Atletismo

La esencia del 'jovenerismo' en el atletismo de Granada

Los velocistas del club Granada Joven entrenan en la pista de tartán del complejo deportivo Núñez Blanca. / RAMÓN L. PÉREZ

El Granada Joven insiste desde su fundación en 2006 en la formación integral de sus miembros | El compañerismo, el esfuerzo o la empatía hacia el rival son algunos de los valores que se transmiten en esta escuela de atletismo

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

Admite David Zurita, director técnico del Granada Joven, que la filosofía del 'jovenerismo' es difícil de explicar con palabras «pero muy fácil de comprender en la pista con los niños». Se acuerda de una atleta del club que hace pocos meses no pudo conseguir la mínima para su Campeonato de España. «Rompió a llorar y cuando quise llegar a donde estaba ya la rodeaban niños pequeños del club abrazándola, aunque no la conocieran de nada». Una fotografía para ilustrar esa esencia atlética que desde el club, y por uno de los padres que lo rodean, bautizaron como 'jovenerismo'.

David Zurita y Juan Carlos Bailón, todavía presidente, crearon en 2006 un nuevo club de atletismo en la capital bajo la firme aspiración de que sus jóvenes miembros vivieran una formación integral de todas las disciplinas atléticas. «La idea inicial era la de formar al atleta, primero como niño y luego como deportista. Esta sociedad deja el deporte a un lado, con menos horas de Educación Física en los colegios y con cada vez menos chiquillos jugando en las calles. Pensamos que la disciplina deportiva es importantísima, y también la forma en la que los deportistas se relacionan entre sí, sufriendo codo a codo. Eso une a las personas y genera una competitividad muy especial», expresa Zurita, hoy director deportivo, entrenador y responsable del área de velocidad, vallas y lanzamientos. «El Granada Joven es sobre todo una familia en la que se respira la filosofía y el ambiente que reina en el atletismo de la provincia hoy en día, en auge con deportistas de gran nivel», valora.

La escuela del club granadino, gran representante de la cantera de la provincia junto al Ciudad de Motril en la Costa, se compone actualmente de 160 miembros que se eleva hasta los 210 atletas federados si se cuentan también aquellos que residen fuera en este momento y los veteranos, que también los hay. «Tenemos grupos por edades de los cuatro a los catorce o quince años, donde ya empiezan a dividirse por disciplina entre la velocidad, la resistencia, los lanzamientos, lo saltos y las vallas. Hasta entonces practican de todo. Los atletas ya con nivel nacional pueden nutrirse luego de los conocimientos de nuestros técnicos con entrenamientos más específicos», sintetiza David Zurita.

Un aspecto interesante que habla bien del 'jovenerismo' es que el grueso de sus entrenadores, titulados, fueron atletas del club. Miguel Noguera, responsable del área de saltos y de la escuela de adultos, formada por veinte padres que dejaban a sus hijos hasta que les picó la curiosidad, explica que «estar en el Granada Joven implica vivir los valores del atletismo al 100%, al 200% incluso». «Inculcamos el compañerismo, el esfuerzo, la empatía por el rival. Intentamos formar a los niños en todas las disciplinas mediante el juego para que puedan conocer el atletismo al máximo», reconoce.

«Siempre miramos por los demás y nos apoyamos los unos en los otros, superando nuestros límites. Eso nos define y lo aplicamos en el día a día de nuestros estudios, trabajos y familias», afirma la entrenadora Laura García. «Más que un club al uso, somos un grupo de amigos. Fui atleta y siempre pensé que aquí estarían mis hijos porque más allá de resultados se premia el esfuerzo y el compañerismo, los valores del 'jovenero'. Los niños vienen corriendo, preguntan cuántas vueltas tienen que dar a la pista. Ponen interés y ganas», cuenta Manu Rodríguez, última incorporación. «Trabajamos como un equipo pese a que sea un deporte individual», resalta Cristina Pozas, también del cuerpo técnico como Salva Sánchez.

Promesas

Entre los miembros más prometedores del Granada Joven se encuentran Paola Almazán, Álex Rodríguez y María Antequera, de quince, dieciséis y dieciocho años. Paola es especialista en los 200 metros lisos aunque ha probado el 100, el 300 e incluso el 400. «Empecé hace cuatro años y nunca me habría imaginado que podría llegar a donde he llegado, a un Campeonato de España absoluto, ni que haría de mis compañeros una familia, porque es lo que somos. Cuando voy a entrenar desconecto, es una forma de liberarme, me siento bien», expresa.

El velocista Álex Rodríguez fue hace cuatro años campeón de España en los 80 metros vallas. «Nos conocemos todos desde pequeños, este es nuestro grupo de amigos. Disfrutamos los entrenamientos», asegura. María Antequera, especialista en 400 metros vallas al aire libre y pentatlón en pista cubierta, fue campeona andaluza en pruebas combinadas, premio al empeño interdisciplinar del club. «No cambiaría el atletismo por nada, venir a la pista me hace relajarme y despejarme», admite, orgullosa de sus amigos. Esencia 'jovenera'.