El Ibex avanza un 1,28% y consolida los 10.800 enteros

Interior de la Bolsa de Madrid. /
Interior de la Bolsa de Madrid.

La buena subasta del Tesoro, que ha cerrado con éxito una emisión de letras a 3 y 9 meses al colocar 3.500 millones, ha animado a los inversores

CRISTINA VALLEJOMADRID

Nueva sesión de ascensos en los mercados de renta variable europeos. El selectivo español, como los demás, fue de menos a más para terminar en sus máximos intradiarios. Los indicadores comenzaron la jornada con pocas fuerzas pero, a medida que pasaban las horas, se fueron reforzando. Quizás porque consideran que no está recogido del todo en los precios la creciente probabilidad de que el Banco Central Europeo haga más.

El hecho de que atribuyamos al BCE la razón de la subida tan importante de las Bolsas se debe a que, entre ellas, las más rentables fueron las de la periferia.

El índice que más ganó fue el PSI-20, para apuntarse un 1,71%. A continuación, el Ftse Mib de Milán, que ganó un 1,33%. El Ibex-35, por su parte, se revalorizó un 1,28%, para dar un último cambio en los 10.826,90 puntos. El Cac 40 francés, mientras, subió un 1,18%. El Dax alemán, por su parte, subió un 0,82%. Y el Ftse 100 británico avanzó un 0,70%.

Las claves de la sesión

- El selectivo español cerró la sesión con una subida del 1,28%, para dar un último cambio en los 10.826,90 puntos.

- Abengoa fue el valor más rentable del Ibex-35, con una subida del 5,60%. Sólo tres empresas terminaron el día en rojo: Jazztel, BME y Gamesa.

- La rentabilidad del bono español a diez años terminó el día marcando un nuevo mínimo en el 2,17% y la prima de riesgo cayó hasta los 123 puntos básicos.

En el Ibex-35, Abengoa fue el valor más rentable, con una revalorización del 5,60%. A continuación, Sacyr, ArcelorMittal y FCC, con ganancias de más del 4%. Más constructoras entre los mejores valores: OHL y Acciona, con avances de un 3,50% y del 3,40%, respectivamente.

Inmediatamente, otro valor cíclico, IAG, que se apuntó un 2,37%. Y, después, algunas entidades financieras, como el Popular, cuya revalorización se acercó a los dos puntos porcentuales, mientras que Bankia ganó un 1,63%, BBVA y CaixaBank, cerca de un 1,5%, al igual que el Santander y el Sabadell. También Bankinter subió más de un punto porcentual.

Los otros grandes valores se quedaron un poco tras: Telefónica subió un 0,83%, Repsol, un 0,72%, e Iberdrola, cerca de un 0,6%.

En negativo, únicamente tres valores. El que peor se comportó fue Jazztel, que se dejó un 0,78%. A continuación, BME, que perdió un 0,52%, mientras que Gamesa retrocedió un 0,20%.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Urbas fue el mejor valor de la sesión, con una revalorización del 10%. Fue el único valor más rentable que Abengoa.

En rojo, Inypsa fue el que más cayó, con un recorte del 6,30%. A continuación, Amper, Lingotes y Uralita, que retrocedieron más de un 1%.

La deuda también sigue mejorando

Y esas subidas en las Bolsas vienen acompañadas por una nueva mejora en el mercado de deuda. La rentabilidad del diez años español bajó desde el 2,27% hasta el 2,17%, un nuevo mínimo histórico. Ajuste también en el rendimiento del bono italiano a diez años, que bajó desde el 2,48% hasta el 2,43%. Como el interés del título alemán subió ligeramente, desde el 0,94% hasta el 0,95%, las primas de riesgo de las deudas periféricas se estrecharon un pelín más que lo que lo hubieran hecho por sus propios méritos. En el caso de la española, desde los 133 hasta los 123 puntos básicos. La de Italia, desde los 153 hasta los 147.

En España ayer hubo una subasta de Letras a tres y nueve meses. En deuda a tres meses colocó 1.110 millones de euros con una demanda equivalente a 3,2 veces la oferta y un interés medio del 0,034%, por debajo del 0,127% de la emisión anterior de títulos a ese mismo plazo. En deuda a nueve meses vendió 2.390 millones de euros con una demanda de 2,3 veces la oferta. La rentabilidad media cayó hasta el 0,107% desde el 0,205% de la anterior subasta a ese mismo plazo.

En el mercado de divisas el tipo de cambio continúa por debajo del nivel de 1,32 unidades. Otro síntoma de que los inversores esperan más expansión monetaria en el Viejo Continente.

Balance positivo de la agenda económica de EE UU

En Estados Unidos, los datos económicos fueron lo suficientemente buenos para dar a entender que la recuperación sigue en marcha, aunque alguno decepcionara. Así, el índice S&P/Case-Shiller de evolución de la vivienda en las veinte principales ciudades de Estados Unidos reveló que en el mes de junio, su precio bajó un 0,20% en tasa mensual. Con ello, la lectura interanual deja el avance en un 8,10%, por debajo del 8,30% previsto por los analistas. Además, compara con la subida del 9,37% registrada el mes anterior.

El dato de pedidos de bienes duraderos, visto en global, dio a entender una mejora muy importante: en julio crecieron un 22,6%, muy por encima del 8% previsto por los analistas. Además, el dato del mes de junio se revisó al alza. Lo que ocurre es que, sin bienes de transporte, los pedidos cayeron un 0,8%, cuando los expertos esperaban un avance del 0,5%. De todas maneras, el dato del mes anterior también se revisó al alza.

Éstos fueron buenos datos, aunque con algún "pero". Hubo otros que fueron positivos de verdad. Por ejemplo, el índice de confianza del consumidor del mes de agosto. Subió desde los 90,3 hasta los 92,4 puntos, cuando los expertos esperaban que se situara en los 89 puntos. Y el índice manufacturero de Richmond mejoró desde los 7 hasta los 12 puntos, cuando los analistas esperaban que bajara hasta los 6 puntos.

Sin duda, las referencias procedentes de Estados Unidos fueron gasolina para los indicadores del Viejo Continente. No en vano, también los índices de Wall Street respondían al alza con el S&P 500 por encima de los 2.000 puntos en el momento del cierre de las Bolsas europeas. Los inversores no han encontrado motivos para pensar que la primera subida de los tipos de interés llegará a Estados Unidos antes de mediados del año que viene, que es cuando se descuenta que ocurrirá.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, cedió un 0,19%, para situarse en los 102,45 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, subió un 0,10%, hasta los 93,44 dólares. El precio del oro, mientras, recuperó posiciones: en concreto, avanzó un 0,78%, para situarse en los 1.287,20 dólares.