Gala Desafío

Un homenaje a la superación

Un homenaje a la superación
FOTO: ALFREDO AGUILAR | GALERÍA: PEPE MARÍN Y AGUILAR

La primera edición de la Gala Desafío premia el trabajo, el esfuerzo y la historia que hay detrás de ocho deportivas que abordan con pasión su reto diario

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

Emocionante, inspiradora y mágica. Así fue la Gala Desafío, una ceremonia que premió el trabajo de ocho representantes del deporte inclusivo y que conmovieron a los presentes con sus historias, cargadas de superación y con la pasión como motor.

Presentada por la estrella televisiva Anne Igartiburu y con la presidencia de la secretaria de Estado para el Deporte, María José Rienda, la Gala Desafío hizo un recorrido por la trayectoria de unas personas que no sólo recibieron una distinción por los éxitos deportivos, sino por representar los verdaderos valores, la ilusión y la lucha por tener una vida mejor.

Así se distinguió a Paquillo Navas, joven futbolista que perdió una pierna por un cáncer pero que sigue soñando con jugar al deporte rey, con padrinos de lujo como Álvaro Morata; Michelle Morgan, chilena de nacimiento pero granadina de adopción, que perdió una pierna en una accidente de tráfico pero que no le ha impedido enfrentarse al reto de disputar las carreras del Gran Premio de fondo Diputación con una prótesis; Manolo Robles, leyenda del deporte inclusivo, abanderado paralímpico en Barcelona 92 y un genio del tenis de mesa; Lidia Canovas, cuya discapacidad intelectual no le impide ser campeona de España de esquí alpino; Javier Aguilar, campeón del mundo de escalada siendo ciego, dispuesto a enfrentarse a cualquier pared; Eduardo Luna, campeón de kárate y en su día de esquí, con síndrome de Down; Eva Isidoro, con una parálisis cerebral que no le impide ejercer de fisioterapeuta y practicar el baloncesto en silla de ruedas; y Jorge Abarca, enfermo de ELA pero con unas enormes ganas de vivir, afrontando esos «retos locos», como el mismo los define, por sus «ganas de vivir».

Cada historia tocó la fibra sensible de los presentes. Invitados, amigos y, sobre todo, familiares, entrenadores y compañeros que forman parte del equipo que tienen detrás estas personas y a las que les están muy agradecidos.

La Gala Desafío nace con la finalidad de poner de relieve a quienes son ejemplo para nuestra sociedad por romper cualquier límite y demostrar que el deporte es una perfecta herramienta socializadora. Las lágrimas que de manera natural se saltaron con algunos de ellos son el símbolo del homenaje que todos merecen por su capacidad de superación.

 

Fotos

Vídeos