Deporte inclusivo

Poner a prueba la accesibilidad

Eva en su adaptada en primer plano, Charo y Raúl, en handbike con silla./C. GUISADO
Eva en su adaptada en primer plano, Charo y Raúl, en handbike con silla. / C. GUISADO

Diez cicloturistas llevan hasta el corazón de Andalucía sus handbikes, batecs y bicis adaptadas para cubrir la distancia entre Doña Mencía y Lucena

CÉSAR GUISADOGRANADA

Prácticamente lo viene haciendo desde su creación porque esta asociación nació ya no sólo la con vocación de descubrir aquello que está al alcance de la mano pero a veces no lo vemos, sino que además su misión emerge de los esfuerzos por acercarnos hasta la punta de los pies las oportunidades del deporte universal. Que sólo tengamos que dar el primer paso para disfrutar de actividades como el esquí adaptado, las carreras inclusivas y por supuesto el baloncesto. Pero otra de las aventuras que arraigó con fuerza y que se sigue cultivando con mimo es la de hallar nuevas rutas en las que dar tienda suelta a esas ganas de devorar kilómetros sea andando o sobre las ruedas de una bicicleta adaptada, una batec o una handbike.

Y de esta forma, la furgoneta de Granada Integra abrió sus puertas hace unos días para cargarse con estas máquinas y las ilusiones de una decena de asociados, que acudieron a descubrir una de las rutas más impresionantes del corazón de Andalucía. La asociación descubrió que la Vía Verde Subbética es una ruta accesible. Por allí discurría el antiguo Tren del Aceite y de lo que fueron sus vías hoy queda un paso a través de puentes de hierro y grutas a través de la montaña que invitan a disfrutar de cada pedalada.

Son 65 kilómetros entre el Río Guadajoz y la Estación de Campo Real, en Puente Genil, atravesando los municipios de Luque, Zuheros, Doña Mencía, Cabra, Lucena, Moriles y Aguilar de la Frontera. Sábado, con un sol cálido de este final de invierno que invita a desprenderse de capas de ropa antes de hacer deporte al aire libre. A las once de la mañana, diez socios de Granada Integra cabalgaron sus bicis, sus batec y sus handbikes para poner a prueba la accesibilidad de esta Vía Verde. IDEAL estuvo con ellos, y la ruta aprobó con nota la prueba.

La ruta

El inicio de esta Vía Verde se produce en el viaducto del río Guadajoz. Este impresionante puente vuela sobre el cauce del Guadajoz, límite natural entre las tierras de Jaén y Córdoba. Tras cruzar el río se asciende por una suave pero continua cuesta entre olivares. La vía va dejando atrás el Guadajoz y se pega al terreno, trazando atractivas curvas y calando el terreno en grandes trincheras. Esta remontada toca a su fin unos tres kilómetros más arriba, concretamente en el llamado Collado de las Arcas.

A los veinte kilómetros, después de unas cuantas pedaladas, aparece la villa de Doña Mencía. Desde aquí desembarcó el pelotón de Granada Integra, dando comienzo la marcha a los pies de la antigua estación y hoy restaurante, donde a la vuelta esperaba una parrillada de carne a los sufridos deportistas. La Vía Verde mantiene ahora un trazado prácticamente llano, aunque se aprecia bajada a la ida y algo más de pendiente a la vuelta de este lugar de partida. Como una constante en toda la vía, a cada poco se suceden las casillas de ferroviarios así como alguna ermita al paso.

Tras cruzar sobre un puente la vieja carretera de Cabra, se accede al único túnel de esta vía: el Túnel del Plantío, que obliga a desprenderse de las gafas de sol porque no está iluminado y el contraste es notable en su interior. Aquí se inicia el descenso hacia la villa de Cabra. Un kilómetro más adelante el paso obliga a cruzar otro viaducto, de nombre tan curioso como el de 'Los dientes de la vieja'.

La Estación de Cabra despide este municipio, avisando que aún restan once kilómetros hasta la próxima parada, Lucena. El camino hasta aquí se dibuja como una zona de viñedos, de donde sale el afamado Montilla Moriles. No en vano, la penúltima estación de esta ruta es la de Moriles-Horcajo. El grupo de cabeza llegó hasta Lucena y desde aquí media vuelta para un total de 46 kilómetros y algo más de cuatro horas de cicloturismo sosegado. De continuar la ruta, se llegaría hasta la antigua estación de Camporreal, última del recorrido, situada a 4 km del casco urbano de Puente Genil.