Masters 1.000 de Montecarlo

Nadal avisa a Montecarlo de que el undécimo está en camino

Nadal celebra la victoria./Reuters
Nadal celebra la victoria. / Reuters

El español debuta con una fácil victoria ante Bedene y firma su triunfo número 40 en primeras rondas de torneos sobre tierra batida

MANUEL SÁNCHEZMadrid

Rafa Nadal comenzó con paso firme su incursión en la tierra batida. El español sumó la primera victoria de la temporada sobre arcilla en el circuito al pasar por encima del esloveno Aljaz Bedene (6-1 y 6-3) en una hora y 20 minutos de partido. El balear no sufrió como el año pasado, cuando se dejó un set ante el británico Kyle Edmund, y retomó la tradición que ha mostrado durante su carrera de no ceder sets en su primera toma de contacto con la tierra. Y es que Nadal sólo ha perdido un parcial -el ya mencionado ante Edmund- en su debut en la temporada de tierra, en los 16 años que lleva disputando torneos ATP.

Desde su victoria ante el paraguayo Ramón Delgado en el campeonato de Mallorca de 2002, Nadal mantuvo, hasta el año pasado, una racha que le llevó a comenzar la gira de arcilla 15 años de forma consecutiva sin ceder un set. Para retomar la vieja costumbre, el zurdo manacorense continuó la inercia de la Copa Davis y sometió a Bedene, quien no dio muestras, como otros tantos, de inquietar al español sobre tierra.

Pese a mandar la primera derecha a la red, Nadal no tardó en carburar y coger ritmo en los peloteos, esos en los que el esloveno sólo podía mirar la raqueta y el suelo para preguntarse qué había podido salir mal. Pero no era tanto qué hiciera mal el esloveno, sino qué hizo bien el balear, que no marcó más golpes ganadores que su rival en la primera manga (ocho por nueve), pero sí redujo la sangría de errores no forzados (seis por quince).

Más información

El español, en la hora de la siesta y en una central aún tratándose de recuperar del taquicárdico duelo entre Novak Djokovic y Borna Coric -con victoria para el serbio por 7-6 y 7-5-, no se dejó dominar por el buen saque de Bedene y desactivó su velocidad con la derecha para infligir dos roturas en el primer set y cerrar con una dejada que secó al esloveno.

En un segundo set más competido, con Nadal aún en modo diesel, al ser primer día de torneo, el balear encontró la rotura en el séptimo juego y echó por tierra el trabajo previo de Bedene, que había soñado con la sorpresa durante los seis juegos anteriores, en los que mantuvo a raya al español.

Sorpresa porque no es sólo que Nadal únicamente haya sufrido un set en contra en sus debuts en torneos de tierra, sino que en sus 40 primeros partidos en primeras rondas ha sumado 40 victorias. Ni un sólo rasguño en el que ya se encamina hacia el undécimo Masters 1.000 de Montecarlo y que mira al horizonte de Djokovic, con el que podría cruzarse en cuartos de final, como mayor obstáculo para levantar el trofeo.

En la siguiente ronda, que se disputará este jueves, Nadal se encontrará con el ruso Karen Khachanov, que se deshizo con mucha facilidad de Gilles Simon (6-2 y 6-2). El jugador, entrenado hasta este 2018 por el español Galo Blanco, pisa por primera vez la tercera ronda de un Masters 1.000 sobre arcilla y se enfrentará al balear, con el que ha cedido en sus dos choques previos, en el ATP 500 de Pekín y en Wimbledon, ambas fechas en 2017.

En cuanto al resto de españoles, Roberto Bautista se quedó con el duelo fratricida y despejó el camino a octavos al apartar a Feliciano López (6-3 y 7-6), mientras que Albert Ramos, finalista el año pasado, cayó ante Philipp Kohlschreiber (6-4 y 6-2), por lo que caerá hasta el número 40 del mundo tras no poder defender los 600 puntos de 2017. El rodense Guillermo García López no pudo hacer buena su condición de 'lucky loser' y se vio superado por el italiano Andreas Seppi (4-6, 6-3 y 7-5).

Fotos

Vídeos