Vendido el Aeropuerto de Ciudad Real por 56 millones de euros

Vista general del aeropuerto de Ciudad Real./
Vista general del aeropuerto de Ciudad Real.

Un grupo empresarial español ha adquirido una infraestructura que costó 500 millones de euros

J.V. MUÑOZ-LACUNAtoledo

Un grupo empresarial español, 'CR International Airport S.L.', es el nuevo dueño del Aeropuerto de Ciudad Real. Tendrá que desembolsar 56,2 millones de euros por una infraestructura en la que se invirtieron 500 millones. Así lo ha decidido este viernes el juez titular del Juzgado de lo Mercantil de Ciudad Real, Carmelo Ordóñez, después de analizar las cinco ofertas presentadas por esta instalación concebida y construida en plena burbuja económica.

Según este juez, la empresa ha entregado el 5% del total de la oferta que se le exigía como aval y el próximo lunes se darán a conocer más detalles de este proyecto muy bonito y serio y que va a generar muchos puestos de trabajo e inversión. Además, 'CR International Airport S.L.' está obligada a abonar los 56,2 millones de la compra a lo largo de los próximos cuatro meses para que se le autorice la realización de actividades y también tendrá que asumir los gastos que genera el aeropuerto: unos 100.000 euros al mes.

Por otro lado, el juez Ordóñez ha confirmado la apertura de diligencias previas contra dos de las cinco empresas que han participado en este proceso de venta: el grupo suizo Richard Taffin de Givenchi por falsedad en el aval y entorpecer el proyecto y uno de los representantes de la financiera del Grupo Orden 12, de Murcia, por haber obstaculizado la compra.

De 10.000 euros a 56 millones

Con esta venta se cierra un proceso iniciado en 2010, cuando el Aeropuerto de Ciudad Real entró en concurso de acreedores. Inaugurado por todo lo alto en 2008, en abril de 2012 dejó de funcionar víctima de la crisis económica y de las altas pretensiones de sus promotores, que esperaban que esta infraestructura iba a servir para descongestionar el aeropuerto madrileño de Barajas. El pasado verano, el grupo inversor chino Tzaneen International llegó a hacerse durante horas con el aeródromo manchego tras ganar una subasta judicial pujando por tan sólo 10.000 euros, una subasta que quedó anulada después por el Juzgado de lo Mercantil. El nuevo dueño se ha hecho con un aeropuerto dotado con una pista de 4 kilómetros de longitud, torre de control, hangares, helipuerto y diez kilómetros cuadrados de suelo industrial. Desde su cierre en 2012, sólo se ha utilizado para el rodaje de anuncios publicitarios y de películas.