Octavos

Federer cae en Australia y anuncia que jugará en tierra

Roger Federer, tras caer ante Stefanos Tsitsipas. /Jewel Samad (Afp)
Roger Federer, tras caer ante Stefanos Tsitsipas. / Jewel Samad (Afp)

El suizo rompe una racha de 17 partidos ganados en Melbourne y adelanta su intención de disputar Roland Garros tres años después

ENRIC GARDINERMADRID

«Soy el hombre más feliz sobre la tierra. No puedo describir esto», sostuvo Stefanos Tsitsipas al ser entrevistado por John McEnroe sobre el cemento de la pista Rod Laver del Abierto de Australia. Acababa de conseguir la victoria más importante de su carrera. Acababa de derrocar al seis veces campeón en Melbourne Roger Federer terminando con un reinado de 17 encuentros seguidos ganados en estas canchas y mandando al suizo al sexto puesto del ránking mundial.

La alegría del joven griego de 20 años, que por primera vez estará en los cuartos de final de un Grand Slam, contrastaba con la cara de seriedad y esfuerzo del veterano de 37 primaveras. Había sudado como pocas veces, corrido de lado a lado y engarzado más errores no forzados con su derecha de los necesarios para aspirar a algo. Su balance de doce bolas de rotura sin aprovechar ninguna entra en su libro de récords negativos y la derrota le hizo anunciar lo que comenzaba a ser un rumor desde hace un tiempo, Federer volverá a pisar la tierra esta temporada.

El suizo confirmó que estará seguro en Roland Garros, torneo que no disputa desde 2016 y en el que solo atesora un triunfo en 2009, pero dejó la incógnita de qué otras ciudades visitará como preparación para el segundo Grand Slam de la temporada.

Más información

Federer hipotecó los puntos de la gira de arcilla europea en 2017 y 2018 para potenciar sus resultados en cemento y preparar en mejores condiciones el asalto al pasto. El botín le dio la razón. En dos años, se embolsó el Masters 1.000 de Miami, el de Indian Wells, los torneos de Halle, Stuttgart y Halle y un Wimbledon. Movido por el deseo de jugar quizás por última vez en tierra batida, Federer reaparecerá en el escenario que más esquivo le ha sido siempre. Lo hará después de un tropiezo brutal en Australia, un cambio de guardia como lo denominó McEnroe, que le hace perder 1.820 puntos y salir del top 5 mundial.

La victoria de Tsitsipas impide, además, que el suizo se mida a Roberto Bautista en cuartos. El griego será el último obstáculo para que Bautista, primerizo en esta ronda, se estrene en las semifinales de un Grand Slam. Su exuberante actuación ante Marin Cilic (6-7 (8), 6-3, 6-2, 4-6 y 6-4) continúa con un mes mágico en el que aparte de sumar el noveno título de su carrera en Doha, ha aumentado ya su mejor ronda en Grand Slam, con visos de meterse entre los cuatro candidatos al título en caso de vencer al que se presenta ya como el representante más serio de la nueva generación en el tenis mundial.

 

Fotos

Vídeos