Santander cierra 140 oficinas en Reino Unido con 1.270 empleados

Varias personas ante una sede del Banco Abbey en Londres. /Efe
Varias personas ante una sede del Banco Abbey en Londres. / Efe

La filial británica clausurará un 18% de su red ante la preferencia de sus clientes, alega, por gestionar los servicios a través de Internet

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El goteo de clausura de sucursales no entiende de países ante el avance de la tecnología como intermediador entre los clientes y las entidades. Ese es el argumento expuesto por Santander UK, la filial con la que el Grupo Santander opera en Reino Unido, para iniciar un proceso que le llevará a cerrar 140 oficinas en ese país. Lo hará para adaptar su red a la demanda de banca digital, que en la economía británica se encuentra aún mucho más implantada que en España.

La decisión llega en un inicio de año convulso para la corporación, después de que su consejo de administración decidiera la semana pasada frenar en seco el fichaje del nuevo consejero delegado, Andrea Orcel, por el elevado coste -hasta 50 millones de euros, se calculaba- de su contratación para traérselo desde el banco de inversión UBS. Ahora, Santander UK admite que con el cierre de esas oficinas se quedan en la cuerda floja los puestos de trabajo de 1.270 empleados en ese país, aunque insiste en que se trata de dar una «respuesta a cómo los clientes eligen llevar a cabo sus gestiones bancarias».

Una vez culminado este proceso de clausuras, Santander UK contará con 614 oficinas. Es decir, la sangría supondrá una reducción del 18% de su presencia física en todo tipo de ciudades y municipios de Reino Unido. Hace ahora una década, la entidad tenía 1.300 sucursales, una vez culminado el proceso de compra de Abbey National, Alliance & Leicester y Bradford & Bingley. En estos 10 años, su presencia física se ha reducido a la mitad, un proceso en el que también se han visto inmersos otros bancos de forma recurrente desde que comenzó la crisis.

La empresa asegura que está en contacto con los sindicatos para intentar recolocar al menos a un tercio de los empleados afectados, a los que «apoyará» durante el proceso. Pero insiste en aportar datos que justifiquen esta decisión como que en los últimos tres años, el número de transacciones efectuadas en oficinas del banco ha caído un 23%, mientras que ha crecido un 99% el de gestiones por canales digitales, señala.

Como parte de la reestructuración, Santander UK invertirá 55 millones de libras (63 millones de euros) en reformar un centenar de oficinas en los próximos dos años, para cambiar el concepto hacia un mayor «servicio personal, conveniencia y vinculación con la comunidad», precisa. La futura red de sucursales combinará oficinas de mayor tamaño que ofrecerán servicios a clientes y comercios locales y otras más pequeñas con la última tecnología. El banco respaldará también a los clientes afectados por los cierres, informándoles sobre otras maneras de hacer sus gestiones, sea por teléfono, a través de otras oficinas o de las aplicaciones digitales.

La directora de Banca Comercial y Minorista, Susan Allen, constató que en los últimos años «ha cambiado drásticamente» el modo en que los clientes quieren realizar sus transacciones, con cada vez más usuarios de banca digital y móvil. «En consecuencia, hemos tenido que tomar decisiones muy difíciles sobre las sucursales menos visitadas y las que tenían otras muy cerca», explicó. En cualquier caso, desde la entidad descartan que esta medida esté relacionada con la posibilidad de un 'brexit' duro por el que Reino Unido salga de la UE de forma brusca, sin acuerdo.

Allen dijo que Santander UK «continúa creyendo que las sucursales tienen un papel vital que desempeñar» y, por ello, reformará su red de oficinas para adaptarse a las nuevas necesidades.

Históricamente el mercado británico ha sido pionero en el uso de la banca por Internet. De hecho, el nivel de penetración de esa activividad es del 64%, e incluso del 85% en Holanda o los países nórdicos. En el caso de España, apenas alcanza el 43%, diez puntos menos que la media comunitaria, según Eurostat.

El anunciado cierre de sucursales en Reino Unido llega poco antes del inicio de las conversaciones de Santander en España con los sindicatos para afrontar un ERE

Temas

Londres