Atletismo

El Gran Premio se despide con la emoción de Pilar

Pilar Moleón, la abuela del atletismo granadino, feliz en la meta tras cubrir las quince pruebas del circuito./RAMÓN L. PÉREZ
Pilar Moleón, la abuela del atletismo granadino, feliz en la meta tras cubrir las quince pruebas del circuito. / RAMÓN L. PÉREZ

La 'abuela' Moleón completa las quince pruebas del circuito y es vitoreada en Santa Fe, donde ganan Modesto Álvarez y Zhor El Amrani

JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

Más allá de los grandes atletas y más allá de los mejores tiempos está ella. Pilar. La suya es una de las grandes historias del circuito del Gran Premio de Fondo de Diputación. Quizás la que mejor sintetiza su esencia popular, por y para aficionados que corren para divertirse y superarse. La Hispanidad de Santa Fe supuso un año más el broche al Gran Premio de 2018 y el mejor escenario para el cálido y emotivo homenaje a la 'abuela' Pilar Moleón, que cumplió ayer el reto de completar las quince pruebas del circuito a sus 79 años. Y piensa seguir participando.

Más de mil personas acudieron al polideportivo de Santa Fe para competir una carrera con sinónimo de éxito, de ahí su privilegiada ubicación en el calendario. Nadie falla. Invita el recorrido, bonito y llano en 10 kilómetros que sugieren marcas personales. También el ambiente de un pueblo honrado y volcado. La señalización por seguridad, sin embargo, no se completó a tiempo y hubo que retrasar unos minutos la salida para impaciencia y confusión de los corredores, que incluso guardaron dos minutos de silencio entre el desconcierto aunque ambos muy sentidos y respetuosos por el guardia civil José Manuel Arcos. Luego echaron a correr con el regusto de la última del año.

Ausentes el campeón del circuito por segunda ocasión consecutiva, Manuel Santiago, y el ganador de la pasada edición de la carrera en apenas treinta minutos, Mohammed Blal, la prueba no perdió nivel. Ganó Modesto Álvarez, corredor del Bikila, en 32 minutos y 49 segundos. Llegó destacado, cómo y líder desde el comienzo de la carrera y sólo encimado en los últimos minutos por Cesáreo Ceballos (Todo Suma), que de menos a más terminó a sólo 21 segundos. También fue para Bikila el tercer puesto, logrado por una de las cabezas pensantes del club, el activo y reconocido Juan Pérez. Los de verde, siempre numerosos, vestirán de rojo en el próximo Gran Premio como Granada Run Project.

Modesto Álvarez, que ha visto su participación entorpecida por la lesión sufrida en la primera parada en Armilla, se reconoció ayer «muy contento». «Antes del kilómetro me distancié del grupo de cabeza, impuse mi ritmo y lo llevé bastante bien. Luego saltó Cesáreo, que venía fuerte, pero ya quedaba poco. El recorrido tiene muchos giros en curvas de la calle pero es muy bonito», describió el ganador, seducido en los últimos meses por el triatlón. Del 7 al 14 de noviembre competirá el Mundial militar de cross en Angola.

Todavía más pletórica se dejaba ver Zhor El Amrani, felicitada desde su llegada al polideportivo de Santa Fe como campeona del Gran Premio por tercera vez, un triunfo que se adjudicó por la vía de la calculadora después de que la danesa Jessica Petersson se ausentase, como ayer, en Salar. Su gran mérito ha sido la regularidad, con trece pruebas disputadas. Ayer sumó otro 1 como ganadora, la mejor guinda posible.

«Fui cómoda, cambié de ritmo en el octavo kilómetro y dejé atrás a Keila. Esta carrera viene bien para soltar todos los kilómetros que llevamos en las piernas, no se sufre demasiado y viene mucha gente, me encanta», admitió. Pudo borrar el disgusto del año pasado, cuando se creyó campeona hasta que las cuentas cedieron la victoria a María Dolores Díez Santaella. «El Gran Premio no va de correr más o menos, sino de constancia. Tuve muchos campeonatos y vine al correr al día siguiente. Todas intentamos venir cada domingo a luchar para poder aspirar al podio. Ha valido la pena todo el sufrimiento», expresó Zhor en torno al desenlace del circuito.

Una estrella de 79 años

Volvió a cerrar la carrera pero no lo hizo sola. Cientos de corredores empujaron a la 'abuela' Pilar Moleón en los últimos metros de la prueba, entre cánticos y aplausos cariñosos y sinceros. Es una heroína que cumple con sus promesas. Ha completado las quince pruebas, a su ritmo y por encima de cuestas e incluso medias maratones. «No esperaba esta sorpresa. Me he sentido muy acompañada y querida, me animan para que no lo deje y no quiero hacerlo, cada vez me gusta más», señaló todavía emocionada. Todos quisieron una foto con ella. En ocasiones lo mejor, lo esencial, sólo llega al final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos