Ciclismo

Candidatos a todo desde el «paraíso» de Sierra Nevada

Alejandro Valverde, por las carreteras granadinas estos días para preparar el Mundial./FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE CICLISMO
Alejandro Valverde, por las carreteras granadinas estos días para preparar el Mundial. / FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE CICLISMO

La selección española prepara el Mundial de Innsbruck en Granada por el clima, la tranquilidad y la variedad de sus carreteras de montaña

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

No es ningún secreto que Sierra Nevada en toda su extensión, con sus distintas alternativas, supone uno de los enclaves más valorados en la península por los atletas de élite para la preparación deportiva. La selección española de ciclismo ha sido la última en sumarse a una larga lista. Alejandro Valverde, un habitual de estos parajes desde 2002, fue quien propuso Sierra Nevada al seleccionador Javier Mínguez para la última concentración del equipo antes de partir a Innsbruck (Austria), donde se disputa el Campeonato del Mundo y la carrera élite este domingo. Desde el pasado jueves se encuentran alojados en el Hotel el Guerra, a sólo nueve kilómetros de la estación, los corredores Alejandro Valverde (Movistar), Enric Mas (Quick Step), Jesús Herrada (Cofidis), Ion Izagirre (Bahrain-Merida), Omar Fraile (Astana), David de la Cruz (Team Sky), Mikel Nieve (Mitchelton-Scott) y Jonathan Castroviejo (Team Sky), ya en Innsbruck en la contrarreloj.

Allí disfrutan de la tranquilidad que buscan, en un hotel convertido en una segunda casa en la que se encuentran a sus anchas. De vez en cuando coinciden en la recepción con aficionados, entre ellos niños que les idolatran, les esperan y, con respeto, les piden fotografías y autógrafos. La amabilidad es mutua e incluso se tratan de 'amigo'. «No pienso lavar la camiseta», comenta un chiquillo absorto en sus firmas.

El líder de esta selección española es Alejandro Valverde, actual corredor número 1 del mundo en el ránking UCI World Tour. El ciclista de Movistar, el 'Bala', cuenta con un palmarés que le avala como uno de los grandes favoritos para ganar este domingo el Mundial en Innsbruck. Sus compañeros lo saben y se han mentalizado para ayudarle. El propio Valverde es uno de los artífices de esta concentración en Sierra Nevada. «Siempre vengo aquí antes del Tour de Francia. Me gusta por todo, por el clima, la tranquilidad para entrenar bien, los puertos. Me encanta. Te aseguras que hará casi siempre bueno y tiene todo tipo de recorridos, llano y de media y alta montaña, es un sitio perfecto», se rinde el gran ciclista que ya lleva más de quince años acudiendo a la provincia.

El Bala, actual nº 1 del mundo y favorito en la prueba, frecuenta esta zona desde el año 2002

Los entrenamientos de Javier Mínguez y los suyos en Sierra Nevada han sido suaves aunque también de calidad, debido a los pocos días que restan para la cita mundialista. Por esta razón eligieron también quedarse en El Guerra, a menos altura. «Si nos hubiéramos ido a 2.000 metros como en el CAR a una semana del Mundial y tras la Vuelta habría supuesto mucha fatiga y habría sido hasta contraproducente», subraya Ion Izagirre. La mayor parte del tiempo la han dedicado a la asimilación de la prueba y a cohesionar el equipo con el mejor ambiente posible, tras haber compartido unos pocos días cada uno en su hogar tras la Vuelta a España.

«Lo más importante era recuperar tanto la cabeza como el cuerpo tras la Vuelta, y con el buen ambiente ha sido fácil. Las sensaciones empiezan a ser buenas, somos optimistas», explica Omar Fraile. «Ya conocía Sierra Nevada y la verdad es que los puertos son una gozada y la temperatura es increíble, estamos muy a gusto», reconoce. «Queríamos asegurarnos el buen tiempo en un terreno tranquilo y duro y descansar», señala David de la Cruz. «Ya conocía la zona, he estado varias veces en el CAR y Alejandro suele venir muy a menudo. Tiene una altura considerable. Hay buenas carreteras y variedad, el tráfico es tranquilo y se agradece. La carretera está llena de bicicletas en fin de semana», apunta el corredor, que reivindica la importancia de la convivencia. «El domingo vamos con el maillot de la selección española, de nuestro país, pero somos de equipos diferentes y hace una semana éramos rivales y nos metíamos el manillar en la Vuelta», recuerda De la Cruz.

Uno de los más familiarizados con Sierra Nevada es Jesús Herrada. «Suelo venir bastante todo el año, en dos o tres concentraciones de varias semanas, y me quedo en el CAR o en algún apartamento. Es mi segunda casa, la conozco bien. Hay montaña para aburrir. Un paraíso para el ciclista», admite. «Ya casi que vienen más extranjeros que españoles», añade.

A por la victoria

Este Mundial de Innsbruck retoma la alta montaña mucho tiempo después. «Será durísimo», aseguran. Sin embargo, esta circunstancia beneficia a los españoles, escaladores. «Nos va bastante bien», reconoce Herrada. «Mentiríamos si dijéramos que no somos de los favoritos», indica De la Cruz. «Creo que es un buen Mundial para la Selección y buenísimo para Valverde», valora Izagirre, que remarca «serenidad e inteligencia» para los durísimos 265 kilómetros del domingo. Esperan tener su día y ganar con el 'Bala'.

Fotos

Vídeos