Tenis

Albert Ramos ejerce otra vez de verdugo de Roberto Carballés

Carballés trata de llegar a una bola cerca de la red. /IDEAL
Carballés trata de llegar a una bola cerca de la red. / IDEAL

El tenista granadino no consigue acceder a las semifinales en el Torneo de Gstaad tras perder por 6-2 y 6-1 con el catalán

JULIO PIÑEROGranada

Roberto Carballés quedó eliminado en el Torneo de Gstaad. Al igual que ocurrió la semana pasada en el Open de Bastad, Albert Ramos ejerció de verdugo otra vez para impedirle el paso a las semifinales de un ATP 250. Perdió de forma clara en dos sets por 6-2 y 6-1. El partido apenas duró una hora y cuarta, y en esta ocasión ni siquiera hubo la necesidad de llegar a una tercera manga, como sucedió hace una semana para decidir el ganador.

El tenista granadino apenas pudo oponer resistencia ante un rival que dio la impresión de haber recuperado la solidez que le hizo estar entre los veinte primeros en el ránking mundial. Ramos estuvo muy inspirado y sus golpes hicieron mucho daño desde el principio. Ya en la eliminatoria de octavos de final se deshizo también de Fernando Verdasco en dos sets.

Carballés tuvo problemas con su servicio. Hizo tres dobles faltas y tuvo un porcentaje bajo de puntos ganados con su segundo servicio. Al resto también fue mejor su rival.

En el primer set los dos jugadores se aferraron a su saque en el inicio. Fue necesario esperar hasta el sexto juego para que llegara el primer 'break'. Resultó muy disputado, pero finalmente lo ganó Albert Ramos y eso ya le dio una ventaja que Carballés no pudo recuperar. De hecho, perdió también el octavo juego y esa manga ya fue para el jugador catalán.

Esa situación hizo mucho daño al tenista granadino. Perdió el primer juego en blanco en el inicio del segundo set y después volvió a caer con su servicio, sin ser capaz de hacer ningún punto. A las primeras de cambio se puso con un 0-3 en contra, que empezó a pesarle. Pese a todo, se mantuvo firme y pudo ganar el cuarto juego para reducir un poco la diferencia. Pero Albert Ramos no bajó la guardia. Siguió en estado de gracia y fue más efectivo tanto de derecha como con su revés para dejar sin recursos a Carballés, que se mostró impotente ante el buen juego de su oponente. Perdió también con su saque en el sexto juego y el pase a semifinales se convirtió en un imposible.

Temas

Tenis