Mundiales de piragüismo de Hungría

Teresa Portela y Carlos Garrote, bronce y billete para Tokio 2020

Teresa Portela celebra la medalla de bronce. /
Teresa Portela celebra la medalla de bronce.

La palista gallega hace historia y se convierte, con seis, en la mujer con más citas olímpicas

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

España ya tiene dos plazas para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Teresa Portela y Carlos Garrote han tenido el honor de conseguirlas en los Campeonatos del Mundo, que se celebran en Szeged (Hungría). Los dos fueron terceros en sus respectivas finales de K1 200. Un bronce que les ha dado el doble premio de la presea y el billete directo para los Juegos Olímpicos, aunque la plaza la gana el país y no es nominal. Eso sí, suele ser habitual que compita el palista que la ha logrado.

Con esta nueva medalla y la plaza olímpica, Teresa Portela ha entrado en la historia del piragüismo y del deporte español ya que será la primera mujer española que competirá en seis Juegos Olímpicos. Gracias al billete conseguido en el Mundial, ha desempatado con la tenista Arantxa Sánchez Vicario y la nadadora María Peláez, que participaron en cinco. En la carrea de Peláez la gran dominadora fue la neozelandesa Lisa Carrington que logró el título con mucha claridad, pero el resto de posiciones debieron decidirse por la foto-finish, en un final muy igualado y emocionante. Portela fue tercera ex aequo, con la danesa Jorgesen, ambas con 41.34, mientras que la medalla de plata fue para la polaca Walczykiewicz.

«Yo notaba que no tocaba mi fin, me sentía fuerte, ha sido una motivación el haber ido a la Copa y conseguir medalla», señaló Teresa Portela. «Ahora mismo soy muy feliz por mí y por mi familia porque sé que sufren conmigo y lo estarán celebrando. Por mi marido que lo vive tanto o más que yo, con sus frases guerreras antes de la carrera cuando me dice 'nadie es mejor que tú, vete con ganas'. Este bronce sabe a oro. Estoy muy feliz porque salí a tope, enfurecida, sabiendo que tengo rivales muy duras, metida en mi mundo, en mi carrera y en lo que yo he entrenado», añadió.

En la final masculina de K1 200, Carlos Garrote no pudo revalidar el título que defendía y se tuvo que conformar con la medalla de bronce, aunque el doble premio del billete para Tokio hizo que tuviera un mejor sabor. Una espectacular salida, una de sus especialidades, le permitió conseguir el bronce (35.12) por detrás del británico Heath (34.86), que logró el oro, y el serbio Stefanovic (35.04), bronce. «Nosotros ya hemos cumplido, hemos vuelto a subir al podio que es muy complicado y más en un año así», aseguró Garrote tras la prueba. «Veía que me podía llevar el oro porque he salido bastante fuerte y me encontraba fuerte y motivado porque queríamos estar en lo más alto del podio, no ha podido siendo terceros el objetivo que era clasificarse para Juegos Olímpicos está cumplido y además con medalla en un sitio como este donde es muy bonito ganar», señaló.

Mientras, los asturianos Pelayo Roza y Pedro Vázquez, lograron plata en K2 500, una prueba que no es olímpica en Tokio 2020. Un tremendo final les permitió conseguir el subcampeonato por detrás de los bielorrusos Stanislau Daineka y Dzmitry Natynchyk, que aventajaron a los españoles en tan solo 35 centésimas. «No me creo este momento», declaró Roza. «Subir al podio aquí en Szeged y encima con mi compañero Pedro que llevamos remando juntos toda la vida, es un sueño hecho realidad. Ha tardado en llegar pero ha llegado y de qué manera». «Ser subcampeón del mundo en cualquier sitio es increíble pero serlo aquí, en la cuna del piragüismo como es Szeged, es insuperable, rodeado de tantos aficionados y muchos españoles que no dejan de animar y encima con un compañero con el que llevo toda la vida montando juntos es espectacular. No hay palabras para acabar así la temporada», señaló Vázquez.

En las otras tres finales de la jornada en las que hubo presencia española, Eva Barrios ha terminado séptima en K1 1000 -tenía plaza olímpica las cinco primeras-, y octavos fueron Roi Rodríguez y David Barreiro, en K1 1000 y C1 500, respectivamente.