El Banco de España y la CNMV ya podrán pinchar las burbujas antes de una crisis

La ministra de Economía, Nadia Calviño. /EP
La ministra de Economía, Nadia Calviño. / EP

Los supervisores tendrán la capacidad de restringir cuantitativamente la concesión de créditos

Amparo Estrada
AMPARO ESTRADAMadrid

España sufrió unas tremendas burbujas inmobiliaria y de crédito que fueron las que provocaron que padecieramos una crisis tan grave que se llevó por delante millones de empleos y gran parte del sectro financiero. Aunque parte de la responsabilidad fue de los supervisores, en concreto del Banco de España, según las conclusiones de la comisión parlamentaria creada para analizar la crisis, los sucesivos gobernadores siempre adujeron que el banco central no disponía de herramientas para pinchar las burbujas. Eso acaba de cambiar.

El Consejo de Ministros ha aprobado por real decreto ley nuevas herramientas para que los tres supervisores sectoriales (Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de Valores y la dirección general de Seguros y Fondos de Pensiones) puedan «prevenir y mitigar posibles riesgos con capacidad de generar una perturbación en la provisión de servicios financieros que pudiera terminar afectando a la economía real». Es decir, que puedan pinchar las burbujas antes de que se produzcan o crezcan y generen una crisis.

En concreto, el Banco de España podrá limitar de forma directa la concesión de crédito estableciendo restricciones cuantitativas –podría ser, por ejemplo, prohibiendo que se concedieran hipotecas por un importe superior al valor de tasación de la vivienda, o con límites al vencimiento máximo del préstamo–. También tendrá en su arsenal de instrumentos antiburbuja la posibilidad de establecer con caracter sectorial límites a la concentración o recargos de capital.

Estas herramientas se suman a las que ya tenía, que consisten básicamente en imponer colchones de capital a las entidades, ajustar las ponderaciones por riesgo a exposiciones inmobiliarias y endurecer los límites a grandes exposiciones. Es decir, que el supervisor podría limitar a un determinado porcentaje la exposición de la banca al sector inmobiliario, el banco que tuviera concedidos más créditos y superase ese nivel tendría que reducir su exposición y el que no llegara al límite fijado tendría libertad para seguir prestando.

A su vez, la CNMV tendrá la capacidad de establecer requerimientos mínimos de liquidez para que puedan hacer frente a retiradas de fondos por parte de los clientes, una medida dirigida fundamentalmente a los fondos de inversión con el objetivo de evitar que no sean capaces de atender reembolsos. Por otro lado, dado que los fondos de inversión están entrando en actividades relacionadas con la concesión de créditos, a través de titulización de préstamos, la CNMV podrá limitar estas operaciones.

 

Fotos

Vídeos