El Festival del Habano rinde homenaje al 500 aniversario de La Habana

A principios del siglo XVI, cuentan los cronistas que en un caserío junto al mar una multitud variada pasaba el tiempo jugando a las cartas, bebiendo ron y fumando el tabaco típico cubano. Cuando se embarcaban en sus veleros, llevaban consigo una buena ración de puros para el viaje y también para obsequiar a sus amigos en la Península. Así es como el tabaco Habano conquistó el mundo: desde el puerto de San Cristóbal de La Habana.Desde entonces el destino de la ciudad de La Habana está estrechamente unido al mundo de los Habanos. Y por eso el Festival del Habano ha querido rendir homenaje al quinto centenario de la fundación de San Cristóbal de La Habana.En el siglo XIX se crearon en La Habana las primeras fábricas y floreció toda una industria en torno al Habano. Fábricas históricas como la de Partagás, El Fígaro, La Corona, H.Upmann o El Laguito forman parte del paisaje habanero y se ubican en algunos de los edificios más singulares y famosos de Cuba.Otra huella del Habano en la ciudad es el Museo del Tabaco donde pueden verse vitolas, prensas, objetos antiguos, litografías y todo lo relacionado con el ritual del habano.Pero si hay una marca vinculada a la ciudad, esa es San Cristóbal de La Habana, de la que toma su nombre, y que este año celebra su 20 aniversario con dos lanzamientos: una vitola inédita del 500 aniversario y una producción exclusiva de 500 humidores. La Noche de Bienvenida del Festival del Habano, que tuvo lugar en el Antiguo Almacén del Tabaco y la Madera conmemoró esta efeméride en un ambiente donde tradición y exclusividad se dieron la mano.Y por último, Eusebio Leal, historiador de la ciudad de La Habana ofreció una conferencia magistral dedicada a la relación entre el habano y los 500 años de La Habana y recibió de manos de los copresidentes de Habanos un reconocimiento honorífico.