Fórmula 1

Un Gran Premio a la vieja usanza

Sebastian Vettel. /Andrej Isakovic (Afp)
Sebastian Vettel. / Andrej Isakovic (Afp)

Hockenheim, el circuito más antiguo del actual calendario de la Fórmula 1, alberga un nuevo duelo entre Vettel y el recién renovado Hamilton. Alonso, dubitativo a por los puntos

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMADRID

Cuando se habla de circuitos míticos en la Fórmula 1, siempre suelen salir los mismos nombres: Silverstone, Mónaco, Monza... y por supuesto Hockenheim. El trazado más antiguo del actual calendario (se estrenó en 1932) albergará este fin de semana una carrera con cierto aroma a clásico, lo que no necesariamente es sinónimo de una carrera entretenida.

Pero sobre todo Hockenheim puede marcar un antes y un después para muchos. Los primeros, los propios líderes. Los tres Grandes Premios consecutivos previos a la semana de descanso dejaron a Lewis Hamilton por detrás de Sebastian Vettel, ídolo local en Alemania y que parte con relativo favoritismo. La victoria en Gran Bretaña fue clave para el estado anímico del piloto germano, que ya ha avisado de que en esta carrera tiene muchas más ganas que en otras.

No obstante, en estas fechas estivales es casi más noticia lo que se mueve en los despachos que en la pista. El equipo Ferrari está trabajando para encontrar un sustituto a Räikkönen, un piloto que le ha puesto las cosas muy fáciles a Vettel. Lógicamente, preguntado al respecto en la sala de prensa, el tetracampeón germano apostó por el finlandés. «Me gustaría continuar con Kimi, pero no depende de mí. Charles (Leclerc, actualmente en Sauber) tendrá una gran trayectoria porque es muy rápido y lo tiene todo, pero no hay prisa. Cuando eres joven siempre tienes prisa. Para mí está claro dónde voy a estar el año que viene, pero cualquiera de los dos encajaría», dijo al respecto. No obstante, admite que con Räikkönen vive mucho mejor: «Me cae bien Kimi y nunca hemos tenido problemas porque gestionamos las cosas de forma directa. Es genial trabajar con él y es bueno para el equipo», afirmó el alemán, que es líder del Mundial con 171 puntos, mientras que el finlandés es tercero con 116.

Más información

El que ya no tendrá dudas acerca de su futuro es Lewis Hamilton. El británico renovó, por fin, este jueves, tras unas negociaciones que fueron mucho más largas de lo esperado, y que se deberían haber firmado en enero o febrero. «Esta renovación es una formalidad desde que Toto [Wolff, jefe de la escudería] y yo nos reunimos en invierno, así que está bien ponerlo por escrito», afirmaba Hamilton en el comunicado de Mercedes, si bien la realidad es bien distinta. El sueldo del piloto (unos 50 millones de euros por temporada, se estima) ha sido un elemento clave en la negociación, lo que ha hecho que otros pilotos miren de cerca lo que estaba ocurriendo en Mercedes.

Uno de los que lo miraba más de cerca era Daniel Ricciardo, que también sonaba para Ferrari. El australiano tiene que pensar seriamente qué hacer: ¿seguir en Red Bull con Max Verstappen a su lado? ¿Irse a Ferrari para volver a vérselas con Vettel? Y todo ello con Carlos Sainz a la espera de lo que pase, ya que el madrileño se subirá al coche de Ricciardo si éste, finalmente, deja la escuadra de las bebidas energéticas.

Alonso, pendiente de la suerte

En un fin de semana en el que se anuncia posibilidad de lluvia, Fernando Alonso busca puntuar. Fue en Hockenheim donde logró su última 'pole', hace ya seis temporadas cuando aún estaba en Ferrari y sus opciones eran, como poco, luchar por podios. Aquella también fue la última victoria de los coches rojos en este circuito.

Lejos quedan aquellos días de vino y rosas. Ahora, con llegar al 'top 10' en clasificación y en carrera se puede dar por contento. Este viernes se verá de nuevo mucho trabajo de ensayo y error en el coche del español, ya que McLaren tiene previsto ensayar con diferentes piezas nuevas que van a ir implementando progresivamente en próximos Grandes Premios. El rendimiento en clasificación es el talón de Aquiles del equipo británico, y necesitan mejorar el MCL33 como sea.

«No siempre todas las carreras van bien. Pero en Austria recuperamos puntos en boxes y en el resto también puntuamos y estoy contento por ello, pero tenemos que mejorar todavía, sobre todo el rendimiento de los sábados. Esa será la prioridad aquí: tener un buen rendimiento el sábado y estar cerca de la Q3 y el domingo intentar puntuar», afirmó ante los medios el asturiano.

Fotos

Vídeos