Videojuegos

Un granadino disputa la final mundial del videojuego Pro Evolution Soccer League 2018

El jugador de la Zubia es uno de los dos únicos competidores españoles en el torneo. /IDEAL
El jugador de la Zubia es uno de los dos únicos competidores españoles en el torneo. / IDEAL

Álex empezó luchando en las clasificatorias online europeas por abrirse hueco en la ronda asiática, la primera de todas y en la que tuvo que enfrentarse a los ocho finalistas del año pasado

CAROLINA A. PALMAGRANADA

Si soñar con vivir de un deporte como el fútbol resulta complicado, ganarse la vida jugando a videojuegos podría llegar a considerarse una quimera. Un imposible que no lo ha sido para el joven granadino Alejandro Alguacil que, con tan solo 20 años, dedica su vida a los deportes electrónicos, 'eSports', de manera profesional.

El jugador se encuentra hoy en Barcelona, donde se disputa el título de la Final Mundial de Pro Evolution Soccer League 2018, un videojuego de fútbol muy popular, a la que ha llegado tras superar las previas rondas globales realizadas desde principios de este año.

Álex empezó luchando en las clasificatorias online europeas por abrirse hueco en la ronda asiática, la primera de todas y en la que tuvo que enfrentarse a los ocho finalistas del año pasado. De los dieciséis que competían en la misma, sólo ocho consiguieron plaza en la ronda americana que se celebró en Buenos Aires, donde Alguacil llegó hasta la semifinal en el modo individual y se clasificó con sus dos compañeros de equipo en la categoría cooperativa. Álex aterrizó así en Berlín para la última ronda clasificatoria, la europea, donde acabó subcampeón en solitario y en primer lugar por equipos. Todo esto le llevó al tercer puesto en el individual y primero en modo cooperativo para la ronda final, en la que el granadino se convirtió en uno de los dos únicos 'gamers' de toda la competición en participar en ambas modalidades. «Es complicado. Seguramente tengamos que calentar un poco antes de cambiar de modo porque es bastante difícil y sería una barbaridad que alguien ganara ambas categorías. Mentalmente es un poco caos, pero así lo hice en Berlín y, ¿por qué no mañana también? Preparado estoy», afirma el jugador nazarí de cara a la difícil prueba.

Alguacil se presenta a la final por equipos con un doble reto, pues pertenece además al único equipo clasificado en el que los jugadores integrantes no hablan el mismo idioma. Sus dos compañeros son italianos y, en un formato en el que cada componente ha de manejar un jugador diferente que va intercambiándose a lo largo de la partida, el granadino describe los entrenamientos como un lío, «aunque ya he aprendido algunas palabras en italiano para poder comunicarme con ellos».

En el equipo juega con Ettorito, a quién conoció en Suiza en 2014. A partir de ahí «entrenamos juntos todos los años y al final decidimos probar a formar equipo. Es el mejor jugador de la historia de los videojuegos. Fue campeón del mundo con 13 años, lo suyo es un talento natural», declara y lo describe como una relación que pasó de «la idolatría a la amistad, y de la amistad al compañerismo».

Alguacil es aficionado a los videojuegos desde pequeño. «Empecé como todos, jugando con amigos por diversión. Con dos años ya veía a mis hermanos y a mis primos compitiendo», afirma. Del PES también se enamoró con poca edad. «Jugaba con un amigo y se nos daba bien, así que un día mi hermano me contó que había un torneo en Málaga y nos presentamos. Era un formato muy divertido en el que ibas por las ciudades de Andalucía compitiendo y sumando puntos», recuerda Álex, que entonces se dio cuenta de que podía dedicarse a esto de manera profesional. Tan solo dos años más tarde, en 2015, ganó el campeonato nacional y jugó su primer Mundial.

Carrera profesional

Álex dejó estudios y trabajo para dedicarse de forma completa al PES cuando se dio cuenta de que necesitaba «echarle más horas y valía la pena hacerlo», argumenta. «Al principio mis padres no lo veían claro del todo, pero a medida que sacaba resultados, hacía viajes importantes, etc. se fueron convenciendo. Gracias a esto estoy viviendo bien. Soy un chico normal de la Zubia consciente de ser un privilegiado», resalta, y añade que «estoy súper orgulloso y sé que soy muy afortunado. Aunque cada año es más duro. Prepararse para un Mundial o competición tiene su parte negativa porque hay que sacrificar muchas cosas, pero no veo otra manera de conseguir estar en el máximo nivel».

PES League es un campeonato mundial de eSports oficial de la UEFA Champions League en el que jugadores de todo el mundo compiten por el título de mejor del año.

Los campeones de cada categoría recibieron alrededor de 3.400 euros por cada uno de los torneos conseguidos. Mientras tanto, siguen luchando por el título de mejores del mundo, al que acompañará una retribución de más de 17.000 euros.

Fotos

Vídeos