Ucrania arrebata al Ibex los 10.800 puntos

Interior de la Bolsa de Madrid. /
Interior de la Bolsa de Madrid.

El selectivo cae un 1,36% al final de la sesión por las tensiones internacionales

CRISTINA VALLEJO MADRID

Durante las últimas semanas hemos visto lo vulnerables que son los mercados ante los riesgos geopolíticos. Y a ningún otro conflicto más que al que enfrenta a Ucrania y a Rusia. Ayer, que los índices europeos no se despertaban con mucho brío, cansados de los excesos de las jornadas anteriores descontando la posibilidad de unas medidas más contundentes por parte del Banco Central Europeo, se vieron definitivamente hundidos cuando Ucrania volvió a denunciar que Rusia les invade. Incluso el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, anunció la suspensión de su viaje a Turquía. Y el Consejo de Seguridad de la ONU anunciaba una reunión de emergencia para la tarde para abordar la crisis. La OTAN por su parte, anunciaba un encuentro para el día siguiente.

En Estados Unidos, también los índices de Wall Street comenzaban la sesión a la baja. Por Ucrania y porque compañías de distribución decepcionaban con sus resultados. Por ejemplo, Williams-Sonoma, Abercrombie & Fitch y Guess. Y eso que los datos macroeconómicos conocidos en Estados Unidos fueron extraordinarios. Por ejemplo, el paro semanal, que aumentó en 298.000 personas la semana pasada, por debajo de las 300.000 previstas. Y se revisó al alza el PIB del segundo trimestre, hasta situarse en una tasa anualizada del 4,2%, por encima del 3,9% estimado, con una revisión al alza del consumo personal hasta el 2,5%. Aunque lo que verdaderamente contribuyó con este fuerte repunte del crecimiento estadounidense fue la inversión empresarial. También batió expectativas la cifra de preventas de vivienda. En tasa mensual, crecieron un 3,3%, cuando los analistas habían estimado un avance del 0,5%.

Quizás los descensos en Wall Street estaban relacionados precisamente con esta extraordinaria batería de datos económicos, porque batieron las expectativas de los analistas y porque pueden adelantar el momento de la primera subida de los tipos de interés en Estados Unidos. Pero, a tenor de lo que ocurría con la deuda americana, parece que no hay mucho miedo a esa posibilidad: la rentabilidad del diez años americano bajó desde el 2,36% hasta el 2,34%.

El índice S&P 500 perdía el nivel de los 2.000 puntos recientemente reconquistados.

Datos mixtos en Europa

Los datos en Europa fueron más mixtos. En España, tuvimos un buen dato de PIB, con un crecimiento interanual del 1,2% en el segundo trimestre, de acuerdo con lo adelantado y, además, impulsado, como dicen los expertos, más por la demanda interna que por la externa, pero con un IPC interanual de agosto en el -0,5%. El PIB real se ve impulsado, en realidad, por un IPC negativo.

Claves de la sesión

-El Ibex-35 cedió un 1,06%, para dar un último cambio en los 10.722,20 puntos.
-Sólo FCC cerró el día en positivo, con una subida del 0,52%. Sacyr fue el valor que más cayó, con un descenso del 3%.
-La prima de riesgo de España subió desde los 123 hasta los 136 debido a la fuerte subida de la rentabilidad de la deuda española a diez años: desde el 2,14% hasta el 2,24%. Además, el rendimiento de la deuda alemana bajó desde el 0,91% hasta el 0,88%.

En la zona euro, los índices de confianza en los distintos sectores decepcionaron. Y el IPC en Alemania se colocó en el 0,8% interanual.

El selectivo español retrocedió un 1,06%, para dar un último cambio en los 10.722,20 puntos. El indicador llegó a marcar mínimos por debajo de los 10.700 puntos.

El índice que más cayó de todos fue el Ftse Mib de Milán, que retrocedió un 2,03%. A continuación, el Dax alemán, que se dejó un 1,12%. El PSI-20 de Lisboa, por su parte, cedió un 1,05%. Algo mejor se comportó el Cac 40 francés, que perdió un 0,66%, mientras que el Ftse 100 británico cayó un 0,36%.

En el selectivo español, sólo FCC se salvó de los recortes, con una revalorización del 0,52%.

En negativo, Sacyr fue el peor, con un retroceso del 3%, seguido de ArcelorMittal, que perdió un 2,46%. Sabadell, Bankia, Gamesa, Indra, CaixaBank y el Popular también bajaron más de dos puntos porcentuales. Entre los grandes valores, el Santander fue el peor, con un descenso del 1,52%. Mientras, BBVA perdió un 1,34%. Inditex, por su parte, se dejó un 0,92%. Repsol cayó un 0,61%. Telefónica, que contraatacó con otra oferta para hacerse con la brasileña GVT, se dejó un 0,37%, mientras que Iberdrola cedió un 0,20%.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Nicolás Correa fue el valor más rentable, con una revalorización del 3,95%. A continuación, Ence, que avanzó un 2,95%. Fluidra y Duro Felguera subieron más de un punto porcentual. En el otro lado de la tabla, Urbas e Inypsa fueron los peores, con descenso de más de un 4%.

Subidas de las primas de riesgo en Europa

En el mercado de deuda, subidas de las rentabilidades de los bonos de la periferia europea. Así, el rendimiento del bono español a diez años subió desde el 2,14% hasta el 2,24%. El del bono italiano, desde el 2,39% hasta el 2,44%. En cambio, la rentabilidad del bono alemán a diez años se redujo desde el 0,91% hasta el 0,88%, otro mínimo histórico.

Por eso, las primas de riesgo se ampliaron. La de España, desde los 123 hasta los 136 puntos básicos.

Detrás de este comportamiento de la deuda podía haber dos razones. Por un lado, la apuesta por los activos más seguros, como pueden ser, además de la deuda alemana, la japonesa, la británica o suiza, ante el aumento de los riesgos geopolíticos. Pero, también, la reducción de la probabilidad de que el Banco Central Europeo actúe ya la próxima semana, cuando tenga lugar la reunión ordinaria de política monetaria.

Para tener más datos de las razones por las que pudo suceder eso con la deuda, hay que tener en cuenta que el euro perdió posiciones con respecto al dólar hasta el nivel de 1,3176 unidades. Podemos extraer la lectura de que, efectivamente, se espera una actuación contundente del Banco Central Europeo pero, también, que el dinero se refugió en el billete verde ante el incremento de las tensiones geopolíticas.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent retrocedió un 0,25%, hasta los 102,5 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, subió un 0,37%, hasta los 94,23 dólares.

El oro reaccionó al alza: ganó un 0,88%, para colocarse en los 1.288,6 dólares la onza. Siempre que hay un repunte de las tensiones geopolíticas, sube el oro.