Alpinismo

Una lucha alpinista contra el cáncer

El alpinista granadino posa orgulloso junto a su libro. /ALFREDO AGUILAR
El alpinista granadino posa orgulloso junto a su libro. / ALFREDO AGUILAR

Javier Campos une pasión y talento en un proyecto con el que pretende aportar su granito de arena a la investigación médica

CAROLINA A. PALMAGRANADA

Estaba recorriendo el Sendero de los Apalaches -al este de los Estados Unidos- cuando recibió una llamada de su hermano. Su madre, de 80 años, tenía cáncer. Se trataba de un tumor cerebral que se estaba desarrollando de manera muy rápida. Le dieron un año de vida. Javier Campos no se lo pensó ni un segundo, y en tan solo 24 horas ya estaba de vuelta en casa. Lo dejó todo de lado para poder volver a estar con su madre, para quien el año de vida prometido por los médicos se quedó solo en 50 días, que el alpinista intentó exprimir tanto como pudo al lado de la mujer que lo vio nacer. Y fue entonces cuando se gestó la gran idea.

Javier, acostumbrado a realizar trabajos audiovisuales de aventura con fin social y aficionado al alpinismo desde una edad temprana, decidió que al fin era hora de comenzar su propio proyecto solidario combinando su pasión y gran talento. Allí nació '17 cimas para vencer el cáncer', un proyecto creado en colaboración con Obra Social la Caixa por el que Javier coronaría la cima más alta de cada una de las 17 comunidades autónomas de España en compañía de algunos de los alpinistas más relevantes del país, y junto a personas altamente vinculadas con el cáncer.

El resultado fue un fotolibro en el que se expresa y cuenta toda esta aventura, y del que cada uno de los céntimos recaudados serán invertidos en proyectos de investigación oncológica en España.

Un proyecto personal

«Tenía tanto componente personal, que no me importaba perder un año de trabajo», afirma Javier, que desde octubre del año pasado ha estado dedicándose a este proyecto de manera exclusiva. Con él pretende aportar, aunque sea, un granito de arena a la lucha.

«Sé que esto no erradicará el cáncer, pero algo puede hacer. Creo que ayudar en causas sociales es una obligación moral de cualquiera en una sociedad de bienestar absoluto, pero la sensación de no poder hacer nada grande, ni cambiar el mundo siempre nos acaba por frenar», manifiesta Javier, que añade que «el protagonista de todo esto es el cáncer, nosotros solos queremos contribuir de la forma que mejor sabemos hacer, subiendo montañas. Queremos con nuestra pasión, ayudar a las personas y familiares que padecen la enfermedad».

La idea original era que el proyecto durara dos meses, y al final se acabó alargando a 157 días, desde el 10 de Diciembre de 2017 hasta finales de Abril de 2018. Desde entonces Javier ha estado trabajando en la sombra con el libro, en el que pretendió hacer el mínimo gasto posible para poder destinar la mayor cantidad de fondos a proyectos de investigación oncológica. «Fue algo muy artesanal. Cada vez que entro en mi casa, lo primero que veo es una pared entera llena de cajas de libros. Meto unas diez en el maletero del coche y salgo para la próxima presentación en cualquier otro punto de España. Pero sigue siendo un gran satisfacción, creo que esto es lo mejor que he hecho en mi vida».

Retos más grandes

Javier Campos fue un aficionado al deporte desde niño. Pasó toda su niñez haciendo todo tipo de actividades físicas: atletismo, buceo, fútbol, etc. Hasta que en 1983, con 15 años, un amigo le invitó a subir al Veleta y le «enganchó, no volví a pegarle una patada a un balón nunca más», recuerda. Pero «en la montaña siempre se trata de asumir retos cada vez más difíciles», y tras años yendo cada día a por más, en 1999 Javier acabó en el Himalaya haciendo de cámara, por casualidad, para un alpinista que acababa de conocer y como favor extraordinario. El resultado fue tan bueno que rápidamente le pidieron continuar en ese rol, a pesar de no haber estudiado ni trabajado en nada relacionado con las audiovisuales nunca antes. Unos pocos meses después, Javier y su compañero del Himalaya planificaron un proyecto documental en torno a una expedición al Polo Norte, que consiguieron vender a Canal Sur. Con el dinero del adelanto recibido, compraron un par de cámaras para realizar el documental, y aprovecharon el viaje hacia Canadá para leer las instrucciones de los aparatos adquiridos. «Salió tan bien que luego pasé diez años trabajando para Canal Sur», afirma Javier.

Actualmente dedica todo su tiempo a la promoción y venta del libro, cuya última presentación será en Granada, durante el próximo diciembre. Para entonces, Javier espera haber vendido todos los ejemplares existentes.

Para el alpinista granadino, «lo más importante no es solo el dinero que se recaude, sino también el mensaje. La colaboración de toda la gente que ha participado me ha hecho creer de nuevo en el ser humano», declara Javier, para quien la compra del libro «es una inversión en uno mismo, porque a todos nos puede llegar a ocurrir, y cada euro invertido puede resultar en nuestro propio beneficio».

El libro es de edición limitada, y los ejemplares aún pueden conseguirse en la página web de venta oficial www.javier-campos.org, o en las próximas presentaciones, que se irán desarrollando en las diferentes ciudades hasta el próximo diciembre, finalizando en Granada.

Fotos

Vídeos