Olivo y plata en los primeros Juegos Olímpicos Modernos, que cumplen 120 primaveras

Olivo y plata en los primeros Juegos Olímpicos Modernos, que cumplen 120 primaveras

En estos pioneros juegos participaron 241 atletas, todos ellos masculinos, procedentes de 14 países y, aunque hubo que superar muchos obstáculos, finalmente resultaron un auténtico éxito

IDEAL.ES

Día para el recuerdo en el ámbito deportivo. La ciudad griega de Atenas fue la gran anfitriona que acogió los primeros Juegos Olímpicos Modernos, entre el 6 y el 15 de abril de 1896, hace justo 120 años. En estos pioneros juegos participaron 241 atletas, todos ellos masculinos, procedentes de 14 países y, aunque hubo que superar muchos obstáculos, finalmente resultaron un auténtico éxito. Tanto, que este miércoles Google dedica un doodle muy especial a estos primeros juegos, que se han celebrado desde entonces hasta nuestros días.

Como curiosidad, cabe destacar que el Estadio Panathinaikó fue el primer gran estadio del mundo moderno y que vio rebasada su capacidad con una multitud de personas más grande de la que jamás se había reunido para ver un evento deportivo.

Desde aquel 6 de abril de 1896, cada cuatro años, los mejores deportistas de todos los países participan en una amplia competición, a excepción de los años en los que se produjeron las dos Guerras Mundiales, que impidieron que se llevaran a cabo los Juegos Olímpicos. No obstante, una vez concluyeron los conflictos, se continuó con la tradición.

Otra curiosidad destacable es que en estos juegos de 1896 celebrados en Atenas se realizó la primera maratón, en honor a Filípides, un soldado griego que en el año 490 a. C. corrió desde Maratón hacia Atenas durante 40 kilómetros para dar la buena nueva de la victoria en una batalla, puesto que si no llegaba a tiempo los atenienses quemarían la ciudad y matarían a los niños pensando que habían sido derrotados.

Por otro lado, los premios de aquellos primeros Juegos Olímpicos distan mucho de los actuales. Y es que a los mejores participantes se les entregó una medalla de plata, una rama de olivo y un diploma. Y para la segunda posición se entregaron medallas de cobre, ranas de laurel y también diplomas.

En la medalla con la que se obsequiaba a los ganadores, se podía observar la cara de Zeus sosteniendo en su mano un globo sobre el cual se posaba la victoria con alas.