Tercera división

Cincuenta puntos para el Huétor Vega en San Pedro

La suma, en principio, le vale para atar la categoría, salvo que le arrastre el Recreativo Granada si baja

R. I. SAN PEDRO

El Huétor Vega ha alcanzado los cincuenta puntos, cota que debiera ser suficiente para prolongar la alegría hasta mayo. Aunque en una liga que tanto tiene que decir en los despachos, con posibles descensos administrativos, nadie se puede despistar. Para el descanso los de Jaime Morente ya ganaban 0-2 porque simplemente salieron en tromba, sabiendo a lo que jugaban, con orden y arrojo. A los diez minutos el equipo tuvo dos ocasiones claras, la primera de Espínola y otra con una buena jugada de Armando. Pero el gol llegaría sin embargo en propia puerta. Con todo la empujó Gueye, aunque finalmente el tanto subiría al marcador con nombre de Luisma, ya que el malagueño fue el último en tocarla.

1 San Pedro

2 Huétor Vega

GOLES
0-1, m.14 Luisma (p.p.); 0-2, m.26: Adri Butzke; 1-2, m.85 Pecas.
ÁRBITRO
Alonso Ramírez (Cádiz). Amonestó por los locales a Romero, Faucho, Pecas, Luisma y a Franky. También por los visitantes a Raúl Pérez. Expulsó en el Huétor Vega a Álvaro con roja directa en el minuto 67.

Diez más tarde, sería Espínola quien tendría ocasión de ampliar las distancias, desde los once metros. El árbitro señaló un claro penalti sobre el propio capitán del Huétor Vega, que sin embargo marró el lanzamiento en parte también a la buena acción del cancerbero, que le adivinó el lugar. Y de la decepción a la alegría nuevamente. Sería uno de los delanteros más en forma del campeonato, Butzke, quien cazaría un balón dentro del área para desde el ángulo exterior colocar el balón en la escuadra del portero, allí donde era imposible detenerla.

Tras el paso por vestuarios, el San Pedro pareció otro equipo. Le puso una marcha más al partido y esto obligó a Migue García a esforzarse al poco de la reanudación para evitar que los rojillos recortasen las distancias. Los últimos minutos fueron frenéticos, más si cabe cuando en el '85 recortó la distancia el San Pedro, de cabeza. El árbitro añadió lo que parecía una eternidad. Palomares incluso tuvo que sacar bajo palos la última intentona malagueña. Pero más ímpetu de los granadinos, que se llevaron los tres puntos.