Pádel

Marta Marrero y Alejandra Salazar quieren volver a ser lo que fueron

Marrero (izda.) y Salazar, sonrientes ayer en la pista./PEPE MARÍN
Marrero (izda.) y Salazar, sonrientes ayer en la pista. / PEPE MARÍN

La tercera mejor pareja del ránking vuelve al circuito después de que una desgraciada lesión las mantuviera separadas durante muchos meses

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

El último recuerdo que la palista Marta Marrero guarda de Granada no es tan feliz como pudo serlo. Cayó en la final del pasado Open en la ciudad ante Lucía Sainz y Gemma Triay, hoy la segunda mejor pareja del ránking tras las gemelas Alayeto. A su lado estuvo la argentina Cata Tenorio, relevo ante una circunstancia desafortunada: la gravísima lesión de su pareja Alejandra Salazar, con quien ha conseguido sus mayores logros en los últimos años. Marrero, otrora tenista de éxito y rival incluso de las Williams, regresa a Granada con ganas de guerra y con su compañera recuperada. Aspiran a ganar, como no podía ser de otra forma, con el ánimo de disfrutar por el camino como única premisa en «una de las ciudades más bonitas de España».

Marta Marrero y Alejandra Salazar acuden a este Open de Granada plenas de optimismo. «Estoy encantada de estar aquí, venimos con mucha confianza y aunque tendremos duras batallas iremos paso a paso», expresa Marrero. «Llevamos unos torneos muy buenos y ojalá podamos seguir con la racha y las buenas sensaciones», reza su pareja. Asumen su estatus y ambicionan la victoria. «A nuestro nivel el objetivo es obviamente llegar lo más alto posible y ganar, pero es muy difícil y tampoco pasa nada si no se consigue», calma la extenista. «Si queremos escalar posiciones tenemos que estar ahí, en los partidos del domingo», apostilla 'Ale' Salazar.

La estremecedora rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla y esguince del ligamento lateral interno que Alejandra Salazar sufrió en junio de 2017 la mantuvo lejos de las pistas durante mucho tiempo. «Sabía que volver sería duro, cuesta mucho coger ritmo sin confianza tras muchos meses sin jugar, pero sabía que al año de lesión estaría de la mejor manera y ahora, en los últimos torneos, es nuestro momento», asevera Salazar, que junto a Marrero compone la dupla de 'las fieritas', unidas durante cuatro temporadas. «Hemos ido de menos a más, se podía prever tras la lesión, pero estamos disfrutando mucho en pista», reconoce la otra leona.

Renacimiento

Alejandra Salazar pretende recuperar el nivel que alcanzó en el año 2016, cuando ella y Marta Marrero llegaron a ser la mejor pareja del mundo. Sin miedo ni a las gemelas Alayeto ni a Sainz-Triay, a las que ya han ganado este año, Granada se desvela como una gran oportunidad para su renacimiento personal, como ya ocurrió en 2013. «Tuve un virus en el corazón y no sabía si podría volver a competir. Tras un mes y pico parada reaparecí aquí y recuerdo haber disfrutado mucho después de haber creído que no podría volver a hacerlo», rememora Salazar.

Vienen de proclamarse campeonas del primer WOpen de mujeres. «Fue un éxito, cada vez nos siguen más. Es mérito de todas», aplaude Marta Marrero. «Llevamos años luchando por ello, lo merecemos», asiente Alejandra Salazar.

Temas

Pádel
 

Fotos

Vídeos