Sáenz de Santamaría ironiza que la prima de riesgo ya no es «de la familia»

Soraya Sáenz de Santamaría. /
Soraya Sáenz de Santamaría.

La vicepresidenta del Gobierno defiende "que baja por las reformas" y dice que "estos niveles de la prima de riesgo son confianza en vena para nuestra economía"

AGENCIASMadrid

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha bromeado con que la prima de riesgo ya no forma parte "de la familia" en España porque está bajando y "va bien", pero ha querido resaltar que si este indiciador mejora es por las "reformas" que ha emprendido el Gobierno y la Unión Europea.

Santamaría ha presentado a José Vicente de los Mozos, presidente de Renault en España, en un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum en Madrid. En su intervención, ha asegurado que la bajada de la prima "tiene un efecto real" sobre la economía porque mejora la financiación de las administraciones públicas y por tanto, "también la de las empresas".

"Estos niveles de la prima de riesgo son confianza en vena para nuestra economía", ha añadido Santamaría ante el responsable de la firma automovilísitca. La también portavoz del Gobierno ha repasado además las principales medidas del plan de activación económica aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros, como la sexta edición del plan PIVE para fomentar la venta de coches.

La vicepresidenta ha insistido en que la recuperación económica "ha comenzado" y que el objetivo del Gobierno es afianzarla. "Conducir es algo más que llevar el volante, es necesario encender el motor y mantener el pie en el acelerador", ha concluido.

noticias relacionadas

Por otra parte, el interés ofrecido en los mercados secundarios por los bonos españoles con vencimiento a diezaños ha llegado a situarse este lunes en mínimos históricos por debajo del umbral del 2,6%, lo que permitía momentáneamente a la referencia española situarse incluso por debajo de su equivalente de EEUU, algo que no sucedía desde abril de 2010.

En concreto, el bono español a diez años ha llegado a reducir su rentabilidad hasta el 2,588%, aunque posteriormente volvía a subir ligeramente y se situaba en el 2,614%, lo que implicaba un diferencial de 124,90 puntos básicos respecto al 'bund' alemán.

Además, la rentabilidad ofrecida en los mercados secundarios por el bono a diez años de EE UU se mantenía en el 2,608%, lo que ha permitido que por primera vez desde abril de 2010 el bono español equivalente se haya situado por debajo de la referencia estadounidense.

El efecto de la baja inflación y de la confianza en el impacto de las medidas anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE) permite también una marcada relajación entre el resto de la deuda de la periferia de la eurozona.

De este modo, la rentabilidad del bono italiano a diez años bajaba al 2,728%, mientras que la de la deuda portuguesa bajaba al 3,5% y la de los bonos irlandeses caía al 2,415%. En el caso de los bonos de Grecia a diez años, el interés se situaba en el 5,732%.