Boxeo

La boxeadora granada Jennifer 'Bam Bam' Fernández: «Tengo cinco años para cumplir mi sueño»

Jennifer Fernández levanta pesas en su actividad de crossfit./ZONAWOOD
Jennifer Fernández levanta pesas en su actividad de crossfit. / ZONAWOOD

Jennifer 'Bam Bam' Fernández ha pasado en menos de un año de pelear su primer combate oficial a convertirse en posible representante española en unos JJ OO

CAROLINA PALMAGRANADA

Cuando hace menos de un año hablamos por primera vez con Jennifer Fernández, ella era tan solo una promesa del boxeo granadino. Si vuelven a esas páginas de IDEAL, verán escritos que se referían a sus comienzos e intentaban contener en simples palabras todas las ganas y esfuerzo que la joven granadina estaba poniendo, diariamente, sobre la mesa para llegar a alcanzar sus sueños. Jenni o 'Bam Bam', como se le conoce sobre el ring, estaba comenzando a explorar un mundo nuevo para ella. Era una de las pocas boxeadoras en la provincia nazarí en el momento y acababa de realizar por primera vez un combate de manera oficial.

Hoy, sin embargo, la que era tan solo una joven promesa del boxeo femenino granadino se ha acabado convirtiendo en internacional, campeona del título nacional por clubes y elegida para representar al país en el próximo campeonato europeo, para el que justamente ahora se encuentra preparándose en Tailandia.

Además, la granadina podría ser la primera participante femenina española en boxeo en ir a unos JJ OO. Sobre lo cual afirma que «tengo cinco años para cumplir mi sueño. Hace un año no hubiera imaginado esto nunca; pasar de pensar 'ojalá algún día' a venir a prepararme realmente para mis primeros Juegos».

Y es que la granadina acaba de renunciar a su vida en la provincia andaluza para trasladarse al Centro de Alto Rendimiento de Madrid, donde ha sido becada para continuar su entrenamiento.

Desde IDEAL hemos tenido el privilegio de ver su avance diario y sus fuerzas imparables, aquellas por las cuales comenzaba su jornada incluso antes de que saliera el sol para poder ir a entrenar con los guantes, trabajar para sobrevivir y complementar su formación física con la realización de crossfit.

«Pero no supe diferenciar mucho al final –el deporte complementario con el principal–», acepta y, al final, les dedica casi el mismo tiempo a ambos. De hecho, en crossfit ha conseguido situarse siempre entre los primeros puestos en todas las competiciones que realizaba, llegando a quedar segunda en la última, a nivel nacional. Puede deberse todo esto a su pasión por el deporte, o puede tener también que ver con cómo lo vincula a su padre, con quién empezó a practicar tan dura disciplina.

«Hacer los dos lo mismo y compartir algo que es tan importante para mí es indescriptible. Ya desde pequeña tenía fijación con mi padre, hacía todo para que él me viera y estuviera orgulloso de mí», recuerda. Puede que aún ahora siga haciendo lo mismo en el fondo, pues aunque fue su padre el que intentó mantenerla alejada del ring y tatami por su propia seguridad cuando era solo una niña, fue quien en primer lugar también la introdujo a esos deportes, al practicar él mismo artes marciales desde joven. Ahora comparten dietas y deporte, «su comienzo es mi comienzo, y me siento muy orgullosa de él». Desde este periódico, estamos seguros de que el sentimiento, con mucha probabilidad, debe ser mutuo.

Temas

Boxeo