GP de Singapur

Hamilton se pone el traje de superhéroe

Lewis Hamilton tras ganar la 'pole' durante la sesión de clasificación en Singapur/AFP
Lewis Hamilton tras ganar la 'pole' durante la sesión de clasificación en Singapur / AFP

El británico consuma una de las 'poles' más contundentes de su carrera, por delante de Verstappen y de un desquiciado Vettel

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Cuando Mercedes llegó al Gran Premio de Singapur, rápidamente se puso el cartel de candidato y no de favorito. El trazado asiático, sobre el papel, se ajustaba mucho más a las condiciones y características de Ferrari y, si acaso, de Red Bull, pero no a las de los monoplazas plateados. En los entrenamientos libres se cumplió con este guión, hasta el punto de que Hamilton encaró la clasificación desde una posición de retaguardia. O eso parecía.

El líder del campeonato del mundo no pudo elegir un día más propicio para hacer de superhéroe. Este sábado, se celebraba en todo el mundo el 'Día de Batman', en honor al caballero oscuro de Gotham. Y, como imbuido de una especie de súperpoder, Hamilton se sacó de la manga una vuelta que nadie habría podido predecir. El 1:36.015, además de ser la más rápida de la historia de Singapur, le valió para que la 'pole' número 79 de su carrera deportiva fuera una de las más contundentes que se recuerdan. Dejar a tres décimas a Max Verstappen, su primer perseguido, a seis a Sebastian Vettel, su gran rival, y a siete a Valtteri Bottas, su compañero con el mismo coche, es suficientemente elocuente para entender la vuelta que ha dado.

Hamilton estaba exultante, y no le falta razón para estarlo. Incluso sin el error que le hizo perder la oportunidad de mejorar aún más en la segunda intentona de la Q3, probablemente no habría conseguido rebajar ese tiempo. Ni él mismo esperaba rebajar en casi dos segundos (1,7, exactamente) su tiempo con respecto al de la Q2. «La vuelta parecía magia, realmente no sé de dónde salió», confesaba después.

Mucho más enfadado estaba Vettel. El alemán sabe que no puede ceder ni un punto más ante Hamilton, y verse no sólo fuera de la 'pole', sino también de la primera fila, no es plato de buen gusto para él. Serio, notablemente decepcionado con su equipo y con él mismo, Vettel miraba incrédulo la tabla de tiempos. Las seis décimas de desventaja con su mayor rival no es muestra de la diferencia real que tienen, y mucho menos en un circuito de sus predilectos.

Además de verse lejos de Hamilton, Vettel también se ha encontrado con que Verstappen y su ex compañero Ricciardo están al acecho. Red Bull ha mostrado durante todo el fin de semana una competitividad extra, beneficiado por la idiosincrasia de un trazado en el que la unidad de potencia Renault no sufre tanto, aunque está lejos de Mercedes y Ferrari. De hecho, fue por una súbita pérdida de potencia en su vuelta por lo que el holandés no pudo pelear en condiciones por intentar mejorar el crono de Hamilton.

Alonso y Sainz, a por los puntos

En una clasificación razonablemente tranquila, máxime en un circuito con los muros tan cerca, el rendimiento de los pilotos españoles no fue tan bueno como los resultados en los libres habían hecho pensar. Ni Carlos Sainz ni Fernando Alonso pasaron a la Q3, para decepción sobre todo del madrileño, que esperaba superar el corte con relativa facilidad. «La pista evolucionaba y yo involucionaba», se lamentó sobre el rendimiento mostrado.

Sin embargo, lejos de ser una mala noticia, tanto para él como para su amigo Alonso, quedarse a las puertas del 'top 10' es algo muy positivo. Los neumáticos han tomado un protagonismo crítico desde hace años, especialmente en circuitos como este de Singapur en el que la diferencia de rendimiento entre los hiperblandos y los blandos es altísima. Poder elegir el compuesto para la salida y no verse obligados a montar los primeros les permite maximizar la estrategia desde el primer momento.

Alonso, de hecho, se mostró muy satisfecho por esta posición de partida. «Sabíamos que estábamos en la frontera de la Q3 pero empezar la carrera novenos o décimos con neumáticos hiperblandos puede ser una gran desventaja ya que esos neumáticos demostraron degradarse bastante ayer durante las tandas largas. Así que prefiero ser undécimo y tener una libre elección de neumáticos, y espero que podamos beneficiarnos de ello. Solo valdría la pena entrar en la Q3 si fuésemos quintos o sextos», explicaba el asturiano.

Fotos

Vídeos