España, tras diez años, encara la salida del control de déficit excesivo de Bruselas

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero./Efe
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / Efe

Eurostat reduce el desequilibrio en las cuentas al 2,48% del PIB, 0,15 puntos menos de lo anunciado por Hacienda

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Las cuentas del Gobierno de Sánchez recibieron ayer un importante espaldarazo de Bruselas. Concretamente de 1.800 millones de euros. Y es que Eurostat, la oficina estadística de la UE, confirmó el dato de déficit público de España a cierre de 2018, que asciende a 29.983 millones, lo que equivale al 2,48% del PIB. A pesar de ser cifras aún muy elevadas, significa que rebaja en 0,15 puntos las estimaciones del Ministerio de Hacienda, que hablaban de que el Estado había terminado el año con un déficit del 2,63%, es decir, 31.805 millones.

La segunda buena noticia –aunque esta no es una sorpresa– es que por primera vez en 10 años España ha cerrado el año con un déficit por debajo del 3%, lo que le permite salir por fin del procedimiento de déficit excesivo en el que estaba inmersa desde 2009. Esto supone un alivio para el Estado, que no tendrá que someterse a una vigilancia tan estricta por parte de Bruselas en los próximos meses.

Para ello, la Comisión Europea estudiará las nuevas previsiones macroeconómicas para 2019 y 2020 que presente en mayo y propondrá en junio su salida del procedimiento de déficit excesivo al Consejo Europeo, que podría dar el visto bueno ese mismo mes. En las últimas previsiones de la Comisión se apuntaba a que España tendría un desvío del 2,1% en 2019 y del 1,9% en 2020. Habrá que esperar para ver qué opinión tiene seis meses después para ver si España pasa del denominado 'brazo corrector' al 'brazo preventivo', que vigila de una forma más flexible el déficit estructural, la deuda y el gasto público de los países comunitarios.

¿A qué se debe la reducción del déficit? Por su parte, Eurostat lo achaca a que hay 1.800 millones pendientes de computar porque aún no hay sentencia firme por el rescate de las autopistas. El Banco de España asegura en una nota de prensa que la bajada se debe «al tratamiento acordado con Eurostat aplicado al registro de determinadas inversiones en autopistas efectuadas por concesionarias del Estado» y asegura que se contabilizará cuando la sentencia firme precise la cantidad total con la que debe compensarse al concesionario.

Por otro lado, Hacienda explica que la disminución se debe a que en sus datos contemplaban un mayor gasto de la Administración Central en 2018 basándose «en el principio de prudencia», y que finalmente el desfase fue unos 2.000 millones de euros menos de lo publicado por el Ministerio. Ellos estimaban que se cerraría en el 1,5% y finalmente Eurostat confirmó ayer que se hizo en el 1,36%. En total, la Administración Central ha gastado 16.476 millones de euros más de lo que ingresó, pero es el sector que más ha rebajado su déficit en 2018, más de 5.600 millones de euros.

Respecto al resto de administraciones, las comunidades autónomas se pasaron en 2.810 millones de euros, un 0,23% del PIB. El informe revela que quince autonomías cumplieron sus objetivos de déficit el año pasado. Por el lado de la Seguridad Social, tuvo un agujero de 17.000 millones, el 1,4% del PIB. Y las corporaciones locales cerraron el año con un superávit de casi 6.300 millones, el 0,5% del PIB.

La deuda, en el 97%

A pesar de las 'buenas' cifras y que el déficit está más de dos décimas por debajo del objetivo que se había marcado el Gobierno para este año (2,7%) –aunque tres décimas por encima del oficial marcado por las cuentas del PP en el 2,2%–, sigue muy por encima de las pretensiones para 2019. Este año, el Ejecutivo tiene un objetivo del 1,8%, pero la ministra de Economía ya anunció que harán «todo lo posible» por llegar a cerrar en el 2%. Organismos como el Banco de España estiman un déficit público del 2,5% para este año, lo que supondría una cifra mayor que la del cierre de 2018.

Los datos de Eurostat también revelan una mejora en la ratio de deuda pública comunicada el pasado mes de marzo, al situarla ahora en el 97,09% del PIB en 2018, frente al 98,12% de 2017. «La reducción de más de un punto en la deuda es la mayor desde 2014 y está en línea con la previsión del Gobierno», señaló Hacienda.

Grecia e Italia, en máximos

La tendencia a la baja de España coincide con la del conjunto de la UE y la eurozona, donde tanto déficit como deuda cayeron el año pasado. Por un lado, el déficit bajó cuatro décimas en la UE hasta el 0,6%. Solo superan la cota del 3% Rumanía y Chipre. En la eurozona bajó del 1% al 0,5% del PIB.

La deuda pública sigue en niveles muy altos, pero se redujo casi dos puntos hasta el 80% en la UE y al 85% en la eurozona, lejos del umbral del 60% que Bruselas marca como deseable. Los países más endeudados son Grecia (181%), Italia (132%) y Portugal (121%), mientras que las tasas más bajas las tienen en Estonia (8,4%), Luxemburgo (21%) y República Checa (33%).