Atletismo

400 atletas celebran en El Valle la XVIII Carrera Campestre La Naranja, con desniveles del 40%

400 atletas celebran en El Valle la XVIII Carrera Campestre La Naranja, con desniveles del 40%

Ni la lluvia, ni el frío, han frenado una de las carreras más duras y atractivas en el Día de Andalucía

R. I. GRANADA

Más de 400 atletas andaluces han participado en la XVIII Edición de la Carrera Campestre La Naranja, celebrada el Día de Andalucía en El Valle. Ni la lluvia, ni el frío, han frenado una de las carreras más sinuosas de la provincia, que discurre por carriles agrícolas de gran belleza paisajística, pero de enorme dureza, con pronunciados ascensos que alcanzan el 40% de desnivel. Un trazado exigente para una recompensa única en España: recibir tu peso en naranjas del lugar.

Los ganadores absolutos de esta edición han sido Paloma Zambrano e Ignacio Morón González que, tras ser pesados con una romana durante la entrega de premios, han recibido su peso corporal en kilos de naranjas: 81 kilos de naranjas para Morón del Club Deportivo Olímpico Granada, que ha realizado la carrera de 8.6 kilómetros en 33 minutos, y 55 kilos del cítrico para Zambrano, que ha cubierto el trazado en 41 minutos.

La carrera contaba además con un recorrido corto de 5.9 Kilómetros, destinado a las categorías infantiles y a la modalidad de senderismo. El Valle ha dado cabida a todas las categorías existentes, desde alevín o juvenil, a veteranos y senior, masculina y femenina. La Carrera Campestre de La Naranja, cumple su mayoría de edad con 18 años de celebración, y se consolida como una cita anual ineludible para los amantes del atletismo y el deporte en familia.

Entre bosques de naranjas y limoneros, el municipio es además parte del Sendero Europeo de Gran Recorrido, que une Grecia con Andalucía, el GR-7. Los 40 kilómetros de ruta, que pueden realizarse durante todo el año, bordean los pueblos de El Valle: Restábal, Melegís y Saleres, al borde de miradores que impresionan al visitante, donde la vista se pierde entre el Valle de Lecrín o el embalse de Béznar.