FÚTBOL SALA

El Sima Peligros sabe sufrir y apuntilla a su rival en la recta final

El Sima se mostró superior a su rival en la segunda parte.
/P.D.
El Sima se mostró superior a su rival en la segunda parte. / P.D.

El equipo de Balboa noquea al Atlético Carranque tras dos acciones de falta que le conceden los tres puntos

JULIO PIÑERO GRANADA

Premio al saber sufrir para el equipo entrenado por Ramón Balboa. El Sima Peligros sacó un triunfo valiosísimo en una pista en la que posiblemente van a caer muchos equipos, e incluso alguno de los importantes de la cabeza. Los nazaríes lograron imponerse ya en los últimos minutos de partido, fruto de dos faltas locales, con ambas escuadras en bonus. Heredia acertó con el rechace del primer lanzamiento de diez metros de Edu y, después, el propio Edu transformaría el cero a dos. Acto seguido acortaron distancias los carranqueños, ya con juego de cinco.

El partido comenzó en la línea imaginada por el técnico granadino, con las defensas imponiéndose a los ataques y un juego muy parejo. Durante el primer acto los malagueños fueron un punto superior a los granadinos en intensidad y llegadas. De hecho Germán tuvo que emplearse a fondo para salvar hasta cuatro acciones claras de gol, con dos manos a mano. El Sima Peligros también dispuso de alguna opción de irse por delante al descanso, pero, bien la falta de acierto en los últimos metros o bien Carlos, muy seguro bajo palos, desbarataron las pocas ocasiones.

Tras la reanudación la tónica se mantuvo. Un juego muy medido por ambas partes, hasta que el paso de los minutos comenzó a hacer mella en el Carranque. Poco a poco fueron defendiendo más atrás, lo que permitió mayor protagonismo en la circulación rojiblanca. Con ambos equipos en bonus de faltas, llegó la sexta falta del conjunto malacitano. Edu lanzó desde diez metros, paró Carlos, pero el rechace lo transformó Heredia en boca de gol. Un minuto después, otra falta, significaría el cero a dos que, esta vez sí, Edu logró transformar. El cuadro carranqueño dispuso el juego de cinco, con el que Milton logró acortar distancias.

 

Fotos

Vídeos