Fútbol modesto

Intranquilidad de Huétor Tájar y Huétor Vega pese a estar teóricamente salvados

Intranquilidad de Huétor Tájar y Huétor Vega pese a estar teóricamente salvados
A. A.

La posible restructuración de la categoría hace que ningún equipo de la zona templada pueda relajarse

CÉSAR GUISADO GRANADA

A tres jornadas para abrochar definitivamente la temporada, ya está decidido qué equipos van a luchar por la promoción a la categoría de bronce del fútbol nacional. Serán los que se han venido conociendo durante el curso por el apodo de los cuatro trasatlánticos debido a lo difícil que lo han tenido el resto de conjuntos para entrar a la brega con ellos. Así, Real Jaén, Linares, El Palo y Antequera se reparten las cuatro primeras plazas. Ahora resta sólo saber el orden. Los mineros todavía acechan a los del Santo Reino. Están a seis puntos y aún deben jugarse nueve. Los blancos sangraron ante el Antequera y en casa, aunque todo parece indicar que celebrar el campeonato se trata de un trámite, máxime cuando los de Aybar reciben al Linares esta jornada.

La cosa tiene más miga por abajo. Ahora toca no ya sacar la calculadora, sino activar el modo científico para meterle variables apenas intangibles. Por ejemplo, el Atarfe, que se encuentra a ocho puntos de la salvación –porque aun empatando con el Rincón caería una posición por el enfrentamiento directo– se mide a un Mancha Real prácticamente de pretemporada, con reforma ya de plantilla en marcha y sin más objetivos que prensar en agosto. Los verdiblancos deben ganarlo todo de aquí al 19 de mayo y no sólo eso. Han de esperar desaciertos de rivales.

Huétor Tájar y Huétor Vega, que vienen de repartirse los puntos en La Viñas, están matemáticamente salvados, pero no están tranquilos porque la posible remodelación de la categoría puede acarrear serios problemas al equipo que se deje llevar en estas tres últimas jornadas. De estos, el Huétor Tájar puede dar un paso de gigante porque se mide al Torredonjimeno, pero pocos equipos han hecho a los jaeneros hincar la rodilla en Tosiria esta temporada. De ganar, los amarillos los adelantarían en la tabla, metiéndole en problemas.

Y lo del Huétor Vega no es más fácil. Visita al Loja, que viene de ganar 2-5 en La Espiguera y anteriormente se apuntó un 3-2 en casa ante el San Pedro. Esto es un gol cada once minutos, por lo que Morente debe conformar al Huétor Vega más compacto de la temporada para que no haya fisuras que permitan alegrías lojeñas esta jornada.

Y por lo demás, apenas insípidos los partidos de Motril ante el Alhaurino y del descendido Guadix ante el Alhaurín de la Torre, en casa y a domicilio ambos granadinos, respectivamente. Se acabaron los objetivos para dos conjuntos que tienen deberes para la próxima campaña: retomar lo que fueron. Pelear por las categorías superiores que nunca debieron abandonar.

División de Honor

No pudo ser más oportuna la contundente victoria del Arenas la semana pasada para añadir picante al último mes de competición en este grupo II de la categoría. El Atlético Porcuna no tiene tan amarrado el liderato como pensaba y ahora el Maracena está a un punto de distancia. Con las cuentas encima de la mesa, serán estos dos equipos los que se lleven el ascenso siempre que sean capaces de mantener esa ventaja de nueve y ocho puntos que mantienen con el Berja, respectivamente. A los de Juan Antonio Milla les toca afianzarse en la casa del Oriente con el encuentro que cierra esta trigésimo primera jornada. Los almerienses no se dan por salvados ya que el arrastre del equipos de Tercera a Honor puede traer descensos inesperados y, pese a que estos son octavos, hasta la décima plaza puede haber líos.

Lo saben en Armilla. El Arenas está cuatro puntos por encima del descenso, pero aquí no se deja de remar. El viaje a Villacarrillo se dibuja como otra oportunidad para dar un zarpazo más. Molina, sancionado, no podrá vestirse de corto pero la buena noticia es que limpia su acta de amonestaciones y concurre limpio para el tramo final. Y, por abajo, suenan cornetas para el Cúllar Vega, que se mide a un Begíjar que es cuarto, y para el Monachil, que se presenta en casa para recibir al Casabermeja, sin Aguado. Unos y otros no pueden pensar más que en obtener los tres puntos como una bocanada de aire vital para su salvación.

Y por último, el Céltic se mide al Athletic de Coín debiendo revolucionar el once, ya que Rubio, Manu López y Sacha suman cinco tarjetas amarillas, por lo que no pueden ser alineados. Los malagueños no tienen nada en juego, y en principio los pulianeros tampoco más allá de los puntos que con el paso de las jornadas van a decidir las posiciones de mitad de tabla.