Atletismo

Más de mil corredores retan y amainan la lluvia

Más de mil corredores retan y amainan la lluvia
RAMÓN L. PÉREZ

Abdelhadi El Mouaziz y Jessica Petersson ganan la V Carrera de la Universidad-Ciudad de Granada

JOSÉ I. CEJUDOGRANADA

Comenzaron a caer tímidas gotas de lluvia cuando los corredores populares ya calentaban en los 'paseíllos' universitarios de Fuentenueva. Algunos se asustaron. Otros, la gran mayoría, sonreían absortos. Les daba igual que lloviese. Ese entusiasmo bien pudo hacer, jugando al realismo mágico, que la lluvia amainase y diese un respiro durante toda la mañana para descargar con furia luego por la tarde. La V Carrera Urbana Universidad-Ciudad de Granada se celebró ayer sin ningún inconveniente más allá de algunas ausencias respecto a la lista de inscritos que dejó la participación final en algo más de 1.100 corredores. La templada temperatura y un sol amable, condiciones propias del otoño que por fin goza Granada tras un primer invierno, favorecieron un gran ambiente de atletismo por toda la capital.

Ese aviso de lluvia hizo mella en el entorno de la prueba, con menos curiosos atentos que en anteriores ediciones. Permanecían concentrados los corredores, muchos con sudaderas y pantalones largos. Iban tomando posiciones según su ambición. Abdelhadi El Mouaziz, hermano de Abdelkader, se colocó en pleno centro tras la línea de salida, calada su gorra, fijo el objetivo único de la victoria entre ceja y ceja. Dio el pistoletazo de salida Jordi Mercadé, director del Centro de Actividades Deportivas de la UGR, y el millar de participantes abandonó Fuentenueva con paso firme y seguro ante la humedad del suelo. La mascota de MercaGranada se animaba a seguirlos.

La Carrera de la Universidad marchó desde Juan Ossorio y Severo Ochoa por el centro pasando por el Triunfo y Calle Elvira hasta los paseos de la Bomba o del Salón y por las calles Recogidas o Jaudenes hasta regresar por Gonzalo Gallas. Un recorrido precioso por toda la ciudad, cargado de cuestas y curvas que complicaban la obtención de récords –no era el día–. Por el camino se produjeron algunas caídas, con algún catedrático que otro rodando. No en vano era la prueba popular de la comunidad universitaria.

Victoria de un clásico

Y como prometía con su ubicación en la salida, el marroquí con sentir granadino Abdelhadi El Mouaziz fue el primer atleta en emerger desde la otra punta de los 'paseíllos' para enfilar la meta y alcanzarla en 32 minutos y 28 segundos, seguido de cerca en la recta y a cuatro segundos por Pablo Salcedo, ambos compañeros del Cueva de Nerja. «Estoy muy contento por ganar otra vez aquí en mi ciudad, Granada», expresó ya ganador. «Al octavo kilómetro cambié el ritmo y tomé distancia pero en los dos últimos kilómetros sufrí mucho porque me perdí un poco en el camino y me dolía el isquio, sentía como una aguja», contó Abdelhadi El Mouaziz. «Seguí mi ritmo pero con la lluvia las calles del centro son complicadas porque exigen muchos cambios y cualquiera puede lesionarse, es un circuito complicado para correr rápido por las cuestas pero es muy chulo ir por el centro con toda la gente. Es importante para la ciudad», valoró el marroquí, que dejó su marca a minuto y medio del registro de su compatriota Mohammed Blal hace un año. Acompañó a El Mouaziz y a Salcedo en el podio Alberto Casas, atleta del Granada Run Project en su estreno tras la presentación del viernes en el Pilar del Toro. Los 'Bikilas' refundados vestirán camiseta negra y pantalón rojo en este nuevo proyecto.

Repitió victoria entre las mujeres la danesa Jessica Petersson, flamante fichaje del Granada Run Project para impulsar la participación femenina. La maratoniana completó los diez kilómetros en 38 minutos, también lejos del récord de la granadina Ester Hidalgo que se alargará como mínimo cinco años. «Ha sido una carrera fantástica. Empecé algo retrasada porque no sabía por dónde tiraba el recorrido hasta que vi el pelo de la primera chica antes del segundo kilómetro, iba muy rápido y fui a por ella. Luego me fui enganchando a distintos corredores para mantener el ritmo y no aflojar y pude apretar hasta el final», describió Petersson, que entró casi que de la mano de Manuel de Guzmán. «Es un circuito genial para conocer la ciudad, como un 'city tour'. Me gusta llevar el nombre de Granada en mi nuevo club e intentar alcanzar a mis compañeros», añadió. La siguieron Zhor El Amrani (Maracena) y Ana Gay (Sobre 2 Ruedas Bike). Varias corredoras se acercaron a felicitarla con cariño y respeto.

Más de mil personas reunidas con todo por celebrar, como el regatear la hora de carrera en el último segundo con un 'olé' en busca del abrazo de un compañero, una pareja o una madre tras el reconocimiento mutuo con el rival en los últimos metros. No se lo perdió el gran Esteban Montiel y también se acercó la marchadora Ainhoa Pinedo, finalista en los 50k de Berlín. La Carrera de la Universidad-Ciudad de Granada camina firme y hasta la lluvia lo respeta.

 

Fotos

Vídeos