El Corte Inglés abre sus puertas al nuevo socio catarí con la vista puesta en Latinoamérica

l presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno Álvarez. /
l presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno Álvarez.

La junta de accionistas expulsa a la representante de la familia Areces del consejo de administración tras las discrepancias mostradas ante la entrada del inversor árabe

JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Golpe de mando del presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, en su primera junta ordinaria de la sociedad desde que accedió al cargo. Los accionistas han expulsado del consejo de administración a Corporación Ceslar, representada por Carlota Areces, después de las diferencias hechas públicas por esta sociedad durante las últimas semanas a raíz de la entrada del nuevo inversor catarí en la estructura del grupo. El Corte Inglés ha aprobado esta mañana los cambios que definirán el futuro de ka furna de distribución en los próximos años, en la que la familia Areces queda relegada por ahora del máximo órgano de dirección.

La nueva estructura del grupo

Con la entrada del inversor catarí a El Corte Inglés, la propiedad del grupo ha experimentado un cambio entre los accionistas de la sociedad. A partir de ahora, la Fundación Ramón Areces -en la que se encuentran el presidente del grupo, Dimas Gimeno, además de las dos hijas de Isidoro Álvarez- ostenta un 37,9% de la empresa. Otro 22,18% está en manos de IASA, la cartera de valores en la que participan Dimas Gimeno y Marta y Cristina Álvarez Guil, las hijas del fallecido presidente de la empresa. Aproximadamente un 9% del grupo pertenece a Ceslar, propiedad de la familia Areces -Ramón Areces fue uno de los fundadores-; un 7% a Mancor, constituida por descendientes de César Rodríguez, otro fundador; y el resto a los minoritarios (empleados, en gran parte).

Al consejo de administración se incorporan Shahzad Shahbaz, en representación del inversor catarí; y Cristina Álvarez Guil, hija del anterior presidente. Para recomponer su estructura propietaria, la junta de accionistas ha tenido que modificar el artículo de los estatutos de la sociedad que prohibía acceder al consejo a un miembro que no fuera accionista. En el caso del representante de Primefin, esta sociedad no será de facto accionista hasta que no transcurran tres años. Porque para habilitar la operación con la que se le da acceso al grupo, se ha habilitado un préstamo convertible por valor de 1.000 millones de euros, representativos del 10% del accionariado, procedente de la autocartera de la firma. Al vencimiento del mismo, en 2018, tiene un cupón anual del 5,25% pagadero en acciones de la empresa que darán a este nuevo socio un 2,25% adicional de la compañía. Es decir, un 12,25%.

En el pacto alcanzado con el inversor árabe, El Corte Inglés se compromete a compensarle con hasta otro 1% de las acciones, en el caso de que el grupo no cumpla el plan de negocios previsto a cinco años vista, en el que estiman un crecimiento anual del beneficio de explotación (Ebitda) del 12%; y con hasta otro 2% adicional si se produce algún movimiento extraordinario -venta de participaciones por parte de los accionistas mayoritarios, por ejemplo- que pudiera diluir el valor de la compañía. En total, podría hacerse con hasta el 15,25% de El Corte Inglés. El pacto entre ambas partes está pensado a largo plazo, según fuentes de la firma, y estima un plazo comprometido total de hasta 9,5 años.

Corporación Ceslar sale del consejo con el voto favorable de todos los accionistas excepto los de Carlota y Javier Areces, los representantes de esta sociedad. La propuesta ha llegado por sorpresa a la junta motivada "por los reiterados incumplimientos por Ceslar de sus deberes legales como administrador". En el fondo subyace la tensión vivida entre los principales accionistas de El Corte Inglés por la venta de un 10% de su capital al ex primer ministro catarí, Sheikh Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani. Los representantes de Ceslar habían hecho públicas varias declaraciones rechazando la valoración que se había realizado del grupo ante la operación del nuevo socio árabe e informando acerca de algunos movimientos internos en el accionariado de la empresa.

La incorporación de Primefin al consejo de administración del grupo -Shahzad Shahbaz, hombre de máxima confianza del ex primer ministro catarí, ha sido nombrado consejero por la junta- implica un importante apoyo para que El Corte Inglés se abra definitivamente al exterior. Supone un acto de confianza en nuestra empresa y el comienzo de una alianza con un cualificado inversor global que contribuirá al desarrollo estratégico, ha afirmado Dimas Gimeno ante los accionistas de la sociedad. El nuevo socio aporta un potencial desarrollo para expandirse a un mercado natural como sería del de Latinoamérica, por razones culturales y por el alto conocimiento de la firma que existe en muchos países, desde México hasta Chile, pasando por Colombia o Perú, entre otros posibles destinos que se están estudiando. No hay ningún plan cerrado, pero durante los próximos meses, El Corte Inglés podría dar los primeros pasos fuera de nuestras fronteras, porque en España ya ha tocado techo, indican fuentes de la compañía.

Resultados de 2014

El grupo, que ya no prevé abrir ningún centro comercial más en España -salvo alguna tienda estratégica, de forma puntual-, consiguió aumentar su cifra de negocio en 2014 por primera vez desde que comenzara la crisis económica a finales de 2007. Lo hizo un 2,6% hasta los 14.592 millones, superando no solo la de 2013 sino también la de 2012. El beneficio operativo -el resultado ligado exclusivamente a la marcha del negocio, sin incluir impuestos, intereses ni amortizaciones- subió un 58,8% hasta los 295 millones. Sin embargo, el beneficio neto de El Corte Inglés cayó el año pasado un 32% hasta los 118 millones. Esta reducción se debe fundamentalmente a los ingresos extraordinarios que tuvo el año anterior por la venta de Financiera El Corte Inglés al Santander. En cualquier caso, el presidente de la firma ha reconocido que la notable mejora operativa no ha compensado los extraordinarios del ejercicio anterior, así como el incremento de los gastos financieros, que en la actualidad están en una acelerado proceso de reducción. El grupo se ha ido deshaciendo de deuda bancaria y ha optado por otras fórmulas como la emisión de bonos que realizó el pasado mes de enero.

Sin embargo, los responsables de la firma reconocen que ya hay un cambio de tendencai en el mercado español. Y anticipan que el ritmo de crecimiento de las ventas durante 2015 es positivo y constante durante los ocho primeros meses del año, incluido el de agosto que hoy termina.

Los grandes almacenes siguen aportando el 60% de las ventas totales. Lograron un beneficio de 186 millones en 2014, un 32,2% menos que el año anterior porque es la sociedad que asume los ingresos y gastos extraordinarios del grupo. En el caso de Hipercor, sus ganancias cayeron un 27,5% hasta los 5,28 millones debido a la reorganización de los hipermercados. Por su parte, las ganancias de Viajes El Corte Inglés aumentaron un 7,7% hasta los 37,42 millones. Estas tres empresas representan un 87% de la actividad total.

Los supermercados de Supercor -en los que se han integrado las tiendas de conveniencia de Opencor- registraron unas pérdidas de 7,31 millones, un 56% menos que los resultados obtenidos por Supercor y Opencor de forma individual en 2013. Las tiendas de moda Sfera mejoraron un 10% sus beneficios hasta los 24,35 millones, al igual que Óptica 2000 (5,53 millones, un 15,9% más), Informática (24,18 millones, un 18,1% más) y Seguros (44,42 millones, un 10,3% más). Los centros de Bricor obtuvieron un resultado negativo de 10 millones, un 15,4% menos que en 2013.