Las empresas españolas temen el efecto de las sanciones de EE UU a Irán

La cadena de hoteles Melía es una de las posibles afectadas./Archivo
La cadena de hoteles Melía es una de las posibles afectadas. / Archivo

Las compras al país persa se multiplicaron por 15 desde el pacto nuclear, pero el plan de Trump podría frustrar futuras inversiones

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Las relaciones comerciales entre España e Irán eran bastante modestas hasta el pacto con la comunidad internacional tras la llegada al poder de Hasan Rohani en 2013, momento en el que se produjo un importante repunte. En el país operan alrededor de 1.400 empresas españolas, y 450 son exportadoras habituales. Ahora, tras conocer las sanciones que Estados Unidos prepara contra Irán «para cambiar su comportamiento» y forzarles a negociar un nuevo pacto nuclear «más amplio», se encuentran temerosas ante los posibles efectos que puedan acarrear.

Su objetivo es aislar económicamente al Ejecutivo iraní, forzando a compañías extranjeras a cerrar sus negocios en el país persa, aunque al mismo tiempo amenaza con profundizar la brecha entre EE UU y la Unión Europea porque estas sanciones afectarán a muchas empresas europeas. De hecho, Trump ya ha avisado de que las entidades que no cancelen sus actividades con Irán «corren el riesgo de sufrir graves consecuencias».

Ante este comportamiento, la UE hizo ayer efectiva una serie de medidas para limitar el impacto de estas sanciones en las empresas europeas, abriéndoles la puerta a reclamar compensaciones por daños y perjuicios y proteger a los europeos que hagan negocios allí. Así, Bruselas ha actualizado su legislación para tranquilizar a los inversores: «Si las sanciones de Estados Unidos tienen como objetivo regular la conducta de las empresas de la UE aunque ésta no tenga relación con la legislación estadounidense son ilegítimas e ilegales», consideraron las fuentes. Según la UE, las empresas tendrán que respetar las sanciones pero este mecanismo permitirá «mitigar su impacto».

Una de las españolas afectadas es Meliá Hotels International, que firmó un acuerdo en abril de 2016 para administrar un hotel de lujo en Irán, el Gran Meliá Ghoo. La compañía no quiso pronunciarse sobre «esos temas políticos» alegando que aún están en construcción.

España redujo enormemente las exportaciones e importaciones en los años de aislamiento internacional por el desarrollo del programa nuclear. Ahora, las compras se han multiplicado por 15 pasando de representar apenas 85 millones en 2013 a unos 1.325 millones en 2017. Este aumento se ha centrado en la adquisición de petróleo, principal fuente de riqueza del país y que antes de las sanciones internacionales llegó a suponer el 14% del crudo importado por España.

Fotos

Vídeos