El Ibex-35 recupera los 10.500 puntos con el interés del bono en mínimos

Interior de la Bolsa de Madrid /
Interior de la Bolsa de Madrid

La prima de riesgo se colocaba en 140,7 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 2,401%

CRISTINA VALLEJO MADRID

Los inversores hicieron una lectura positiva de las actas de la última reunión de la Reserva Federal norteamericana y del Banco de Inglaterra, aunque impliquen que las subidas de los tipos de interés pueden llegar antes de lo esperado.

Tampoco pareció importarles que el índice adelantado de gestores de compras del sector manufacturero chino correspondiente al mes de agosto se debilitara más de lo esperado: desde los 51,7 hasta los 50,3 puntos, cuando los expertos habían previsto que bajara hasta los 51,5 puntos. Y no resultó un problema que los índices de gestores de compras europeos también preliminares del mes de agosto decepcionaran. El índice compuesto, es decir, en el que se integran el sector manufacturero y el sector servicios, bajó desde los 53,8 hasta los 52,8, cuando los expertos esperaban que se situara en los 53,4.

Ello se debió, sobre todo, al debilitamiento del indicador industrial, que bajó desde los 51,8 hasta los 50,8. Por países, decepcionó la industria francesa, pero no su sector servicios, lo que le permitió situarse al índice compuesto en los 50 puntos, nivel que marca la frontera entre la expansión y la contracción. Pero puede que lo que más gustara fuera el indicador alemán que batió expectativas tanto en industria como en servicios. En todo caso, los índices del conjunto de la zona euro adelantan crecimiento económico en el tercer trimestre, frente al parón sufrido en el segundo. Pero la confianza del consumidor de la zona euro empeoró más de lo previsto en agosto.

En Estados Unidos, las referencias fueron más claramente positivas. Aunque el paro semanal fue algo peor de lo esperado, el índice de gestores de compras del sector manufacturero subió desde los 55,8 hasta los 58 puntos, cuando los expertos esperaban que se colocara en los 55,7 puntos. Además, las ventas de viviendas de segunda mano aumentaron un 2,4% en julio, cuando los expertos habían anticipado un descenso del 0,5%. El indicador de indicadores, que mide la salud global de las perspectivas económicas, mejoró un 0,9% en julio, cuando los analistas habían previsto un crecimiento del 0,6%.

Milán, la mejor plaza europea

El Ftse Mib de Milán fue el más rentable de todos los indicadores europeos, con una revalorización del 2,06%. A continuación, el Ibex-35, que avanzó un 1,30%, para dar un último cambio en los 10.556,40 puntos. El Cac 40 francés se apuntó un 1,23%. El Dax alemán, mientras, se apuntó un 0,93%. Y el PSI-20 de Lisboa, un 0,64%.

En el selectivo español, Abengoa encabezó los ascensos, con una revalorización del 4,92%. A continuación, Sacyr, también con una subida de más de cuatro puntos porcentuales. ACS se situó en tercer lugar, con una revalorización del 3,57%. Acciona, OHL, Bankinter y FCC ganaron más de un 2%. Entre los mejores, pues, valores del sector de la construcción. También destacaron los financieros. No sólo Bankinter, ya que BBVA, Mapfre y el Santander subieron entre un 1,9% y un 1,5%. CaixaBank y el Sabadell también ganaron más de un punto porcentual.

Entre los grandes valores, además de los grandes bancos, también destacaron Inditex, Iberdrola y Repsol, con subidas entre un 1,2% y un 1,15%. Telefónica, por su parte, se apuntó un 0,93%. En negativo, sólo cuatro valores del selectivo. Gamesa fue el que más cayó, con un recorte del 1,67%. A continuación, BME, que retrocedió un 0,64%. IAG y Mediaset retrocedieron alrededor de un 0,25%.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, sólo Baviera ganó en rentabilidad a Abengoa, con una revalorización de casi un 5%. En negativo, el peor fue Azkoyen, con un descenso del 4,75%. Adveo y Biosearch se colocaron a continuación, con pérdidas de más de dos puntos porcentuales. Junto con Iberpapel, fueron los únicos valores que terminaron la sesión con pérdidas superiores a Gamesa.

Bajan las rentabilidades de los bonos

En el mercado de deuda, lo más relevante fue la caída de la rentabilidad de la deuda española a más corto plazo a tasas negativas. En general, bajaron los rendimientos de todos los bonos. El del español a diez años, desde el 2,40% hasta el 2,39%, con lo que sigue muy lejos de su comparable italiano, que se coloca en el 2,58%. Además, la del bono español es una rentabilidad mínima histórica. También el rendimiento del bono español a cinco años se coloca en el nivel más bajo de la historia. El del luso se redujo mucho más: desde el 3,31% hasta el 3,23%. Y el de su comparable alemán subió, pero mínimamente, hasta rozar el 1%. Con ello, la prima de riesgo de España sí se redujo: hasta los 139 puntos básicos.

El comportamiento de la deuda implica que los inversores esperan una actuación más decidida del Banco Central Europeo contra la crisis económica. Además, las subidas de los mercados también pueden estar relacionadas con el discurso que realizará la presidenta de la Reserva Federal norteamericana, Janet Yellen, en Jackson Hole: se espera que haga énfasis en la debilidad que todavía sufre el mercado laboral estadounidense y que el mercado interprete de sus palabras que las subidas de los tipos de interés aún tardarán en llegar a EE UU.

En el mercado de divisas, el euro siguió cayendo con respecto al dólar. El tipo de cambio se situaba al cierre en 1,3281 dólares por euro, aunque en algún momento de la sesión llegó a estar por debajo: marcó mínimos del día en 1,3242 unidades.

En el mercado de materias primas, ligeras subidas del crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, avanzó un 0,06%, hasta los 102,34 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, un 0,78%, hasta los 94,18 dólares. El oro sí sufrió una corrección importante: cedió un 1,19%, hasta los 1.278 dólares la onza. Se vio muy afectado por las actas de la última reunión de la Fed, porque adelantan próximas subidas de los tipos de interés.