Motociclismo

El 1.000 Dunas Raid completa sus primeras etapas en suelo marroquí sin incidencias

Un piloto muestra dominio sobre su máquina. /1.000 DUNAS RAID
Un piloto muestra dominio sobre su máquina. / 1.000 DUNAS RAID

En la primera jornada de travesía por el desierto el protagonismo fue para la nieve, con una sensación térmica por debajo de los 0 grados para los pilotos

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

La primera edición de la nueva aventura 1.000 Dunas Raid, proyecto con sello granadino bajo el amparo del mítico Miguel Puertas, se encuentra ya en competición y en suelo marroquí, donde se completarán cinco etapas para atravesar el país de norte a sur a través de su desierto. Diez de los 21 pilotos implicados en esta travesía, el mejor test posible de cara al Dakar, son granadinos.

La primera etapa en suelo marroquí conectó las localidades de Debdú, ubicada al este en la provincia de Taourirt, con la de Bouarfa, capital de la provincia de Figuig al noreste. Un total de 377 kilómetros más dos especiales. Los 21 pilotos tuvieron que sobreponerse a una dura noche de lluvia y frío en el campamento o vivac. Eran conscientes de lo duros que se harían los casi 400 kilómetros, y lo fueron, aunque por suerte no hubo que lamentar ninguna incidencia grave.

La prueba se inició con la subida del plato del recam y a los 25 kilómetros de etapa apareció la protagonista de la primera jornada: la nieve. Las condiciones eran de seis grados de temperatura pero una sensación térmica por debajo de los cero grados. Los pilotos tuvieron que sortear hierba de camello, un peligro para sus vehículos y para ellos mismos. Así hasta Matarka y el último tramo, de unos 50 kilómetros, que sólo catorce pilotos pudieron completar por la dificultad al encontrarse fuera de pista y con mucha navegación sobre hierba de camello grande en zona salvaje.

Percance de Rosa Romero

Por ahora no se ha tenido que lamentar ninguna incidencia seria, apenas un pequeño accidente de Rosa Romero en el que la peor parte se la llevó su máquina. Los pilotos continuaron la segunda etapa ayer con casi 500 kilómetros de recorrido por delante hasta el límite de las dunas de Merzouga, donde hoy afrontarán la fascinante etapa bautizada como 'los 13 picos'. Los pilotos Marc Solà y Dani Oliveras destacaron la complejidad de navegación en una etapa tan larga como la de ayer, con la capacidad de concentración cada vez más mermada. «Una pasada», la definieron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos