Tercera División

El Huétor Vega recupera la sonrisa

Despeje del Loja, que cayó derrotado en Las Viñas ante los hueteños./ALFREDO AGUILAR
Despeje del Loja, que cayó derrotado en Las Viñas ante los hueteños. / ALFREDO AGUILAR

El conjunto de Jaime Morente se da una alegría en Las Viñas y ante el Loja para sacar ventaja al descenso

FRAN ESPIGARESHUÉTOR VEGA

El conjunto hueteño volvió a la senda victoriosa después de tres jornadas sin hacerlo. Su buen partido en el derbi granadino ante el Loja corrobora que la mala racha sufrida es cosa del pasado y de esta forma consigue salir de puestos de descenso a base de ímpetu y buen juego. Los lojeños por su parte no tuvieron el día y nunca dieron sensación de poder llevarse ni tan siquiera algo positivo del área metropolitana de Granada.

El partido comenzó en el césped de Las Viñas con un equipo que buscaba dominar la bola y llevar la voz cantante. Ese no era otro que un Huétor Vega que no quería que los lojeños tuvieran el privilegio de ponerse por delante en el marcador. Con Capilla y Espínola muy activos, la mayor parte del juego se canalizaba por el carril zurdo. No obstante el que disfrutaría del primer aviso serio del choque sería el conjunto lojeño, que con un gran disparo de Funes enviaría la bola directamente a la madera.

Espínola se mostraba muy activo por la banda zurda y en una acción suya se internaría en el área por la esquina para soltar un potente zapatazo que Mario tuvo que repeler. Los visitantes tuvieron que sobreponerse a la lesión de su cancerbero tras un encontronazo en la nota negativa de la primera parte. El juego comenzó a decaer en cuanto a ocasiones pero no sobre la disputa del esférico en el eje del campo. El crono avanzaba hacia el descanso y en los compases finales Butzke tuvo la última del primer acto con un lanzamiento desde el balcón del área que Cámara acertó a despejar con una gran intervención.

Con el paso por vestuarios el partido entró en una fase de lucha de poder a poder. Los lojeños trataban de hilvanar jugadas y crear peligro sobre el arco rival pero se topaban una y otra vez con una zaga muy segura que sacaba todo lo que llegaba a su área. Los cambios que ambos técnicos introdujeron en el campo beneficiaron más al conjunto verdiblanco, que poco a poco fue teniendo más presencia en ataque y con mayor insistencia. Era sin duda el día de Espínola, quién estaba gozando de muchas acciones personales, y en la enésima intentona de entrar por banda acabó teniendo premio al penetrar por el pico del área y conseguir batir al arquero libelo con un gran disparo. El gol dio tranquilidad y alas a un cuadro hueteño con más resistencia física y el tramo final del choque, lejos de obtener represalias por parte de los visitantes, se mostró más plácido de lo que cabría esperar. Butzke lanzaría a portería y Gueye tocaría la bola en última instancia para mandar el fondo dentro de las mallas pero este se situaba en claro fuera de juego. La siguiente jugada no la desaprovecharía el bando local y tras una buena acción de Romero, con pase por encima del portero incluido, este encontraría a Marcos que con la testa cerraba el choque con un segundo tanto que sentenció al Loja.

Temas

Fútbol