La firma de hipotecas se disparó en pleno conflicto por el impuesto registral

Sede del Tribunal Supremo en Madrid. /R. C.
Sede del Tribunal Supremo en Madrid. / R. C.

En octubre se formalizaron más de 30.300 préstamos sobre vivienda con una importante reducción del interés que cobran los bancos en las hipotecas a tipo fijo

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El mercado hipotecario no se ha despeinado por el huracán jurídico provocado por las resoluciones del Tribunal Supremo en torno al impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) que llevaron a la confusión durante el mes de octubre a quienes estaban a punto de firmar una escritura. Porque el número de hipotecas constituidas sobre vivienda en ese periodo se situó en 30.356, lo que supone un incremento del 20,4% con respecto al mismo mes del año anterior, según el INE.

Aunque la banca y los notarios reconocieron que durante los últimos días de octubre una parte de las operaciones se habían paralizado, a la espera del dictamen final del alto tribunal sobre quién debía asumir el pago del impuesto hipotecario, en realidad esa intranquilidad en una y otra parte no provocó una cancelación de las operaciones previstas. De hecho, octubre se ha consolidado como el mes en el que menos cayeron el número de préstamos constituidos con respecto a septiembre de los cinco últimos años. El descenso intermensual ha sido del 6,5% en 2018, frente al del 20,3% de ejercicios como el de 2015.

El resto de variables del mercado hipotecario también se han mantenido intactas, sin que el conflicto del Supremo por el AJD haya supuesto un bache en el ascenso que viene registrando el sector en los últimos meses. Así, el importe medio de las hipotecas constituida ha seguido creciendo: en octubre lo ha hecho casi un 5% en términos interanuales hasta rozar los 127.000 euros por operación. En 2013, el peor momento de la crisis, esa cuantía llegó a descender por debajo de los 100.000 euros. Por su parte, el plazo medio se encuentra ya en 23 años.

Tampoco se puede considerar, por ahora, que hayan cambiado las condiciones de los créditos inmobiliarios tras el conflicto tributario. A pesar de que la banca ya temía en octubre que tendría que volver a pagar el AJD, los tipos de interés que aplicó en sus hipotecas siguió cayendo. De hecho, en el caso de las hipotecas fijas, el tipo cobrado ha caído hasta el 3%, un 9,1% menos que un año antes. Y el de las variables, también ha descendido hasta el 2,3%, lo que supone un retroceso también del 3,5%.

Las hipotecas con cuota invariable mantienen la cuota de mercado que acumulaban durante el resto del año, con un 37% de las operaciones firmadas en esta modalidad, frente al 63% del resto.