la jornada al alza: avanzó algo más de medio punto porcentual. Más que el Ftse Mib de Milán, que cerró prácticamente en tablas.

El selectivo español subió un 0,77%, para dar un último cambio en los 10.991,10 puntos. Sólo cinco de sus valores cerraron a la baja. El que peor se comportó fue Abengoa, que retrocedió un 1,40%. A continuación, Mediaset, que se dejó un 0,65%, mientras que Inditex perdió un 0,53%. Enagás y Técnicas Reunidas completaron la lista de valores en negativo, aunque apenas con pérdidas de alrededor de un 0,05%.

En verde, FCC encabezó los ascensos, con una subida del 3,81%, seguido del Popular, que ganó un 2,99%. Amadeus, por su parte, subió más de dos puntos porcentuales. Más de un 1% se apuntó BME, ArcelorMittal, Sabadell, BBVA, Viscofán, Bankinter, el Santander y Mapfre. Vemos, pues, que el sector financiero español lo hizo bien, pese a haber pedido al Banco Central Europeo menos de lo esperado. Quizás se reserve para la inyección de liquidez que tendrá lugar en el mes de diciembre.

En el Eurostoxx 50, hubo algún banco más rentable que BBVA y el Santander, como Deutsche Bank, que ganó un 2,33% o ING, que también se apuntó más de un 2%. Pero Société Générale y Unicrédito registraron subidas similares a las de los dos españoles.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Amper encabezó los ascensos, con una revalorización del 9,68%. A continuación, Tubos Reunidos, que subió más de un 6%. Ezentis, Azkoyen y San José ganaron más de cinco puntos porcentuales. Éstos fueron los únicos valores que ganaron más que FCC.

En negativo, el peor fue Urbas, con un recorte del 3,86%, seguido de Zardoya y Nicolás Correa, que perdieron más de un 2%.

Subidas de las rentabilidades de la deuda

En el mercado de deuda, ligeros descensos de la prima de riesgo. La de España, desde los 122 hasta los 119 puntos básicos, dado que la rentabilidad de la deuda española a diez años subió ligeramente, del 2,28% al 2,29%, mientras que la de la deuda alemana avanzó desde el 1,05% hasta el 1,10%. Quizá en el mercado cotizara que las subidas de los tipos en Estados Unidos, cuando comiencen, van a ir más rápido de lo esperado.

En el mercado de divisas, el euro perdió posiciones contra el dólar, aunque terminó el día por encima de los niveles mínimos que había marcado por la mañana. De hecho, la moneda comunitaria llegó a perder el nivel de 1,29 unidades pero, al cierre de las plazas europeas se colocaba en 1,2915 dólares.

En el de materias primas, volvieron las caídas. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedió un 0,83%, hasta los 98,15 dólares, mientras que el de West Texas retrocedió medio punto porcentual, para perder el nivel de los 94 dólares. El precio de la onza de oro bajó más de un punto porcentual, para situarse en los 1.220 dólares, su nivel más bajo de los ocho últimos meses. Sin duda, la caída del precio del oro tenía que ver con la posibilidad de que la subida de los tipos de interés sea más rápida de lo previsto en Estados Unidos, aunque en principio vaya a tardar en llegar. También, está vinculado a la ligera apreciación del dólar.