Másters 1000 Roma

Nadal martillea a Verdasco

Nadal golpea la bola. /Filippo Monteforte (Afp)
Nadal golpea la bola. / Filippo Monteforte (Afp)

El balear supera al madrileño por decimoséptima vez y se clasifica para semifinales

ENRIC GARDINERMadrid

Rafael Nadal sigue opositando a las finales. Después de caer en los últimos tres torneos de arcilla en las semifinales, el español vuelve a pisar la penúltima ronda de un campeonato en busca del ansiado título que se le resiste en 2019.

Después de la locura del jueves romano, en la que Nadal reinó con dos partidos impolutos y terroríficos en los que tan solo cedió dos juegos en total y pasó en pista 2 horas y diez minutos, el viernes fue un día más apacible en la capital transalpina.

Fernando Verdasco se midió por vigésima vez a Nadal y comprobó cómo el estado de forma del manacorense está en continuo ascenso para alcanzar ese pico de forma con la llegada en diez días de Roland Garros. La victoria por 6-4 y 6-0 supuso el impulso de Nadal hacia semifinales y la caída de un Verdasco que llegaba al duelo tras dos batallas titánicas el jueves. El madrileño pasó dos tests a tres sets ante Dominic Thiem y Karen Khachanov, con un total de casi cinco horas en pista, antes de encarar el mayor reto sobre tierra, Nadal.

Una erosión física que Verdasco, a sus 35 años, parece aparcar a un lado y es que pertenece a esa estirpe de tenistas que permanecen impertérritos ante el paso del tiempo. Un escalón por debajo de jugadores como Roger Federer, Novak Djokovic o el propio Nadal, pero con el mismo amor por el tenis, Verdasco sigue rindiendo a gran nivel a pesar de su veteranía en el circuito. Lo demuestra su ránking (38 del mundo, aunque ascenderá al 26 gracias a estos cuartos de final) y sus resultados, ya que este año ya haganado a un 'top ten' como Thiem y le arrancó, por ejemplo, un set a Federer en Dubái,

Parcial demoledor

Pero enfrentarse a Nadal sobre tierra va mucho más allá de todo lo expuesto anteriormente. El desafío se multiplica cuando se cierne un Nadal hambriento y herido, eliminado antes de tiempo de cotos privados como Montecarlo, Barcelona y Madrid. Su cinturón de títulos está a cero y eso debe cambiar antes de vislumbrar París, donde un fallo deja ya sin más revanchas la gira de tierra.

Y los fantasmas de las recientes derrotas aparecieron, cuando Verdasco inició arrollador y a base de una decena de golpes ganadores se aupó en el marcador, pero con una inercia insostenible. Por eso en cuanto desapareció esa inercia, Nadal enlazó un parcial de once juegos a uno y despejó las dudas. Volverá a semifinales.

En el resto de la jornada, Federer se bajó del torneo debido a una lesión en la pierna derecha y no saltó a su partido contra el griego Stefanos Tsitsipas, que pasó directamente a semifinales. El griego, finalista en Madrid, será el rival de Nadal, en lo que supone la revancha de lo vivido en la capital española, cuando Tsitsipas eliminó al cinco veces campeón antes de caer en la final ante Novak Djokovic.