GP de San Marino

Márquez: «Me he venido arriba pero la vida sigue igual, no pasa nada»

Marc Márquez en rueda de prensa./EFE
Marc Márquez en rueda de prensa. / EFE

«El año pasado ya disputé en Misano una carrera movida, pero gané, me puse líder y fue una de mis mejores», afirma el catalán, que trató de quitar hierro al nuevo incidente con Rossi

BORJA GONZÁLEZCircuito de Misano

El líder de la general de MotoGP contestó a los periodistas con la afabilidad de cada día, con un tono agradable pero con cierto rubor y tensión en sus palabras sobre un tema que se alarga y que dejó en Misano una imagen que dará la vuelta al mundo, la de Rossi negándole la mano.

-¿Le habían negado alguna vez la mano en público como lo ha hecho hoy Valentino Rossi?

«No, así, sin estar Uccio por en medio, no (en referencia a Uccio Salucci, mano derecha de Rossi y que prohibió la entrada de Márquez en el box del italiano en Argentina). Ya lo sabía, no pasa nada, pero lo han preguntado y...».

-Es que Rossi decía que no había que hacer las paces, que estaba todo OK.

«Por eso, por eso, cuando ha dicho eso me he venido arriba pero seguimos igual, la vida sigue y no pasa nada».

-Está claro que no hay nada que hacer, ¿no?

«Pero es que por mi parte no hay problema, estoy contento, estoy feliz y no hay ningún problema y es que asumí en su día lo que había que asumir y no pasa nada, que la vida sigue y nadie es imprescindible aquí».

-Loris Reggiani (ex piloto de 125cc y 250cc y comentarista televisivo) asegura que antes de pedir perdón a Rossi tendría que pedir perdón a la afición del Mundial por lo que hizo en el 2015 en Sepang. Él es partidario de que fue contra Rossi en 2015. ¿Qué opina?

«No sé quién es Reggiani y tampoco me interesa. No pasa nada, estamos en Italia, estamos líderes con 59 puntos sobre el segundo, todo va bien, estamos pilotando bien, así que calma y tranquilidad».

-¿Se puede tener calma y tranquilidad en Misano, donde el año pasado le pitaron más que en ningún sitio y ahora le niega la mano Rossi?

«Sí, el año pasado fue un gran premio movido, pero fue uno de mis mejores, gané y conseguí ponerme líder otra vez. Sí que este año llegamos en una situación diferente, pero toca mantener la paciencia, sacar el ciento por ciento mío; ya he pasado esta experiencia y no me incomoda para nada, al revés, me motiva».

-¿No le ha extrañado no ver a Valentino Rossi en la audiencia del Papa?

«Bueno, estaba convocado pero no quiso ir, no pasa nada, cada uno es libre de ir a los eventos que quiere, a mí me dieron la oportunidad y yo la aproveché».

-¿Estuvo bien?

«Sí, estuvo bien, es una vez en la vida, seas más creyente o menos, pero yo creo que una vez en la vida visitar el Vaticano es cultura y aparte tuvimos la oportunidad de poder conocer al Papa, me dio la mano y fue curioso pues sabía lo que hacíamos, sabía que iba líder, que corremos en moto y creo que fue algo diferente».

-Una curiosidad. ¿Es creyente?

«A veces pido cosas, sí, no soy de los extremos pero como todos, es inconsciente. Mi abuela, que en paz descanse, siempre me lo inculcó y aunque no soy de los extremos, a veces se piden cosas».

-¿Qué espera de este fin de semana? Parece que aquí Lorenzo fue muy rápido en los test que hizo.

«Sí, era un test privado pero se saben los tiempos y las Ducati fueron muy rápidas; ya lo fueron el año pasado así que seguramente este año tocará remar y tener paciencia al principio ya que saldremos y ellos ya tienen una base de trabajo y a nosotros nos tocará trabajar de una manera diferente, bueno como venimos trabajando hasta ahora pero con paciencia pues a lo mejor estamos lejos al primer entrenamiento, ojalá que no, pero es importante que empecemos ya con una buena base».

Fotos

Vídeos