Montoro critica que el rechazo a los Presupuestos sea por razones partidistas

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro./
El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro.

El ministro emplaza al PSOE a negociar y recuerda que ya apoyó los objetivos de estabilidad y el techo de gasto en diciembre

DAVID VALERAMadrid

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha subido a la tribuna de oradores del Congreso para defender los Presupuestos de 2017 consciente de lo ajustado que será superar mañana las siete enmiendas a la totalidad presentadas por la oposición. Una votación complicada que el ministro ha criticado al considerar que una parte de ese rechazo a las cuentas públicas obedece a razones partidistas y políticas y no económicas. Un reproche dirigido especialmente al PSOE, a quien si citarlo se ha referido para afearle que en diciembre apoyara los objetivos de estabilidad y el techo de gasto y ahora se opongan a los Presupuestos. Ellos tendrán que explicarlo, ha asegurado Montoro, aunque se ha mostrado dispuesto a seguir negociando durante el trámite parlamentario.

Rajoy: «Es buen presupuesto»

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy ha subrayado que éste es un "buen presupuesto", que persigue los principales objetivos de la legislatura, continuar con el crecimiento y la creación de empleo, y espera que pueda aprobarse para empezar a trabajar ya en las siguientes cuentas, de 2018.

En unas breves declaraciones en el pasillo del Congreso tras escuchar la intervención del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, defendiendo el proyecto presupuestario, Rajoy ha recalcado que para lo que sirve este presupuesto es "para que haya más crecimiento", en un momento en el que España es el país que más crece de Europa, y "para que continúe el empleo". "Creo que estamos yendo por el buen camino", ha añadido el jefe del Ejecutivo al referirse a la creación de puestos de trabajo.

Y ha insistido en que toda esta evolución da lugar a un "aumento importante de recaudación" que permite contar con más dinero para destinar a pensiones, sanidad o educación, y en definitiva "a los problemas que interesan a la gente". "Creo que es un buen presupuesto; espero que podamos aprobarlo en esta Cámara y luego ya nos pondremos a trabajar en el próximo, que es el de 2018", ha concluido.

más información

Animo a los grupos políticos a que hagan recuento de las cosas que nos unen y dejen atrás las que nos separan, ha insistido el titular de Hacienda al defender unos Presupuestos que, a su juicio, permitirán acabar con la pesadilla de la crisis. Así, ha agradecido el respaldo de Ciudadanos, el PNV -con quien acaba de lograr un acuerdo- y Coalición Canarias. Sin embargo, en ese punto Montoro ha vuelto poner el foco en los socialistas al recordar que en diciembre se puso de manifiesto una mayoría que representa a 17 millones de votantes, que cree en Europa, el euro y la estabilidad presupuestaria. En este sentido, el ministro ha apelado a la responsabilidad de esos grupos para mirar por los intereses generales del país. No debemos confundir diferencias políticas con el antagonismo que impida llegar a acuerdos, ha rematado.

Para aumentar la presión sobre el principal partido de la oposición, que Gobierna en varias comunidades, Montoro ha recordado que los Presupuestos contemplan un aumento de 5.400 millones para las autonomías procedentes del sistema de financiación. Sin embargo, ha advertido de que decir no a las cuentas públicas supone decir no a que las comunidades tengan esa nueva disponibilidad de recursos que les ayudaría a reducir el déficit.

Asimismo, el ministro ha resaltado que los Presupuestos de 2017 son necesarios para mantener la creación de puestos de trabajo y la recuperación económica. De hecho, ha calificado las cuentas como las del empleo y el gasto social. De hecho, ha insistido en que los recursos sociales representaban el 60% en los Presupuestos de 2011 -los últimos del Gobierno del PSOE- y en los de 2017 serán del 64%. No hemos reducido en absoluto el gasto social, ha afirmado.

«Borrachera del gasto»

De hecho, Montoro ha tirado de ironía para reprochar que algunos partidos pidan un incremento del gasto público al considerar que esa fue una de las causas de los problemas económicos: Hemos salido de una crisis de borrachera de gasto público y ya quieren ir de copas para celebrarlo. De hecho, el responsable de Hacienda ha insistido en que no es el momento de acelerar los gastos y ha advertido de que si llega el momento se hará con cautela.

Así, el ministro ha dejado claro que aunque la recaudación de impuestos vaya mejor eso no se va a trasladar en un incremento del gasto público. Sin embargo, ha resaltado eso no impide que se mejoren los servicios sociales y el Estado del bienestar. Así, ha puesto como ejemplo las pensiones, que representan casi la mitad del gasto social con 140.000 millones y que suponen 30.000 millones más que en 2011. "Nuestros pensionistas se merecían ese esfuerzo", ha señalado Montoro.

En cualquier caso, ha insistido en que es necesario garantizar la sostenibilidad del sistema. Por eso ha hecho un llamamiento a los grupos para lograr un consenso a través del Pacto Toledo que permita la viabilidad de las pensiones en el futuro. Aunque el primer paso para ello, ha afirmado Montoro, es que se mantenga el empleo y el aumento de las cotizaciones.

Sueldo de los funcionarios

El ministro ha dejado claro que el objetivo de los Presupuestos es conseguir reducir el déficit del 4,3% al 3,1% (un ajuste de 13.000 millones). Una mejora que permitirá, asimismo, disminuir la deuda pública, que se enuentra actualmente cerca del 100% del PIB.

Montoro ha abogado por completar la subida salarial de los empleados públicos del 1% prevista en el proyecto presupuestario de 2017 con una negociación salarial para los presupuestos de los siguientes ejercicios. Ahora, el Gobierno también quiere "desarrollar" estos acuerdos "en términos de negociación de salarios", de manera que el repunte del 1% "quede completado mediante acuerdos que desarrollemos de cara a los Presupuestos de 2018 y siguientes". Es decir, deja la puerta abierta a una mejora superior en el próximo año.