El Ibex, casi inmune a las tensiones en Irak

Interior de la Bolsa de Madrid /
Interior de la Bolsa de Madrid

La prima de riesgo baja de 132 a 129 puntos básicos y el selectivo avanza 25,20 puntos, el 0,23%

CRISTINA VALLEJO madrid

El Ibex-35 no tuvo asegurado el cierre al alza hasta el final. Tampoco tuvo garantizado el mantenimiento de los 11.000 puntos, porque marcó los mínimos de la jornada en los 11.010 puntos. Pero a partir de la apertura de Wall Street, el selectivo español volvió a los números verdes y a situarse por encima de los 11.100 puntos. Dio un último cambio en los 11.113,70 puntos, lo que supone una revalorización del 0,23%. El índice español fue el mejor del día. Sólo otro, el Ftse Mib de Milán, se salvó de los descensos: terminó prácticamente sin cambios.

Claves de la sesión

-El selectivo español cerró la sesión con una subida del 0,23%, para dar un último cambio en los 11.113,70 puntos. Fue el mejor índice del día.

-Indra lideró los ascensos del Ibex-35, con una revalorización del 1,53%. El peor fue IAG, que retrocedió un 2,50%.

-El barril de crudo Brent subió hasta superar los 113 dólares, máximos desde septiembre de 2013.

En rojo, varios indicadores. El peor fue el Ftse 100 británico, que retrocedió un 0,95%, como respuesta al anuncio del Banco de Inglaterra, que apuntó que los tipos de interés pueden subir antes de lo previsto por los mercados, porque la recuperación económica está yendo más deprisa de lo esperado. Pero también números rojos para el Dax alemán, que cedió un 0,26% y se alejó de los 10.000 puntos. También para el Cac 40 francés y para el PSI-20 de Lisboa, que se dejaron algo más de un 0,2%.

Al final, parece que lo que sucede es lo que cuenta Daniel Pingarrón, de IG: aunque la cotización del petróleo ha reaccionado con intensidad (el barril de Brent supera los 113 dólares, con lo que marca máximos desde septiembre de 2013), en el resto de los mercados sigue habiendo la misma complacencia que hace unos días, que antes del estallido y los éxitos de la insurgencia del ISIS en Irak, donde se está haciendo con las principales ciudades. Las bolsas, la deuda y el euro han consolidado posiciones tras registrar un fuerte impulso en sus precios, lo que encarna el escenario más razonable y deseado, dice Pingarrón. Con vistas a la próxima semana, añade, puede haber un aumento de la volatilidad. Las tensiones en Irak podrían extenderse a través del crudo a todo el mercado. Pero puede que la reducción de la amenaza del ISIS alimente otra vez la tendencia de las bolsas, que es alcista.

No sólo subió el barril de Brent, también lo hizo el de West Texas, hasta rozar los 107 dólares. Y el oro se mantuvo sin cambios en los 1.273 dólares la onza. Aunque parece que el índice que mejor aguanta es el Ibex-35.

Es importante lo que sucede en Irak, porque se prevé que proporcionará el 60% del petróleo de la OPEC en lo que resta de década, de acuerdo con la Agencia Internacional de la Energía. Es el octavo mayor productor de crudo del mundo y el segundo de la OPEC, justo después de Arabia Saudí. Además, se da la circunstancia de que en febrero su nivel de producción había llegado a su nivel más elevado en más de treinta años, aunque en los últimos meses ha ido cayendo lentamente.

Datos regulares en EE UU

Lo que sorprende de la sesión de ayer es que las subidas vinieran después de la publicación de un mal dato de confianza del consumidor elaborado por la Universidad de Michigan: cayó de los 81,9 hasta los 81,2 puntos, cuando los expertos esperaban que este indicador preliminar para el mes de junio se situara en los 83 puntos. Además, los precios mayoristas cayeron por sorpresa en mayo, lo que sugiere que, probablemente, la demanda no es lo suficientemente fuerte como para llevar a la inflación a los niveles a los que los quiere la Reserva Federal. Puede que pesaran a favor de los mercados las noticias procedentes de Intel, que mejoró sus previsiones de ventas para el segundo trimestre y para el conjunto del ejercicio. Además, puede que las tensiones en Irak y las malas noticias económicas provoquen que la semana que viene la Reserva Federal no se ponga muy dura y no adelante, como hizo el Banco de Inglaterra, las subidas del precio oficial del dinero que vendrán.

En el selectivo español, Indra lideró los ascensos, con una revalorización del 1,53%. A continuación, Gamesa, Mediaset y Repsol, que fueron los otros dos valores que subieron más de un punto porcentual. Al selectivo español le ayudaron otros grandes valores, como Telefónica, que subió un 0,76%. La subida de Iberdrola se acercó al medio punto porcentual. Las del Santander y BBVA, fueron de alrededor de un 0,4%. Inditex terminó en tablas.

En negativo, el valor que siguió sufriendo fue IAG, que retrocedió un 2,50%. Jazztel, ArcelorMittal y el Popular se dejaron más de un 1%.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Adolfo Domínguez lideró los ascensos, con una subida del 3,29%. A continuación, Ence, Ezentis, Biosearch, Abengoa y Elecnor, todos ellos con avances de más de un 2%.

Compra de bonos europeos

En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España bajó desde los 131 hasta los 129 puntos básicos. La de Italia bajó un poco más: desde los 143 hasta los 141 puntos básicos. Ayer bajaron las rentabilidades de todas las deudas de Europa, a excepción de la de Portugal que, en su vencimiento a diez años subió desde el 3,35% hasta el 3,38%. La rentabilidad del bono español a diez años retrocedió desde el 2,70% hasta el 2,66%. La del bono italiano a diez años, desde el 2,83% hasta el 2,78%. La de la deuda alemana, desde el 1,39% hasta el 1,37%.

La que sí subió fue la rentabilidad del bono americano a diez años: desde el 2,58% hasta el 2,61%.

Los inversores compraron prácticamente todo tipo de deuda europea y vendieron la americana.

En Europa, el movimiento a la baja en las rentabilidades se debió a una relajación total vista en el mercado interbancario. Las entidades financieras se prestan sin prácticamente intereses, un efecto secundario de las medidas adoptadas por el BCE la semana pasada.

Y el euro continuó a la baja con respecto al dólar. El tipo de cambio se redujo hasta el nivel de 1,3524 unidades, lo que supone una caída del 0,18% en la sesión, y mayor si tenemos en cuenta los máximos que marcó por la mañana cerca de 1,3580 unidades. Por cierto que Benoit Coeure, miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo, afirmó que, por el momento, no es necesaria la puesta en marcha de un quantitative easing en la zona euro, es decir, de un programa de compra de activos.