Deporte Adaptado

«Para un niño ciego hacer deporte no es importante, sino lo siguiente»

«Para un niño ciego hacer deporte no es importante, sino lo siguiente»
ALFREDO AGUILAR

La Once pone la primera piedra para la creación de una escuela deportiva para niños ciegos y con resto visual, que además será inclusiva y abierta a todo el mundo

CÉSAR GUISADOGRANADA

Durante estos días, España juega en Madrid el Campeonato del Mundo de fútbol para ciegos. Un torneo en el que 'La Roja' de Antonio Niño y compañía tiene puestas muchas ilusiones pese a que finalmente no ha contado con el granadino Moisés González, descartado a última hora, pero con opciones de seguir contando para el futuro. Hace unos días cuatro montañeros ciegos y con discapacidad visual grave coronaron en Noruega el monte más alto de los Alpes Escandinavos, el Galdhopiggen, de 2.469 metros de altura.

Javi Aguilar, a quien la Asociación Española de la Prensa Deportiva en Granada galardonó este año como el mejor deportista con discapacidad de la provincia, ganó la última Copa del Mundo de escalada, en la categoría de invidentes totales. Al final, llegar a cotas deportivas tan altas no es cuestión de una preparación intensiva durante unos años. Más allá, llegar a conseguir algo así en tu carrera deportiva requiere de un compromiso que comienza cuando se es niño. Esta norma no entiende de la capacidad visual que tengas.

Por eso la Once quiere formalizar la creación de escuelas deportivas para niños en toda Andalucía. Comienzan a emerger proyectos en Sevilla, en Cádiz y en Málaga. En Granada, la semana pasada se puso en marcha una prueba piloto a la que asistieron una treintena de niños y la intención es que este club multideportivo eche a rodar a partir de septiembre y, a partir de aquí, organizar reuniones zonales con las sedes de Jaén y Almería.

En el Núñez Blanca se reunieron treinta niños. Trece afiliados a la Once y el resto, amigos de ellos sin ninguna discapacidad visual porque se pretende hacer de este un proyecto inclusivo. Se llevó a cabo un entrenamiento de fútbol y una sesión de natación. También se había programado atletismo al aire libre, pero la lluvia acabó chafando esta opción, que continúa en pie para próximas ediciones.

Trece niños jugaron al fútbol, en las modalidades de B1, donde participan futbolistas ciegos totales excepto los porteros, y B2, con mayor resto visual y sin discapacidad. A la piscina se lanzaron más de una decena de niños. Alberto Morillas es el director de la Once en Granada. Organizó y supervisó una jornada que contó con el apoyo del Ayuntamiento de Granada con la presencia del director del área de Deportes, Carlos Melero, y de la Junta de Andalucía, con Guillermo Quero visitando la actividad. Dijo Morillas al término que recogió muy buenas sensaciones de los padres una vez finalizó la actividad. «Fue una experiencia muy buena porque algunos padres no sabían que los niños pueden hacer estas cosas. Jugar al fútbol o jugar con otros niños sin discapacidad visual, y cuando ven que de verdad pueden, ellos salen motivados y sus hijos aún más», advierte.

«Nuestra idea es tener atletismo, natación, fútbol y goalball, lo que los niños quieran hacer. Poner en marcha deportes grupales donde los niños puedan participar entre iguales con otros niños de su misma edad o con un resto visual similar. Y para los deportes individuales no descartamos integrar a nuestros niños en clubes deportivos de atletismo, senderismo o montañismo», explica Morillas.

Proyecto inclusivo

Será esencial para esta segunda vía contar con entrenadores especializados. Guías que acompañen a los deportistas en sus actividades dentro de los clubes tradicionales y hacerlos evolucionar hacia la inclusión real. Y para que esto «necesitamos seguir contando con apoyo para las instalaciones municipales en la medida en que se puedan cuadrar horarios con los niños, sobre todo en la piscina y en el pabellón de fútbol, que son las actividades que más demanda tienen».

Porque viene a decir Alberto Morillas que el camino se hace andando. «Para un niño ciego hacer deporte no sólo es importante, sino lo siguiente. Cuando empieza, además de ganar en habilidades de coordinación, movilidad y orientación, avanza también en seguridad, en autoestima y competir le sirve para ponerse metas, obtener disciplina y unos objetivos por los que luchar. El deporte es una actividad muy completa en el desarrollo de toda persona, y en el caso de una persona con deficiencia visual le viene más que bien», apuntilla.

 

Fotos

Vídeos