Tiro

Guillermo Robles aumenta su palmarés con el Nacional de arco instintivo en sala

Guillermo Robles ajusta su disparo durante la final ante el manchego Agustín Vera./Ideal
Guillermo Robles ajusta su disparo durante la final ante el manchego Agustín Vera. / Ideal

El del Arco Alfacar firma una excelsa actuación en la que ganó el desempate frente a uno de los favoritos, el manchego Agustín Vera

CÉSAR GUISADOGRANADA

Comenzó templado, el séptimo de la clasificatoria después de las sesenta primeras flechas. Y a partir de aquí comenzó a crecer. A cada lanzamiento, a Guillermo Robles le pesaba saber que el año pasado se quedó a sólo un escalón del oro. Una plata tan amarga que todavía dejaba cierto regusto en el recuerdo. Pero fue deshaciéndose de sus rivales en cada cruce hasta llegar a la final y demostrar que su pulso ante el amarillo continúa siendo el más regular del país. Crecimiento exponencial que llevó a un Europeo en Suecia para representar a España y desde ahí, ladrillo a ladrillo coleccionando oros. El último, por fin en el Campeonato de España de tiro con arco tradicional y desnudo en sala. Otra muesca en su acto, otra medalla para la vitrina.

La cita tuvo lugar hace unos días en el Complejo Deportivo de la Universidad Europea de Madrid. Allí, en Villaviciosa de Odón, se reunieron los mejores tiradores del momento, quienes están llamados a las grandes citas internacionales. El escenario hizo brillar más aún el torneo. Un parqué bien dibujado para la práctica del arco, la iluminación correcta, pantallas para seguir las tiradas en primer plano y una grada que aportó calidez a la competición. Con estas, sesenta y nueve tiradores sostuvieron sus instintivos en la línea de tiro.

El granadino fue de menos a más. Concluyó séptimo la primera ronda alcanzando los 263 puntos con las sesenta primeras flechas lanzadas, alejado de los 279 del asturiano Jairo Fernández. La primera eliminatoria sirvió para calibrar las sensaciones. Sin apenas cometer un solo error, Guillermo Robles se deshizo con solvencia del navarro Carlos Sota, por 6-0. En la siguiente ronda ya esperaba el madrileño Pedro Marroquín, quien apretó más de lo esperado, cayendo eliminado eso sí por 6-4. Así llegó la primera prueba de fuego. Una piedra de toque en toda regla para saber si Robles, estaba preparado para pelear por los metales. El balear Damián Juan Ramís, uno de los arcos más avezados del circuito, esperaba en el próximo cruce tras haber sido el segundo de la ronda general. Pero el del Arco Alfacar no estaba dispuesto a dejarse sorprender, otro 6-4 para mirar de frente al podio.

Los metales

En la lucha por las medallas, el primer escollo lo puso José Rodríguez, aunque el cántabro se mostró muy desatinado tropezando con un 7-1 en contra. Y con la plata en el bolsillo, sólo quedaba pujar por el bronce ante otro de los grandes del circuito, el manchego Agustín Vera, con el que hubo que resolver en la última flecha. 6-5, Guillermo Robles se acababa de proclamar Campeón de España de arco instintivo en sala. Otra muesca en su arco, otro oro en el carcaj de uno de los deportistas granadinos más en forma del momento y al que ahora le toca afrontar la segunda jornada de la Liga Española en bosque, que se celebra en Asturias. Luego llegará la de Alfacar, como tercera sede, Navarra, Cataluña y el broche en Madrid.

El objetivo, ser de la Selección Española para el próximo Campeonato del Mundo, a celebrarse en el mes de septiembre. Para estar, «tengo que quedarme entre los tres primeros de la Liga y luego acceder a través de un sistema de selección que se ha establecido este año en base a los nuevos criterios que la federación ha impuesto este año», explica. En la primera jornada, que fue en Badajoz, comenzó con buen pie siendo el segundo clasificado.

Y sigue con una estela ascendente. Este Campeonato de España se lo jugó en la flecha de desempate, a la muerte súbita con Vera. «Creo que llegué con más posibilidades a la final que mi rival. Con más poderío, más experiencia, lo que me permitió ir tranquilo. Cuando pudo ganarme falló y eso me dio tranquilidad. Y la verdad es que salí muy contento porque por el camino gané al balear, Damián, que había sido campeón de España cuatro o cinco veces, y para mí resultó la eliminatoria más difícil. Y además el año pasado fui plata, así que por fin me doy por contento en este campeonato, que ya me estaba costando», bromea, con el tono ambicioso de los campeones.